Evento Modernización de la Policía, construcción de gobernabilidad y posconflicto

“La posibilidad de que Colombia sea un Estado fallido, quedó sepultada”: vicepresidente de Colombia

Óscar Naranjo, durante un encuentro de Colombia2020, se refirió a la transformación que está viviendo la Policía Nacional en esta etapa de posconflicto e hizo un llamado al país a rechazar la muerte como forma de solución de los problemas. 

oscarnaranjo02.png

/Archivo El Espectador

El discurso que pronunció el vicepresidente de la República, Óscar Naranjo, durante el encuentro “Modernización de la Policía, construcción de gobernabilidad y posconflictode El Espectador y Colombia2020, en asocio con la Policía Nacional y USAID, puso su mirada en el pasado de la institución de la que él hizo parte, incluso como director, desde hace dos décadas. “Antes nos reuníamos para ver cómo podíamos ganar la guerra. Con Estados Unidos hace 18 años se dijo que Colombia iba a ser un Estado fallido. Sin embargo, hoy esa posibilidad, con la firma del acuerdo de paz, quedó sepultada”.

Naranjo, frente a un auditorio de más de 200 personas (entre miembros de la Policía y civiles) fue como un consejero para los uniformados, pues aseguró que una institución que no mira su pasado para pensar en el futuro, está condenada a desaparecer. “Hemos dicho estos días que la convivencia y la seguridad ciudadana deben ir de la mano. Sin duda, la historia nos señala que han existido naciones seguras, pero infelices porque nunca hubo convivencia”, puntualizó. 

(Vea: "Así se prepara la Policía para el posconflicto")

Quien fuera negociador plenipotenciario en las conversaciones de paz entre el Gobierno y las Farc, y quien en enero de este año fue nombrado vicepresidente, también hizo un llamado a la institución para combatir los cuatro monstruos que amenazan constantemente a la institución: el de la ineficiencia, el abuso de la fuerza, la insensibilidad y la corrupción.

(Puede leer: "El concepto de seguridad para la Policía es la convivencia: general Fabián Cárdenas")

Por eso, insistió en que la transformación de la Policía, en este momento histórico del país, va más allá de ejercer autoridad: “Si no se entrega una dosis de afecto por el ciudadano, el policía nunca estará en el corazón de la gente”.

(Lea: “Estamos preparando a más de 1.600 policías para el turismo en regiones”: general Nieto")

Al final, aunque Naranjo reconoció que si bien el acuerdo de paz con las Farc nunca será perfecto, es el mejor para que el país pueda erradicar otras violencias, que empezaron a emerger en el posconflicto, y así poder construir un país más incluyente. “Me niego a creer que el narcotráfico, que apareció hace 40 años, llegó para quedarse. Ese es el factor que más daño le ha hecho al pueblo colombiano. Por cuenta del narcotráfico la muerte se convirtió en la solución de nuestros problemas. Por el narcotráfico enfrentamos hoy los retos más difíciles para cimentar la paz en los territorios”, sentenció el vicepresidente.