Una comisión humanitaria busca a Cristo José, el niño secuestrado en El Catatumbo

Los sacerdotes de Ocaña, Jairo López y Walfran Ramírez, junto con el defensor del pueblo de esa región, Nelson Arévalo, están desde el viernes buscando al niño que está secuestrado desde el pasado miércoles. No tienen nada que ver con las operaciones militares en curso y piden ayuda a las comunidades.

comision_humanitaria_catatumbo.jpg

La comisión humanitaria partió desde el pasado viernes en busca de Cristo José Contreras, niño de cinco años secuestrado en el Catatumbo./ Cortesía

"La mejor forma para que esto acabe es que lo entreguen a la misión humanitaria que se encuentra en el terreno”, es el mensaje del defensor del pueblo de la regional Ocaña, Nelson Arévalo, para los secuestradores que tienen en su poder a Cristo José Contreras desde el pasado miércoles. Lo dice con voz agitada debido a que se encuentra caminando en algún lugar del Catatumbo o del sur del departamento de Bolívar buscando al niño de cinco años.

Lea también: Secuestro de niño de cinco años, reflejo de la guerra en el Catatumbo

Una comisión humanitaria partió desde Ocaña en la madrugada del viernes. Dos sacerdotes de ese municipio, el defensor del pueblo regional y la personera de El Carmen, Inés Rosalía Bustos, están recorriendo veredas y corregimientos ubicados en el Catatumbo y el sur del César. “No le puedo dar los municipios”, dice Arévalo, quien recalca que cualquier información que le suministren será tratada con total confidencialidad.

La comisión humanitaria no tiene nada que ver con los operativos militares que se adelantan en la zona. Al preguntarle a Arévalo cómo están haciendo para entrar a lugares donde hay presencia de grupos armados como el Eln y el Epl, responde que todos los integrantes del grupo cuentan con la confianza de los catatumberos. “La Defensoría siempre ha sido neutral y qué mejor mediador que la Iglesia Católica”, resalta. Esperan que todos los actores armados que se encuentran en la región respeten las labores humanitarias.

El Catatumbo ha sido escenario de guerra desde hace décadas. Sin embargo, desde el 14 de marzo del 2018 se desarrolla una confrontación entre el Eln y el Epl en por lo menos seis municipios de la región. En medio de todo el conflicto, tanto la Defensoría como la Iglesia Católica han desarrollado labores humanitarias.

Lea también: “Cuidado, mami, que yo tengo una bala ahí”, el dolor del Catatumbo​

“Vamos a estar por muchas zonas de este Catatumbo buscando contacto con las personas que tienen al niño”, dice uno de los sacerdotes que integra la misión. Para lograr eso garantizan total confidencialidad para las personas que tengan información. Quienes se quieran comunicar con la comisión humanitaria pueden llamar al celular 3208373398. Si no quieren hablar por teléfono pueden concretar una cita. “Nosotros llegamos adonde nos digan", enfatiza Arévalo.

Por el momento no hay rastros de Cristo José. Sin embargo, la comisión sigue buscando indicios para dar con el paradero del niño. Hasta ahora han podido entrar a todas las zonas de donde los han llamado. “No tenemos motos, nos toca caminar mucho y por eso nos demoramos en ir de lugar en lugar, pero llegamos”, enfatiza Arévalo.

“Necesitamos que entiendan que el niño no tiene por qué estar acá, no tiene nada que ver. Este es un conflicto de adultos”, afirma uno de los sacerdotes. Se completan seis días del secuestro de Cristo José sin noticias. Los esfuerzos de la sociedad civil por dar con su paradero no cesan. Esperan que alguna llamada brinde luces suficientes para que el menor de cinco años vuelva a su hogar.  “Entregarlo a la comisión humanitaria garantiza que haya ningún riesgo de altercado violento que pueda afectar la integridad y la vida del menor”, concluye Nelson.