Con huertas escolares, niños de Medellín aprenden sobre convivencia y paz

A las afueras de Medellín veinte niños de quinto de primaria están aprendiendo a cultivar y a amar el campo. Esta iniciativa del profesor Edwar Moreno y apoyada por la Policía de Carabineros se presentó este martes en el foro “Convivencia en los territorios, trabajo conjunto entre Policía, comunidades e instituciones” de Colombia2020. 

huertasmedellin-cristian_amaya.jpg

Veinte niños de grado quinto cultivan en su colegio zanahorias, cebolla, rábano y lechuga. / Foto: Cristian Amaya.

Que el amor hacia el campo vaya de generación en generación y no se olvide. Esa es una de las enseñanzas que el ‘profe’ Edwar Moreno le ha querido dejar a sus estudiantes de quinto grado. Así como él, que creció en el campo y conserva los buenos recuerdos que le dejó, quiere que los niños que viven en el corregimiento San Cristóbal, a siete kilómetros de Medellín, aprendan sobre trabajo en equipo y respeto a través del contacto con la tierra.

Lea también: Las mujeres de Caucasia hacen valer su voz y sus derechos

Desde julio de 2015, fecha en la que llegó al Instituto Educativo San José de la Montaña, Edwar ha buscado nuevas formas de enseñanza. Más allá de darles clase de matemáticas, sociales o inglés, para este ‘profe’ lo más importante es que sus alumnos sientan gusto de ir día a día al colegio. Por eso, desde su llegada separó un espacio de cuatro metros cuadrados en el colegio para cultivar con los niños zanahorias, cebolla, rábano o cilantro, y para que aprendieran a trabajar en equipo.

Valentina tiene diez años y todos los días tiene que subir la ladera para llegar al colegio. Lo que más le gusta cultivar es la zanahoria y la cebolla, por su sabor cuando la cocinan en su casa para toda la familia. Juan, su compañero de curso, dice que lo más difícil de cultivar es la papa por el hueco tan hondo que hay que abrir. “Pero igual nos podemos divertir mientras sembramos las matas y aprendemos a cultivar en equipo”, cuenta.

Pie de foto: Profesor Edwar Moreno, durante el foro "Convivencia en los territorios" realizado en Medellín. / Luis Benavides. 

El proyecto creció

“Mi conocimiento es empírico y por eso no podíamos profundizar en el cuidado de las plantas en esa época. Me enteré del trabajo de la Policía de Carabineros, que tienen una finca pequeña en San Cristóbal y algunos son técnicos agropecuarios. De ahí nos juntamos y decidí confiar en ellos para que acompañaran el proyecto”, comentó Moreno durante el foro en Medellín. 

Con el acompañamiento del grupo de Carabineros de la finca La Montaña de Medellín, la huerta se expandió a 114 metros cuadrados con cultivos de doce variedades de legumbres y cuatro plantas frutales. A finales de 2016 la Alcaldía los premió como la mejor huerta escolar, aunque meses después la misma administración dispuso de este terreno para construir el parque infantil. Ahora tienen un terreno más pequeño, pero cultivan alimentos como la remolacha, espinaca, yuca, pepino cohombro, hierbabuena y toronjil.

“Le enseñamos a los niños desde plantar, cosechar, hasta sacar una producción. Para nosotros es muy gratificante llegar a la escuela y que los niños se lancen a saludarnos y abrazarnos, porque les hemos incentivado el amor por el campo y la naturaleza, y hemos generado un lazo de amistad con ellos”, cuenta el patrullero César Orjuela, uno de los gestores de convivencia y prosperidad rural del grupo de carabineros.

Él, con algunos de sus compañeros, llega todos los miércoles a las 8 de la mañana para trabajar en las huertas con los niños y Edwar. Les enseñaron a proteger las plantas, a hacer abonos orgánicos y a montar banderines untados con aceite para que los insectos se peguen a él y no dañen los cultivos. Lo que recogen es destinado a la alimentación del colegio en fechas especiales como el Día del Niño o para que los estudiantes lleven los alimentos a sus casas, una ayuda importante en un entorno donde muchas familias viven en condición de pobreza.

Les enseñan a reciclar

En la finca La Montaña, un terreno en el que vive el grupo de Carabineros, hay cultivos de todo tipo para autoabastecer a las familias. Tienen también cabras, gallinas, perros y conejillos de indias. A la finca recurrentemente van colegios y gente que vive en los alrededores para aprender sobre proyectos productivos, ornamentación de jardines y conservación del medio ambiente.

El patrulleto Orjuela cuenta que a través de la reutilización de elementos abandonados en las fincas fueron creando proyectos que les permitieron acercarse a la comunidad. Recogen las llantas, las decoran y con ellas hacen sillas tipo puffs, o la base para materas. Y también han implementado la “agricultura urbana”, que consiste en cultivos horizontales y verticales sostenidos por botellas plásticas.

Estos proyectos también los están trabajando en la institución San José de La Montaña. El antejardín lo limpiaron de maleza con ayuda de los niños y han sembrado plantas con las llantas convertidas en materas de colores.

Le puede interesar: Jóvenes promueven la sana convivencia en la Comuna 8 de Medellín

El trabajo con los carabineros ha sido tan cercano que incluso los oficiales acompañan las jornadas de elecciones en el colegio que solo alberga básica primaria. Van a las graduaciones y acompañan celebraciones en fechas especiales como Halloween con inflables, recreación con payasos y shows caninos.

Para Edward, uno de los grandes resultados de este trabajo de casi tres años es lo que han aprendido de los niños. Han logrado hacer trabajos cooperativos sin peleas y han construido relaciones de confianza con sus demás compañeros, profesores y la Policía. Incluso, la huerta escolar ya superó este ámbito y muchos de estos pequeños están empezando a replicar el amor que debe sentirse por el campo con sus familias, llevando una versión más pequeña de las huertas. "Hemos logrado vincular a toda la comunidad gracias a este trabajo articulado", agrega.

Precisamente por este trabajo articulado, las huertas escolares del colegio San José de la Montaña fue una de las iniciativas que se presentaron este martes en Medellín en el marco del panel "Experiencias para la convivencia en los municipios de Antioquia", organizado por la Policía Nacional, con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) y la producción de Colombia2020.