Ecuador suspende su papel de garante en mesa con el Eln

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció que su país no seguirá como anfitrión de los diálogos de paz hasta que la guerrilla suspenda las acciones terroristas..

mesa_de_quito.jpg

A la izquierda, Gustavo Bell, jefe de la delegación de paz en los diálogos con el Eln y a la derecha, ‘Pablo Beltrán’, jefe de la delegación de la guerrilla del Eln. / AFP

La mesa de diálogos entre el Gobierno y el Eln ha quedado en jaque luego de que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunciará que su país dejaba de ser garante del proceso, debido a los recientes problemas que se han desatado en la frontera colombo-ecuatoriana por cuenta del asesinato de los tres periodistas y el secuestro de una pareja por el denominado frente Óliver Sinisterra, que comanda alias Guacho, un ecuatoriano que se declaró disidente de las Farc y montó un grupo criminal que causa estragos en Tumaco y sus zonas aledañas..

Lea también: Secuestro y asesinato de periodistas, una tragedia que Ecuador no conocía

“Le he solicitado a la canciller de Ecuador que frene esas conversaciones y que frene nuestra condición de garantes de ese proceso de paz, mientras el Eln no se comprometa a dejar de realizar esas actividades terroristas”, declaró el presidente Moreno a la cadena de noticias NTN24. El mandatario explicó en detalle cómo vivió el secuestro y posterior homicidio de los tres periodistas de El Comercio de Ecuador por parte del disidente de las Farc, situación que lo condujo a suspender el apoyo al proceso de paz con el Eln, pues consideró que el pueblo ecuatoriano, que ha prestado su solidaridad para impulsar una mesa de diálogos, ha sido afectado por la guerra colombiana.

Posteriormente, el Gobierno del Ecuador dio a conocer un comunicado oficial en el que explica las razones que lo llevaron a renunciar a su condición de garante y a ser el país anfitrión de la mesa de negociaciones con la guerrilla. “El presidente de la República, Lenín Moreno, dispuso a la canciller María Fernanda Espinosa informar a su par de Colombia que Ecuador suspende su condición de garante de los diálogos de paz entre el Gobierno del vecino país y la guerrilla del Eln, que se llevan a cabo en territorio ecuatoriano. La decisión se mantendrá mientras la guerrilla del Eln continúe ejecutando actividades terroristas”, señala el comunicado oficial.

La decisión tiene duras implicaciones en la mesa de diálogos, pues es de esperarse que en las próximas horas se activen los protocolos para que las delegaciones de paz de Gobierno y guerrilla abandonen el territorio ecuatoriano. Hasta ayer, los países garantes de la mesa de diálogos eran Ecuador, Brasil, Venezuela, Chile, Cuba y Noruega. Sin embargo, la mesa de diálogos hasta ahora se había desarrollado en Ecuador, pero es evidente que la decisión de Moreno cambia el panorama, en momentos muy sensibles, pues actualmente se trabajaba en la construcción de un acuerdo de cese bilateral del fuego.

Por su parte, el Gobierno colombiano se pronunció a través de la canciller María Ángela Holguín, quien dijo que entiende la decisión de Moreno, agradeció al Gobierno y el pueblo ecuatoriano la solidaridad y el apoyo que recibió la mesa de diálogos, y anunció que de inmediato se activaron los mecanismos para trasladar la mesa de negociación a alguno de los otros países garantes. “Reiteramos la importancia que tiene para Colombia la relación con Ecuador. Destacamos la excelente comunicación y cooperación que hoy existen, como lo demuestran las recientes reuniones de gabinete en Pereira y de varios ministros en Quito. El Gobierno colombiano no desfallecerá en la búsqueda de la paz, la cual, como bien lo dice el presidente Moreno, no solamente es la paz de Colombia, sino de la región”, puntualizó Holguín.

Por otro lado destacó que el Gobierno ha puesto a disposición de Ecuador su Fuerza Pública para enfrentar la crítica situación que se vive en la frontera. “En Colombia no hemos bajado la guardia en la lucha contra el terrorismo, todo lo contrario. Como consecuencia del Acuerdo de Paz con las Farc, usamos todas nuestras capacidades para combatir a las organizaciones que persisten en el terrorismo, cualquiera que sea su origen”, aseguró.

Lea también: Nariño, sitiado por las disidencias de 'David' y 'Guacho'​

Pero, más allá del futuro que tenga la mesa de diálogos con el Eln, resulta casi una ironía del destino que este proceso de paz enfrente una nueva crisis por cuenta de los actos delincuenciales de una disidencia de las Farc, puesto que, en los últimos tiempos, los dirigentes políticos del exmovimiento guerrillero habían denunciado el asesinato de sus excombatientes por parte del Eln, e incluso afirmaron algunos meses atrás que el Eln estaba copando los territorios dejados por las Farc y hacía constantes invitaciones a sus miembros para unirse a las unidades elenas. Ahora, es una de las disidencias que ellos mismos promovieron las que complican los esfuerzos de negociación.

Y es que desde el 26 de marzo, cuando se supo del secuestro de los tres periodistas, las relaciones entre los gobiernos de Ecuador y Colombia entraron en un ambiente de mucha tensión, pues los días posteriores fueron de intentos por liberar a los comunicadores y, a la vez, una especie de tire y afloje por la responsabilidad que le cabía a uno u otro gobierno en una situación en la que aparece involucrado un ciudadano ecuatoriano (Guacho), quien delinque desde Colombia pero afecta a otros ecuatorianos.

La tensión creció todavía más cuando, después de que se confirmara el asesinato de los tres periodistas, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que los cuerpos no estaban en territorio colombiano, mientras que su homólogo en Ecuador afirmaba que sí. Horas después, el propio Santos tuvo que retractarse y admitió, por fin, que el crimen había ocurrido en Colombia. Ambos gobiernos pidieron la ayuda de organismos internacionales y humanitarios para recuperar los cuerpos. Sin embargo, Guacho no ha dado su brazo a torcer y el pasado 16 de abril ordenó que se suspendiera “cualquier tipo de actividad humanitaria con relación a la entrega de los cuerpos de los periodistas”. La falta de garantías de seguridad habría motivado le decisión de la disidencia.

El Comité de la Cruz Roja Internacional (CICR) ha reafirmado su compromiso de ayudar a que los cuerpos de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra sean entregados a sus familias. Por su parte, el Gobierno de Ecuador ha insistido en que sigan los diálogos con el CICR para adelantar las labores de rescate. “En nuestro rol de intermediario neutral, y siempre y cuando haya un acuerdo entre las partes y se den las condiciones de seguridad necesarias en terreno, el CICR permanecerá dispuesto a facilitar esta y otras operaciones de carácter humanitario en el país”, indicó el jefe de del CICR en Colombia. El anuncio de que el regreso de los ecuatorianos quedaba suspendido se dio un día antes de que se conociera que los hombres de Guacho habían atacado de nuevo.

A través de un video de supervivencia, el Gobierno de Ecuador confirmó que son dos los ciudadanos de su país que ahora están en manos del frente Óliver Sinisterra. Se trata de Óscar Efrén Villacís Gómez y Kathy Vanesa Velasco Pinargote, quienes fueron privados de su libertad en provincia de Esmeraldas, cerca al cantón San Lorenzo, en la frontera entre Colombia y Ecuador. “Nosotros tenemos hijos, tenemos familia que ir a ver al Ecuador, no tenemos nada que ver con esta guerra”, dijo uno de los secuestrados en el video que hoy es clave para las autoridades. Por su parte, el ministro del Interior ecuatoriano, César Navas, señaló que están en contacto con los secuestrados y recordó que: “Nuestro enemigo está afuera y se llama Guacho”. Mientras esta situación continúa subiendo de tono, ya cobró la vida de tres personas y mantiene en cautiverio a dos más, las crisis ahora se ha llevado por delante la mesa de diálogos con el Eln, a la que, pese a los esfuerzos, ya todo el mundo da por levantada.

Lea también: Los procesos de paz con el Eln