Largo camino hacia la paz

“Lo que vamos a vivir en Nariño es un posacuerdo”: gobernador del departamento

 

Camilo Romero asegura que será difícil hablar de paz en la región sin que el Eln llegue a un acuerdo con el Gobierno y que su administración es un aliada de los diálogos de La Habana.

camilo_romero.jpg

Camilo Romero, gobernador de Nariño.
Cortesía

A Camilo Romero, gobernador de Nariño, le esperan varios retos durante su mandato. Entre ellos el de dialogar y conciliar las peticiones de las comunidades indígenas y afrodescendientes, que representan cerca del 30% de los habitantes, así como atender al 43,8% de la población que tiene las necesidades básicas insatisfechas y combatir la inseguridad en medio de un conflicto armado, en el que confluyen las Farc, el Eln y las bandas criminales.

Romero, uno de los tres gobernadores mas jóvenes del país, asegura que está de acuerdo en incluir políticas de reintegración de excombatientes en los planes de desarrollo municipales. Habla, además, sobre el Eln y de Ricardo Romero, su papá y alcalde de Ipiales.

¿Estaría de acuerdo en que Nariño fuera una de las zonas de concentración de las Farc?

Lo que tiene claro Nariño es que va a aportar lo que sea necesario para la paz del país. Quiénes son y si ya están priorizadas esas zonas es una discusión que el propio gobierno aun no ha dado. Más allá de si queremos o no, vamos a estar en la línea de los amigos del proceso de paz.

-Pero indígenas y afrodescendientes han dicho que no están de acuerdo y ellos representan el 30% de la población nariñense.

Yo prefiero no hablar de especulaciones, sino de hecho reales. Vamos a ser protagonistas de la paz, el 29 de febrero estaré como gobernador invitado en un encuentro con Sergio Jaramillo, para exponer la concepción de paz territorial. Hablaremos de lo real y cuando llegue el momento de la discusión estaremos listos para aportar a la paz, pero no es sano hoy poner una posición en contravía o concordancia.

-¿Se podrá hablar de posconflicto en Nariño sin que el Eln firme la paz?

Yo creo que es un posacuerdo lo que vamos a vivir en Nariño, yo le decía al propio ministro de defensa que va a ser difícil hablar de paz en el departamento cuando todavía se sufren actos violentos, sería un momento de incongruencia frente a lo que se ve en televisión y lo que se vive en la realidad. Pero ahí es donde tenemos que hacer más énfasis y tenemos que contar con el respaldo de Gobierno Nacional y la comunidad internacional para hacer que el proceso de paz no sea una firma en La Habana, sino inversión y bienestar.

¿Cómo se recupera Tumaco de su peor daño ambiental en la historia por un derrame de crudo provocado por las Farc el año pasado?

Ese es un esfuerzo gigantesco en el que seguimos y hemos tomado la decisión de crear la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible. De esa manera nos preparamos para hacer frente a todos estos inconvenientes, así como para protegernos frente al cambio climático y conservar la biodiversidad.

-¿Cómo les va con el Fenómeno de El Niño y cuáles son los puntos más críticos de la sequía?

Tenemos inconvenientes especialmente en El Tablón de Gómez, en el resguardo de Aponte, que tiene un problema muy grande por una grieta y estamos con el estudio en mano sabiendo qué vamos a hacer al respecto. Lo que se ha pedido de manera preventiva es la evacuación de más de 100 familias de un sector. Estamos en esa tarea.

-Samaniego ha pedido con urgencia el desminado humanitario y en 16 de los 64 municipios de Nariño aun hay minas. ¿Cuánto más tardará el inicio del desminado?

Hay una claridad con el Gobierno Nacional y es que las prioridades no las pone alguien a su antojo, sino la realidad que tiene el país. Cómo ocultar que Samaniego ha tenido que padecer este flagelo, es una prioridad por las condiciones que ha vivido y esperamos se resuelva pronto.

-Nariño es uno de los departamentos con el indicador de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) más altos del país, 43,8% de la población. ¿Qué va a hacer para ampliar la cobertura de los servicios básicos?

Es un trabajo conjunto con el Gobierno Nacional, pero haremos un esfuerzo para dar a conocer que no estamos solo dispuestos a pedir, sino a aportar. Estamos construyendo de manera participativa nuestro plan de desarrollo, de las 13 subregiones de Nariño ya hemos completado 5. Vamos a continuar y ahí se van a identificar las necesidades para construir un plan de desarrollo participativo.

-A propósito que habla de los planes de desarrollo, ¿apoya la idea de incluir la política de reintegración de excombatientes en esos planes?

Sí, hay que incluir esa política, hay que ser incluyentes, ese es un propósito común.

-Nariño será el primer departamento en implementar la iniciativa Gobierno Abierto. ¿En qué consiste?

Se trata de crear un gobierno transparente. Quizá el componente más importante es la declaración juramentada de bienes de los funcionarios directivos de la Gobernación de Nariño, 40 funcionarios hemos publicado nuestra declaración de bienes juramentada en el portal GANA (Gobierno Abierto de Nariño). También está nuestra rendición pública de cuentas, a través de informes semanales. Esa es la primera fase que lanzamos la semana pasada. Lo que vendrá luego es la publicación del presupuesto departamental, dependencia por dependencia, cuánto recursos tienen y en qué se invierten estos.

-¿Y quién le hace auditoría a esos contenidos?

Lo nuestro es profundizar el control social, que es el control ciudadano. La ciudadanía es la aliada principal, pero también conocen de esto el Ministerio del Interior y USAID.

-Usted fue creador del movimiento Tienen Huevo. ¿A quién le daría hoy un huevo?

Eso hace parte de la historia patria, de aquellos momentos que pasaron y que fueron tan nutritivos (risas). Muchas condiciones todavía podemos calificarlas bajo ese criterio, pero hoy estoy en el ejercicio de responsabilidad gubernamental y asumo esa tarea.

-Algunos dicen que su administración y la de su papá, como alcalde en Ipiales, envían un mensaje de nepotismo. ¿Qué les dice?

Viéndolo desde afuera podría darse una idea de nepotismo. Pero lo que hicimos fue someter los nombres a consideración de la voluntad ciudadana. Cuando el año pasado capturan al alcalde de ese momento en Ipiales (por corrupción) y cuando éste acepta cargos es que se entiende por qué tuvimos que jugar nosotros electoralmente de esa manera. Hoy Ipiales lo sabe y lo reconoce. Lo que hicimos fue tener claro los derechos que tenemos como ciudadanos, que son el de elegir y ser elegidos. Hay legitimidad en esa decisión.

*@pilar4as