Yojaira Pérez, una mujer rural por la verdad y la justicia

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, desatacamos y damos a conocer a líderes y mujeres rurales. Esta es Yojaira Pérez Contreras, una líder de víctimas en Sucre, una mujer que ha sufrido la violencia en su cuerpo, trabaja con otras mujeres para la superación de este hecho y exige la verdad del conflicto armado.

yojaira.jpg

Yojaira Pérez Contreras es una lideresa de Sucre que trabaja por las mujeres víctimas de violencia sexual. / Luis Benavides - El Espectador

Yojaira Isabel Pérez Contreras es la representante de la “Asociación de Mujeres Valientes y Amorosas del Departamento de Sucre, Esfuérzate”, una organizaciones de mujeres víctimas de violencia sexual y desplazamiento forzado en ocasión del conflicto armado colombiano.

Nació el 14 de octubre de 1968 en la vereda El Mamón, perteneciente al municipio de Corozal (Sucre), región de los Montes de María. Creció en el corregimiento de Bremen, en Morroa (Sucre), una población aledaña. Ahí se empezó a vincular con los procesos comunitarios, pues su padre era un líder que defendía el acceso a la tierra para los campesinos, población históricamente vulnerada en Colombia.

Lea: Retomar la vida luego de la violencia sexual

Estudió su bachillerato en el colegio Antonio Lenin, en Sincelejo, donde se unió a las voces que reclamaban mejoras educativas, pues la educación en la capital era precaria. Así continuó su camino de liderazgo, luego en su barrio en Corozal y posteriormente trabajando de la mano de organizaciones sociales y de la diócesis de Sincelejo, donde desempeñaba un trabajo de prevención del reclutamiento de menores a los grupos armados que hacían presencia en los Montes de María: los frentes 35 y 57 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y los paramilitares de los bloques Héroes de los Montes de María y Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Yojaira acostumbraba recorrer a pie las comunidades más vulnerables, donde hubiera riesgo de reclutamiento, ofreciendo a los jóvenes otras opciones de vida, para que declinaran de elegir las armas. Así pasó los últimos años de los 90 y los primeros de la década de los 2000. Hasta que el 26 de septiembre de 2004 fue secuestrada con su hija de 14 años, cuando estaban en una reunión de trabajo en el pueblo San Rafael, jurisdicción del corregimiento Flor del Monte, en Ovejas (Sucre).

Ambas fueron obligadas por hombres de las Farc a entrar a una camioneta que las trasladó al campamento de este grupo. Ahí permanecieron tres días y fueron maltratadas y abusadas sexualmente. El miedo fue tanto que Yojaira no denunció, porque temía ser asesinada. En esos años Sucre estaba en disputa y todos los actores armados tenían potestad de arremeter contra la población civil. Sin embargo, esos eran los años más duros del paramilitarismo, que estaba aliado con los políticos sucreños.

Vea: Las preguntas y exigencias de las víctimas sobre el sistema de justicia especial

Yojaira padeció de estrés postraumático y vitiligo después de eso. Y solo 10 años después denunció e hizo la declaración ante la Unidad para las Víctimas, cuando se sintió segura y cuando encontró cientos de mujeres que, como ella, habían sufrido la violencia en sus cuerpos. Así comenzó la Asociación Esfuérzate, con las necesidades de apoyo psicosocial de mujeres víctimas del conflicto armado, especialmente de violencia sexual. Ella se ha dedicado a ayudar a las mujeres a quererse nuevamente y a entender que ellas no tuvieron la culpa de lo que les hicieron, esto mediante gestiones con organizaciones especializadas en atender a mujeres víctimas de violencia sexual.

Actualmente esta asociación se dedica al cultivo de peces y alimentos para el sostenimiento económico de las más de 30 mujeres que pertenecen a ella. También participan en las mesas de víctimas a nivel municipal, departamental y nacional; y participarán en la Jurisdicción Especial para la Paz.

Si quiere conocer más sobre Colombia2020, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook