Excombatiente de las Farc pierde a su bebé en La Macarena, Meta

María Laso, que tenía cinco meses de gestación, perdió a su hijo el pasado 10 de enero. Los encargados del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación afirman que el hecho se debió a la falta de atención médica. Este hecho se suma a una serie de quejas que tendrían en vilo la permanencia de los excombatientes en la zona. 

embarazo.jpg

En el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de La Macarena (Meta) hay unas cuatro mujeres embarazadas y 14 niños/Cristian Garavito

El pasado 10 de enero una excombatiente de las Farc, que se encuentra en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de La Macarena, Meta, perdió su bebé que tenía cinco meses de gestación. Así lo denunciaron, por medio de un comunicado, los encargados de dicho ETCR en el cual responsabilizan a “la falta de presencia médica” y al hecho de “no contar con un medio de transporte que la llevara hasta el centro de salud más cercano”.  

El 10 enero desde medio día María Laso, de 32 años, empezó a sangrar, lo que fue una señal de alerta para la comunidad del ETCR. Ante la falta de disponibilidad de una ambulancia, decidieron dialogar con los pobladores de la vereda Playa Rica para que les ayudaran a conseguir un medio de transporte. Hasta las 2 y media de la tarde pudieron salir de la zona. La niña nació en el lugar conocido como La Sombra, vía a San Vicente del Caguán (Caquetá), y murió en el sector de Los Pozos, a unos 40 minutos de donde había nacido. La mujer, que fue atendida en el hospital de ese municipio, fue dada de alta.

El puesto de salud más cercano al ETCR Urías Rondón queda en La Macarena o en San Vicente del Caguán, sin embargo, ambos están a dos horas de distancia por trasporte terrestre. Los excombatientes que se encuentran en la zona contaron hasta el 30 de diciembre del 2017 con un puesto de salud que tenía un médico, una asistente de enfermería y una ambulancia.

La carencia de puestos de salud en los ETCR había sido advertida por la ONU en el informe que publicaron el cinco de enero. En el documento se señala que dichos espacios se estaban quedando sin puestos de salud. El decreto 2026 del 2017, por medio del cual se crearon los ETCR, estipulaba que la atención médica proporcionada por el Ministerio de Salud sólo operaría hasta el 31 de diciembre del 2017. El organismo multilateral enfatizó en que “sería conveniente prorrogar esos servicios”. También catalogó como “sumamente delicada” la situación de las mujeres embarazadas, lactantes y los niños.

En el ETCR de la Macarena actualmente hay cuatro mujeres embarazadas y 14 niños, lo que genera preocupación por lo distantes que quedan los centros de salud.

Lea también: Las preocupaciones de la ONU sobre la implementación

Una crisis que se veía venir

La pérdida del bebé y la carencia de servicios de salud se suman a otras problemáticas que tienen en crisis al ETCR de La Macarena. Olivio Merchán, presidente del espacio, afirma que el Gobierno se comprometió a abastecer de alimentos la zona hasta el 31 de marzo. Sin embargo, la zona está desabastecida desde el 31 de diciembre del 2018. “Dijeron que el primero de enero, después dijeron que el 9, hoy es 11 y no han abastecido”, cuenta.

La falta de energía es otro de los problemas que viven los excombatientes. Hace unos cuatro días la planta que abastecía este servicio se dañó, por lo cual están sin electricidad. El suministro de agua se hacía por motobomba, por lo cual dependía de la electricidad, entonces también están sin agua. La Oficina del Alto Comisionado de Paz le dijo a Colombia2020 que el abastecimiento de alimentos y la presencia de un médico y una ambulancia de los 26 ETCR está en proceso de contratación.

“Si esto sigue así nos va a tocar abandonar el espacio”, advierte Merchán. Algunos de los excombatientes saldrían hacia las casas de sus familias en otros municipios, pero preocupa que muchos de ellos puedan engrosar las filas de las disidencias. Al preguntarle qué tan posible es que varios vuelvan a empuñar las armas en esos grupos, el excomandante, sentencia: “Eso es lo más seguro”.

Como lo advirtió la ONU, los incumplimientos por parte del Estado en lo acordado son un factor importante para el abandono de los ETCR, en La Macarena la situación es tan preocupante que de 281 excombatientes que llegaron a esa zona en el 2016 solamente quedan 199 y el espacio se puede seguir desgranando.