Necesitamos tierra para los guerrilleros: Iván Márquez

El comandante de las Farc sostuvo que sueñan con la creación de ciudadelas de paz en regiones apartadas, donde haya trabajo, salud y educación, y que ese será el propósito de Ecomún, la cooperativa de la insurgencia.

001.jpg

Iván Márquez, miembro del Secretariado de las Farc, durante el Encuentro de Colombia2020 de El Espectador.
Cristian Garavito

En el foro “La inclusión y la educación, pilares para la paz”, de Colombia 2020 y El Espectador, el exjefe negociador de las Farc, Iván Márquez, se refirió a lo que vendrá para los guerrilleros una vez dejen las armas y también se pronunció sobre el posible aplazamiento del cronograma de dejación, que se cumpliría el próximo miércoles.

 “Nosotros no dejamos de cavilar noche y día en la suerte de los guerrilleros después de que termine el proceso de dejación de las armas. No queremos que nuestros guerrilleros queden en el aire. Desamparados. Por eso reclamamos al Gobierno garantías de seguridad socio económica. Los proyectos productivos no pueden desarrollarse en el aire. Necesitamos tierra para los guerrilleros. Tal y como lo exigió el libertador Simón Bolívar. Queremos tierra para impulsar proyectos productivos. No queremos experiencias traumáticas como la de El Salvador”, explicó.

Sobre las actividades a las que se dedicarán los guerrilleros Márquez puntualizó que sueñan con construir estanques piscícolas o dedicarse a la producción porcina y sus derivados. “Nos gustaría producir toneladas de pollo, carne o huevos. También nos soñamos sembrando bosques. Queremos que los guerrilleros y las comunidades campesinas puedan vivir dignamente. Que nos podamos vincular en esa gran cooperativa que se llama Ecomún. Le hemos pedido al Gobierno que expida cuanto antes un decreto para formalizar esta cooperativa. Queremos crear ciudadelas, como un centro de paz, con salud, agua, educación y perspectivas de vida”, agregó.

“Sueña con vivir en un lugar con trabajo, salud, escuela. Nosotros aspirábamos aun régimen especial de salud porque las enfermedades de los guerrilleros son distintas. Hay muchos heridos de guerra. Enfermedades que impactan en la humanidad de las personas, dejan traumas. Y a propósito del Putumayo, en la zona veredal de La Carmelita, han tenido que sacar guerrilleros de urgencia a Puerto Asís. Y han tenido que esperar todo el día y dormir ahí. Entendemos esto. No queremos un privilegio, así que creemos que hay que unirnos. Son muchos los que no tenemos acceso a esto. Vamos a tener que resolver este problema”, expresó.

De igual forma, Márquez dijo que a Óscar, más conocido como “El paisa” es un hombre al que se le tribuyen muchas cosas y se le presenta como un hombre fuerte para la guerra, pero es una persona con mucho sentido común, que ha estado construyendo una granja experimental con los campesinos. “Está abriendo carreteras para llevar los productos al mercado. Está en un campamento a orillas del Río Pato, un río muy tormentos y quiere montar una escuela de canotaje, y hasta crear un sendero ecológico para quien quiera ir al campamento de Manuel Marulanda Vélez. Para quienes quieran ponerse unas botas, montarse un morral e ir a ver como vivíamos lo guerrilleros”.

Para el comandante de las Farc, uno de los propósitos del proceso de paz es incentivar la economía campesina, lo cual requiere la formalización y titulación de tierras para aquellos que no tienen o tienen en insuficientes porciones. Dijo que el propósito es alcanzar la soberanía alimentaria, pues a pesar de que Colombia tiene tierras muy ricas, hoy importamos toneladas de alimentos. “No puede ser posible que un país no produzca lo que se coma, y lo que está pasando es que todo lo copa la ganadería o la minería. Saludo la creación del Fondo de Tierras por un monto de tres millones de hectáreas, y que se dispongan otros siete millones para su formalización”, concluyó.

Frente al cronograma de dejación de armas, Márquez explicó que este sábado las Farc van a celebrar su aniversario 53 años, que marcará un hito histórico porque se da pocos días antes de que se produzca la dejación definitiva de armas para coinvertirse en una fuerza política legal.  Frente a la posibilidad de un aplazamiento por cuenta de las decisiones de la Corte Constitucional, que han sembrado incertidumbre en los guerrilleros, el jefe insurgente puntualizó que “no hay que alarmarse si por ejemplo, de aquí al 31 de mayo no se da el proceso de dejación. Podremos esperar dos días y no pasa nada. Estamos conversando con el Gobierno para definir este tema”.