Memoria contra la violencia

El archivo que donó el líder Temístocles Machado antes de su asesinato

A lo largo de cuatro décadas, Temístocles Machado, líder de Buenaventura asesinado el pasado 27 de enero, construyó un archivo de resistencia en el que dejó constancia del despojo de tierra de su comunidad.

dscf0053_1.jpg

Temístocles Machado, líder de Buenaventura asesinado, con los documentos de su archivo. / Cortesía CNMH

En un diminuto cuarto había un computador y un sinfín de documentos, unos sobre otros. Temístocles Machado era la única persona que buscaba entre sus papeles. La labor era dispendiosa, decía. Buscar le quitaba mucho tiempo, especialmente cuando sus vecinos acudían a su casa a pedirle información para evitar que los sacaran de sus territorios. Debía sacar los arrumes de papel del cuarto, hallar lo que necesitaba y luego guardar de nuevo.

Por eso, en 2016, cuando la Dirección de Archivo del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) terminó la intervención de este fondo documental (que fue ordenado y digitalizado), Temístocles se sorprendió de lo extenso que era su archivo: 90.000 folios en 94 carpetas. No podía creer que tanta información cupiera en un cuarto tan pequeño.

Lea: Un violento comienzo de año para los líderes sociales

Temístocles nació en Bagadó (Chocó), aunque muy temprano su familia se desplazó a Buenaventura, huyendo de una masacre. Su padre fue un reconocido líder comunitario del barrio Isla de la Paz. El dueño de la tierra en la que se asentaron aceptó darla a la comunidad si su papá se comprometía a crear una cooperativa. Una vez tuviera personería jurídica, la tierra sería de la gente. Así fue. Sin embargo, ese acuerdo de mitad de siglo XX intentaron desconocerlo distintos sectores para despojarlos de su tierra y utilizarla en función de los proyectos que trajeron la privatización y la ampliación del puerto de Buenaventura. Luego, Temístocles asumió el liderazgo en los barrios de las comunas 5 y 6.

Durante décadas fue acumulando documentos y más documentos que hoy conforman el fondo “Comuna 6. Temístocles Machado”, que se puede consultar en el Archivo Virtual de los Derechos Humanos y Memoria Histórica.

En este archivo se encuentran actas y correspondencia con entidades públicas en las que se hacen reclamaciones de derechos, solicitudes de servicios públicos, gestiones para construir canchas de fútbol, convocatorias para plantones y marchas, procesos penales por invasión de territorios en contra de la comunidad, demandas sobre el proceso de reclamación de tierras, propuestas en torno al plan de manejo ambiental de la vía Alterna-Interna, que dividió en dos la comuna, el proceso judicial por el que lo acusaron injustamente de falsedad en documento público, además de las amenazas que recibió durante años.

Un archivo de derechos humanos

En junio de 2015, el CNMH publicó el informe “Buenaventura: un puerto sin comunidad”. Los investigadores hicieron una reconstrucción de las violencias de los últimos tres lustros que permiten comprender y explicar la degradación del conflicto armado en la zona y sus afectaciones a la comunidad.

En el proceso de esta investigación, la Dirección de Archivo empezó su trabajo en Buenaventura y, en concertación con los líderes de la ciudad, acordaron que el primer archivo de derechos humanos que se debía salvaguardar era el de Temístocles Machado. Una profesional de la Dirección de Archivo que lideró esta intervención recuerda: “Tenían claro en ese momento que era el archivo con más documentos, el de mayor impacto y el que corría más riesgo de desaparecer, pues Temístocles hacía mucho tiempo que estaba siendo amenazado”.

Con el apoyo de la Pastoral Social, el equipo del CNMH acopió, clasificó y digitalizó los documentos que había allí. Incluso, Temístocles se asombraba de encontrar información que había olvidado poseer. Dijo alguna vez que le habían robado documentos, pero que él había recuperado los más importantes. Incluso se mostraba feliz de que su comunidad conociera y accediera a ese cúmulo de información que antes era un desorden pasmoso.

Le puede interesar: Gloria Arboleda, otra líder valiente de Buenaventura

“Sin ser abogado me he metido a estudiar las leyes, las normas y a estudiar lo que es territorio. Gracias a Dios me he preparado en el tema de territorio y eso nos ha servido para dar la pelea y hacer la resistencia. La estrategia es defender el territorio”, les dijo a investigadores del CNMH. Era cierto: con su archivo de cuatro décadas conocía claramente su comunidad y debió aprender de leyes y derecho para defenderla.

Con cada asesinato pierde el país, y con el de Temístocles, ocurrido el 27 de enero, se ve afectada Buenaventura, su comunidad, y especialmente el barrio Isla de la Paz. Pero Buenaventura y las organizaciones sociales y de víctimas seguirán sus luchas y continuarán protegiendo y alimentando su archivo y memoria. No son ya los documentos de Temístocles; son los documentos de su gente, de los suyos, que exigen verdad y justicia.

* Periodista del CNMH.