Hay que confiar en la voluntad del Gobierno para implementar el Acuerdo: Sven-Eric Söder

De paso por el país y tras varias reuniones con el Gobierno, el director general de la Folke Bernadotte Academy, una agencia de cooperación de Suecia que ha sido fundamental en el desarrollo del proceso de paz en el país, se mostró muy optimista en relación con la voluntad política del gobierno Duque hacia la implementación de la paz en Colombia.

sven-eric_soder.jpg

Sven-Eric Söder preside la Folke Bernadotte Academy (FBA), una agencia de cooperación de Suecia especializada en temas de paz, seguridad y desarrollo./ Gustavo Torrijos.

Sven-Eric Söder preside la Folke Bernadotte Academy (FBA), una agencia de cooperación de Suecia especializada en temas de paz, seguridad y desarrollo que tiene presencia en Colombia desde 2010, y visitó el país para reunirse con algunas de las entidades claves en la implementación del Acuerdo de Paz.

Lea tambièn: Todavía no se reconoce el trabajo de los defensores de DD. HH.

Tras sostener encuentros con el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos; la viceministra de Defensa, Diana Abaunza; y la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), Söder sostiene que en el gobierno de Iván Duque hay voluntad política para continuar con los compromisos derivados del Acuerdo de Paz, incluso aquellos orientados a temas de género.

Señala, además, que en perspectiva comparada con casos como los de Somalia, Liberia, República Democrática del Congo, Afganistán, entre otros, los avances en Colombia son significativos pese a que estos procesos son de muy largo aliento.

Durante su visita al país sostuvo reuniones con entidades muy importantes para la implementación del Acuerdo de Paz. ¿En dónde se centran las principales preocupaciones?

Nosotros hemos trabajado incluso con las agencias predecesoras, por ejemplo, la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) anteriormente, y ahora seguimos con la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) en particular en temas de desarme, desmovilización y reintegración. Es en estas áreas precisamente donde hemos podido reconocer mayores avances.

En el proceso de paz de Colombia ha sido muy reconocida a nivel internacional la fase de desarme y desmovilización de las Farc. Sin embargo, en la reincorporación de los excombatientes se han presentado mayores dificultades. Particularmente en este momento las preocupaciones giran en torno al sostenimiento de los proyectos productivos.

Evidentemente el proceso de entrega de armas y desmovilización ha sido muy exitoso. Nosotros tenemos la posibilidad de comparar la situación con lo que ha sucedido en muchos otros países y en ese sentido entendemos que los avances en reincorporación son importantes y hay que recalcar que no son procesos fáciles y que toman mucho tiempo y que va a haber dificultades a lo largo del proceso.

Durante la visita estuvimos en La Paz, Cesar, dialogando con excombatientes y con miembros de la misión de verificación de la ONU y pese a las dificultades, podemos decir que debemos ser optimistas frente al futuro.

Lea tambièn: No hay recursos para implementar el Acuerdo de Paz

Con base en los encuentros que sostuvo con entidades gubernamentales, ¿cómo percibió la voluntad política para continuar avanzando en procesos como la reincorporación de los excombatientes?

Hemos venido trabajando en conjunto con distintos gobiernos, y teniendo en cuenta las reuniones que sostuve en el país esta semana estoy seguro de que tal como lo hemos hecho antes, podemos seguir trabajando en forma conjunta y seguir trabajando en los intereses en común y con base en esas conversaciones tengo la postura de que las cosas se pueden seguir haciendo y hay voluntad en ese sentido.

Suecia es ampliamente conocido por su política exterior feminista y esa línea se ha venido trabajando en el proceso de reincorporación en Colombia, ¿cómo ve el estado de la implementación en ese sentido?

Nosotros seguimos trabajando en esa línea con diferentes entidades acá en Colombia en sus esferas y entendemos que hay un compromiso con el tema. Entre otras, estuvimos hablando con la viceministra de defensa, Diana Abaunza, quien también expresó ese interés y un compromiso en ese sentido.

De la misma manera, con la ARN uno de los aspectos centrales de la colaboración es trabajar sobre temas de enfoque de género. La visita al ETCR del Cesar también incluyó el tema. Nos llevamos la impresión de que estamos trabajando con una agenda muy progresista y que las cosas van avanzando. Cuando hablamos de equidad de género, hablamos de derechos, recursos y representación, y sentimos que es una agenda que Colombia comparte.

Justamente hablando de representación de las mujeres, una de las dificultades en el proceso de reincorporación ha sido implementar políticas diferenciales para la mujer para que en la sociedad no desempeñe un rol estrictamente referido a la esfera privada.

Al respecto quiero enfatizar que, por ejemplo, la ARN acaba de firmar una resolución para incorporar el enfoque de género en la organización y hemos evidenciando que cuando se producen este tipo de progresos a nivel institucional se crea una base muy firme sobre la cual se puede trabajar.

Se muestra muy optimista frente a la implementación del Acuerdo, pero la incertidumbre en el país no se ha disipado. Por ejemplo, hace solo unos días, el partido de Gobierno intentó tramitar un proyecto de ley en el que uno de sus artículos permitía al presidente reactivar órdenes de captura contra los exguerrilleros y eso fue visto como una afrenta al proceso. Aún no se conoce el paradero de algunos de los principales líderes de FARC como Iván Márquez, el Paisa o Romaña. ¿Qué decir ante eso?

En ese sentido es importante ver todo el panorama. Hay que recordar que Colombia atravesó un conflicto armado durante más de medio siglo, luego llegaron a un proceso de diálogo, firmaron un acuerdo, se enfrentaron a un plebiscito en el que se impuso el No, pero llevaron a cabo una serie de ajustes y transformaciones que permitió seguir avanzando. Ya hubo un cambio de Gobierno y el proceso sigue avanzando.

Además, es importante pensar en términos globales, en todos los procesos de paz que se han dado alrededor del mundo siempre ha habido obstáculos, no son procesos fáciles. Firmar un acuerdo de paz es una cosa, implementarlo es un reto mayor. Y cuando se ve desde esa perspectiva, se entiende que hay avances porque hay muchos actores involucrados: sociedad civil, instituciones del Gobierno, excombatientes que quieren seguir avanzando y eso hace que sea difícil reversar lo que se ha logrado.

Lea tambièn: Infografía: el camino de paz recorrido a dos años del acuerdo final