Personajes del año

“Sólo resistiendo hemos ganado un espacio”: Leonard Rentería

Es líder juvenil de Buenaventura y víctima de la violencia. En 2016 recibió decenas de amenazas luego de que, en un foro, le explicara al expresidente Álvaro Uribe sus razones para apoyar el Sí en el plebiscito por la paz. 

leonar_renteria.jpg

Leonard Rentería, líder juvenil en Buenaventura.
Archivo

“Colombia poco a poco ha tenido que ver nacer líderes, aquellos que tuvieron que llenarse de valor y enfrentarse no sólo al sistema que los oprimía, sino también a los grupos armados ilegales con estrategias de cultura y resistencia. Los líderes que antes pensaban en organizar a sus comunidades para avivar sus culturas, para trabajar la tierra para beneficio de todos, tuvieron que configurar sus liderazgos para defenderse, para hacer posible aquello que el Estado no había sido ni ha sido capaz de garantizar.

(Vea el especial de los líderes sociales considerados personajes del año)

Así el país se fue fortaleciendo y los territorios aprendieron a resistir. Los líderes han tenido que armarse de valor para decirle al Estado que existen, para pedirle que les respeten ese derecho y no se les aniquile por el solo hecho de defender la tierra, la vida y la herencia ancestral.

Hoy, todo lo que somos es en gran medida por los múltiples liderazgos. Muchas cosas que tienen los territorios se ha ganado en el marco de la exigencia, la gente ha tenido que movilizarse, ha tenido que taponar las vías para pelear por sus derechos.

(Lea: “No hemos podido recuperar las tierras”: Doris Tejeda)

Los líderes hemos decidido aferrarnos a defender la vida, la propia y la de nuestros familiares, nuestras tierras producto de la herencia ancestral y nuestro legado de resistencia. Los líderes deben seguir existiendo porque son el vehículo para que los territorios se transformen, que sus gentes se empoderen, que sus jóvenes tengan educación. Son la posibilidad para que en el futuro aquellas tierras olvidadas por el Estado, puedan ser gobernadas por liderazgos nuevos.

Se necesitan liderazgos que, con tenacidad y fuerza, defiendan lo que es de todos, aquello que unos pocos han encapsulado para ellos. Si los líderes dejan de existir, si los siguen matando, se condena a todo un país a vivir bajo la lógica clasista y racista de unos cuantos que sueñan con perpetuar la esclavitud, la de negros, indígenas, mujeres, jóvenes y campesinos. Pero no podemos permitir que nos sigan sometiendo, ni que sometan a los nuestros. Nos seguiremos levantando en cuerpo, en alma y energía. No podemos dejar de lado ese legado.

(Le puede interesar: “Ser lideresa es muy difícil”: Amanda Camilo)

Los líderes deben seguir existiendo, porque su lucha es la garantía para que otros tengan condiciones dignas de vida, para que se respeten sus derechos y sus reivindicaciones. Pero sobre todo, el papel del líder es fundamental para seguir empoderando a sus comunidades, para que puedan surgir nuevos liderazgos. ¿Qué sería de nuestro país sin personajes que desde los territorios levanten la voz por sus comunidades?

Estas tierras colombianas, cansadas de tanta guerra, han apostado por la paz para transformar la tierra. Una tierra que ha visto cómo caen asesinados muchos líderes sociales. Pero no caen sus resistencias, resistencias heredadas, que caminan por estas tierras.

(Puede leer: “Creo en un país de reconciliación y perdón”: María Mosquera)

A pesar de que la violencia insiste en atacar, los líderes del país no dejaremos de luchar, porque sólo resistiendo hemos ganado un espacio en esta tierra del olvido.

Seguiremos firmes y con todo el corazón defendiendo la vida por toda nuestra nación”.