“Vamos por una verdad que responda a todas las víctimas”: Francisco de Roux

El presidente de la Comisión de la Verdad aseguró, además, que se reunió con el primer mandatario del país, Iván Duque, quien le expresó su respaldo hacia el mandato de esta entidad que tendrá la misión de esclarecer los hechos más graves del conflicto armado. 

La hora cero del mandato de la Comisión de la Verdad inició oficialmente este jueves su mandato, por tres años, para esclarecer los hechos más graves del conflicto armado colombiano.

En una emotiva ceremonia, su presidente, el padre Francisco de Roux, aseguró que la verdad “debe ser un bien público, un derecho y un bien ineludible”. “Vamos detrás de una verdad que responda a todas las víctimas, una verdad dolorosa, pero necesaria, sin sesgos ni negociaciones, buscada con la mayor libertad posible, sin intereses políticos”, aseguró.

Indicó además que se reunió con el presidente de la República, Iván Duque, y con la vicepresidenta, Martha Lucía Ramírez, quienes –según afirmó- respaldaron el mandato de la Comisión de la Verdad. “Confiamos en su apoyo como oportunidad de pasar bien la página porque el texto del futuro se escribe sobre la verdad”.

Acto seguido, representantes de víctimas de distintos sectores y regiones del país le pidieron a la Comisión de la Verdad que realice una trabajo colectivo e  incluyente. Los invitados a expresar su compromiso con la verdad en este lanzamiento fueron: una indígena, un militante de la UP, una mujer trans, un policía víctima por minas antipersonas, una desplazada, un campesino despojado, un sargento del Ejército, una concejala líder de víctimas, un familiar de un empresario muerto durante su secuestro, una estudiante, un sacerdote, un excombatiente de las Farc y uno más de las AUC.

Aida Quilcué, lideresa indígena, aseguró que a lo largo de la historia han conocido a las comunidades étnicas como “revoltosas, rebeldes, salvajes y terroristas”. Dijo que espera que la Comisión pueda esclarecer los hechos víctmizantes de los que fueron blanco. “Hemos sufrido asesinatos, desplazamiento forzado, donde las mujeres hemos sido las más afectadas. No queremos una verdad para agudizar la guerra, sino para construir la paz. No queremos seguir contando muertos”.

A su turno, el sargento del Ejército Carlos Eduardo Mora, quien denunció casos de falsos positivos, aseguró: "Cambiemos el país, no solo para honrar a los que han muerto, a las víctimas, a los inocentes que han visto su vida truncada por un mina, sino también por nuestros hijos, por nosotros mismos, por los que vienen. Señores de la Comisión, les pido que hagan fuerte su institución.

Pastora Mira, defensora de Derecho Humanos de San Carlos (Antioquia), aseguró que le queda claro que el trabajo encomendado a la Comisión es la “más importante y reparadora para todas las víctimas”. “Esperamos que al término de este corto periodo y con ese informe nos podamos mirar a los ojos como colombianos, y aunque no todos seamos culpables de lo que nos pasó, sí somos responsables de lo que viene de aquí en adelante”.