“La crítica a los que gobiernan es muy importante en la construcción de memoria”: Thomas Krüger

El presidente de la Central Federal para la Formación Política alemana se refirió a la experiencia de ese país para superar un pasado de atrocidades. “Sin sociedad civil no hay memoria”, explicó.

kruger.jpg

Thomas Krüger, presidente de la Central Federal para la Formación Política de Alemania. /Óscar Pérez-El Espectador

El inicio del conversatorio Los retos desde el Estado para construir memoria histórica, organizado por Colombia 2020 y su capítulo Justicia para la Paz de El Espectador, fue presidido por la experiencia alemana para evitar que las atrocidades cometidas del pasado se repitan. Vea aquí la transmisión en vivo

Thomas Krüger, presidente de la Central Federal para la Formación Política de ese país, explicó que la construcción de memoria histórica debe ser un proceso contextual, es decir que cada país, con base en sus experiencias, debe erigir sus propias narrativas. “Cada situación en cada país es diferente; cada uno debe encontrar su propio camino”.

En ese sentido, explicó que las experiencias aprendidas en la Alemania de la posguerra permiten generar lecciones para otros contextos. Por eso, se refirió a la manera como las narrativas de la República Federal Alemana cambiaron con el paso del tiempo.

A tenor de ejemplo explicó que hubo quienes en la época de la guerra fueron considerados como traidores, en la posguerra se convirtieron en héroes. Se refirió además a la captura en Argentina del fugitivo nazi Adolf Eichmann, a quien se le atribuyó la responsabilidad de haber transportado a millones de judíos desde los guetos hacia campos de concentración y de exterminio. “La memoria histórica a veces debe ir hasta los límites”, aseguró Thomas Krüger, al referirse a que en ese momento no existía confianza en la justicia alemana.

Puede leer: "La memoria no solo es un proyecto de las élites": Thomas Krüger“

La memoria histórica es un proyecto de generaciones. Quien lo ha vivido ha estado atrapado dentro de sus vivencias. Y ahí se deben incluir a las víctimas, a los victimarios”.

De esta manera hizo una recomendación que consiste en  hacer todo lo posible para que en el sistema de educación se fijen los lineamientos para la construcción de memoria histórica.  “Sin eso, las nuevas generaciones no pueden organizar sus memorias”.

La memoria, dijo, también está ligada a la formación política. Tomó como ejemplo el caso de la generación de los finales de la década de los 60, cuando los jóvenes empezaron a indagarles a sus padres qué había pasado en la época del régimen nazi. El eslogan entonces fue: “No confíe en alguien mayor de 30 años, porque podría estar involucrado”.

Pero, ¿cómo construir memoria? Krüger asegura que debe se debe partir de la controversia. Al considerar que no hay una sola versión de los hechos, se deben incluir las múltiples interpretaciones.

Sin embargo, se debe ir más allá. Dijo que no de deben permitir los posibles intentos del Estado por “adoctrinar” a la sociedad  a través de la propaganda política y que sus interpretaciones de los hechos deben ser objeto de controversia. Por otra parte, aseguró que la sociedad debe tener una capacidad de análisis y que la sociedad sea políticamente activa para que lo que aprenda lo pueda aplicar a cada situación de vida.

Una de las lecciones que da Alemania, según Thomas Krüger, es que es muy posible que la sociedad se encuentre con una “construcción y deconstrucción de la memoria”, al considerar que la verdad no es una sola. En ese ejercicio considera fundamental realizar una reflexión pluralista, que empodere a las voces que no tienen el poder para aportar en esa construcción (cuya narrativa no se ha incluido) y que el Estado sea autocrítico en su responsabilidad de los hechos ocurridos.

“Lo que puedo decirles es que sin sociedad civil no hay memoria histórica”, aseguró Thomas Krüger, quien agregó que esta iniciativa es de vital importancia para restablecer la paz.