La minga indígena le responde al presidente Duque

Ayer murió un uniformado, que se suma a ocho heridos de la Fuerza Pública. Organizaciones sociales cuentan más de 25 heridos por las acciones del Esmad. La minga exige que el Gobierno garantice que no incumplirá lo acordado en el Plan de Desarrollo.

minga_indigena_3.jpg

La vía Panamericana, que comunica a Popayán con Cali, está bloqueada desde el 12 de marzo. / EFE

La minga indígena y campesina del suroccidente colombiano sigue subiendo de tono. Después de la reunión del presidente Iván Duque con los gobernadores de Cauca y Nariño y varios alcaldes de esa región, el primer mandatario dijo que este miércoles enviará una comisión para dialogar con miles de mingueros que protestan en la carretera Panamericana, desde hace diez días. Aún no hay una cifra oficial de heridos, pero se habla de más de 25 personas afectadas en las confrontaciones con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), de un uniformado muerto y de otros ocho lesionados.

El presidente Duque ha reiterado que no irá al Cauca hasta que cesen las vías de hecho. No obstante, los líderes indígenas y campesinos exigen su presencia para hacer un diálogo político sobre el asesinato de líderes sociales en esa región, el Acuerdo de Paz y la hoja de ruta de cómo será la implementación de las acciones e inversiones a pueblos indígenas, por $10 billones, que pactaron con el actual Gobierno.

Aída Quilcué, consejera de derechos humanos de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), reiteró que la minga no se levantará hasta que el Gobierno explique qué pasó con la agenda de temas pactada la semana pasada con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, y el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, con el fin de concretar la llegada de Duque al norte del Cauca.

La minga está concentrada en varios puntos estratégicos del centro y norte de ese departamento, pero se extendió a Huila y Caldas, en donde otro pueblos ancestrales se sumaron al pliego de peticiones que en esta entrevista explica Quilcué. El Gobierno insiste en que los pueblos indígenas tienen un capítulo especial en el Plan Nacional de Desarrollo, que suma $10 billones y que no entienden los reclamos. Pero según Quilcué, dicho capítulo no tiene asignación presupuestal y, como ha ocurrido en el pasado, “el Gobierno volverá a incumplir si no se deja consignado que es un capítulo, no un anexo, dentro del Plan Nacional de Desarrollo (PND)".

Sobre esta preocupacíón, la ministra Gutiérrez afirmó este martes en Caracol Radio: “En ponencia del proyecto del PND (ante el Congreso), se incluye los 216 acuerdos protocolizados y ya no son un anexo sino que forman parte del Plan”. Mientras tanto, Quilcué y la Minga reiteran en que sea el presidente Duque el que firme ese compromiso   en territorio caucano.

¿Cuáles son los puntos que la minga pretende dialogar con el presidente?

Hay dos sentidos: políticos y reivindicativos. Los políticos, sobre los cuales queremos tener un diálogo con el presidente, tienen que ver con la paz de Colombia y el asesinato sistemático que viven los líderes sociales y defensores de derechos humanos en estas regiones del país. Igualmente, los riesgos del territorio frente a las licencias mineras y la explotación petrolera a través del fracking (fracturación hidráulica). El otro punto son los derechos económicos, sociales y culturales, contenidos en acuerdos del pasado, que no se han cumplido.

Pero el presidente Duque dice que durante la consulta previa se acordaron $10 billones para los próximos cuatro años...

Durante la formulación del PND hicimos un proceso de consulta previa, se construyó un capítulo étnico y el Gobierno dijo que lo iba a incluir en el marco del Plan de Desarrollo como un capítulo, pero en la práctica lo que ha ocurrido es que ese capítulo se convirtió en un anexo más. Esto quiere decir que se puede cumplir o incumplir, como pasó en el gobierno de Santos. Por ejemplo, de los 223 compromisos que se pactaron con ese gobierno, con recursos de $8 billones, solamente el 9 % se cumplieron (ver gráfica).

Compromisos de gobiernos pasados, pero, según las comunidades, que no han sido cumplidos en su mayoría.

El presidente Duque ha mencionado que el CRIC quiere $3 billones más...

Sí, porque eso fue lo que arrojó el estudio de la comisión mixta la semana pasada, en la que estuvieron la ministra del Interior y el comisionado de Paz, frente a lo que se necesita para cumplir lo del pasado, que es la implementación de los sistemas de salud, educación y compra de tierras, entre otros. Están los $10 billones, pero están volando porque no tienen apropiación presupuestal.

Duque también ha mencionado que la minga pretende hacerle un juzgamiento político.

Al contrario, incluso la minga, en el marco de la voluntad política, se bajó del debate y propusimos que sea un diálogo político; eso fue lo que se acordó. No hemos venido a hacer un juicio a nadie, lo que queremos es hablar sobre nuestras preocupaciones; como la paz del país, que ha tenido un retroceso. Queremos hablar con el presidente de cómo seguir haciendo esfuerzos por la reconciliación, porque no podemos esperar que nos sigan matando, que sigamos siendo víctimas de este conflicto.

La minga insiste en que el presidente Duque vaya al Cauca. ¿Por qué?

Claro, porque nosotros hemos agotado todos los mecanismos de las reuniones con los ministros y lo que ellos dicen es que lo discutido es decisión del presidente de la República.

¿Hasta dónde está dispuesta a ir la minga en esta exigencia?

Sabemos que el Gobierno está dispuesto a dilatar la protesta y nosotros estamos dispuestos a permanecer aquí el tiempo que sea necesario.