¿Qué pasa en Miravalle, la zona de reincorporación de “El Paisa” e Iván Márquez?

Mientras las Fuerzas Militares afirman estar buscando al negociador de paz de las Farc, Iván Márquez, y al exjefe guerrillero, “El Paisa”, en este corregimiento hay incertidumbre por lo que pueda pasar con el pacto de La Habana. A pesar de ello, los excombatientes continúan trabajando en dos proyectos productivos.

miravalle.png

Mientras que la atención se centra sobre Iván Máruez y "El Paisa", en Miravalle (Caquetá) un grupo de más de 90 excombatientes siguen adelante con su proceso de reincorporación a la sociedad civil.

Ismael Alberto Zúñiga Iriarte, conocido en la guerra como “Benkos Biohó”, se posesionará en los próximos días como Senador de la República en nombre de las desaparecidas Farc. La ausencia de Iván Márquez, el jefe negociador de la exguerrilla en La Habana (Cuba), parece inevitable. Fuentes de la zona rural de San Vicente del Caguán (Caquetá) informaron que Márquez está cerca del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) Miravalle, “pero los intentos de un posible operativo en su contra no le dan garantías de seguridad física y jurídica, y por eso se retiró. De ‘El Paisa’ no se sabe nada”, dijo el testimonio.

El 21 de abril, hace cuatro meses, Márquez se refugió en Miravalle y exigió la liberación de su amigo, el exguerrillero, Jesús Santrich, capturado por una investigación de la DEA y la Fiscalía, que lo acusan de conspirar para enviar cocoaína a los Estados Unidos después de la firma del acuerdo. Un tema que en las proximas semanas la Justicia Especial para la Paz deberá resolver.

Horas más tarde, en zona rural del Caquetá, el negociador de paz de las Farc apareció en fotografías y escribió distintos mensajes en la red social Twitter, pidiendo la liberación de Santrich: “Desde todos los ETCR, para salvar el proceso de paz, pedimos la liberación inmediata de Jesús Santrich. Defendamos el cumplimiento de los Acuerdos de La Habana”, dijo, junto a “El Paisa”, a través de en video que fue presentado como un declaración pública.

También lea: Miravalle y los proyectos productivos de 'El Paisa'

Semanas después, Márquez tuvo encuentros con varias personalidades internacionales, que han sido garantes del acuerdo de paz. El 28 de abril, por ejemplo, recibió la visita de Eamon Gilmore, enviado especial de la Unión Europea y Jean Arnault, jefe de la misión de verificación de las Naciones Unidas en Colombia, pues el mundo entero comentó el duro momento que vive el acuerdo de paz. “La paz y la situación de Santrich hicieron parte de la agenda”, escribió Márquez al pie de la fotografía en la que aparece junto a los dos personajes.

A principios de julio también se reunió con los embajadores de los países garantes Noruega y Cuba, delegados de las Naciones Unidas y asesores jurídicos del naciente partido FARC. También publicó una foto. Luego, apareció con el embajador británico en Miravalle. “Intercambiamos sobre las dificultades de la paz, de la obligación internacional del Estado colombiano de respetar el Acuerdo de La Habana erigido en Documento Oficial del Consejo de Seguridad de NNUU (Naciones Unidas), de Santrich y de proyectos productivos”, escribió el 2 de julio pasado.

Su último mensaje, hasta la fecha, es del 4 de julio y en él escribió: “La abrumadora mayoría de los militares no quieren volver a la guerra”. Luego, lo que vino fue una carta dirigida al jefe de la misión de la ONU, Jean Arnault, con el fin de comunicarle un incidente que afectaba su seguridad física: “Desde el viernes 6 de Julio tropas especiales de contraguerrilla del ejército pertenecientes al Batallón 22 y de Alta Montaña han desplegado sobre la región del Pato un operativo terrestre que no dudamos está dirigido a sabotear la marcha de la esperanza de paz”, dice el primer párrafo.

Luego, detalló lo que consideraba peligroso para el proceso de paz: “Esta novedad que revive ambientes de guerra que considerábamos superados, tiene lugar luego de sobrevuelos de aviones de inteligencia y de drones -que aún se mantienen- sobre el ETCR de Miravalle, situación que hemos informado oportunamente al señor Vicepresidente de la República”, sentenció.

De ahí que el comandante del Ejército Nacional, general Ricardo Gómez Nieto, hoy sostenga: “Estamos en el proceso de búsqueda. Como ya se reincorporaron, pues tienen libertad de movimiento. Pero ya tenemos un cuadrante muy amplio de dónde podrían estar. Estamos buscando al sur del país pero también en la parte norte. Su última ubicación fue en el sur entre las áreas de Putumayo, Caquetá o podrían salir por el lado de Vichada y Guainía hacia donde se encuentra ‘Jhon 40’, que esta en el vecino país de Venezuela”, dijo esta semana el mando militar.

También lea: La crisis que desató la salida del “Paisa”

A pesar de la información, la fuente confirmó que Márquez está cerca del espacio territorial de Miravalle.

No obstante la ausencia de los exjefes insurgentes, en la zona hay 93 exguerrilleros que avanzan en la reincorporación a la vida civil y económica del país. “En Miravalle los excombatientes estamos comprometidos con la paz. Estas son imágenes de cómo se ha venido trabajando en el proyecto piscícola. El compromiso es de todos y todas. La esperanza y la paz son el camino”, escribieron en su red social Twitter y publicaron un video con imágenes del trabajo de campo, luego de la polémica que se desató desde hace varios días, por la repentina desparición de Márquez y ‘El Paisa’ del ETCR.

A Miravalle se puede llegar por dos trayectos. Por una vía semi-pavimentada desde San Vicente del Caguán y demorar tres horas. O, desde Neiva, por una vía destapada y tardar tres horas pasando por Balsillas y El Guayabal hasta llegar a este corregimiento. Sobre lo que ha pasado con los excombatientes de la zona, se puede describir así: De los 100 excombatientes, que la Oficina del Alto Comisionado para la Paz contó a finales de 2017, a la fecha tres fueron capturados por los delitos de homicidio y tenencia de armas de fuego; dos fueron asesinados hace algunos días y, los dos excomandantes, cuyo destino aún se desconoce.

El 19 de febrero de este año, en el barrio La Libertad de San Vicente del Caguán, también fueron asesinados los policías José María Arcentales Sangama y Jorge Andrés Torres Culma, adscritos a la Estación de Policía del Caguán. En el lugar de los hechos, por acción de la Policía, también murió un supuesto agresor: Eimer Cabrera Díaz.

El hecho violento más reciente y más alarmante para la región, se registró el pasado 15 de agosto, día en que asesinaron al excombatiente de Miravalle, Fabio Peláez Rodríguez. Voceros del espacio territorial afirmaron que Peláez se encontraba inscrito en el espacio territorial y acreditado por la Oficina del Alto Comisionado de Paz. “A las 6 de la tarde del 15 de agosto fue interceptada una camioneta de la empresa Sootransvega, en el sitio conocido como El Jardín a 10 minutos del Batallón de Alta Montaña nº 9. Siete hombres armados u encapuchados obligaron al compañero a bajarse del vehículo y despachar la camioneta con un nuevo conductor. Horas después fue hallado sin vida”, dijo la Farc desde el ETCR. 

Es el momento más crítico del acuerdo de paz, sin duda, pues es el jefe negociador de la insurgencia el que hoy está en desacuerdo con las modificaciones al documento final de paz y la situación de Santrich