Sigue la guerra en el río San Juan

“La gente tiene miedo de que vuelvan a bombardear”: líder indígena de Chocó

Tras el bombardeo de la Fuerza Pública contra el Eln en el resguardo Chagpien Tordó, ubicado en el Litoral de San Juan (Chocó), la población civil quedó atemorizada. Los indígenas piden que los armados respeten su territorio y que cese el fuego en medio del cual han estado durante años.

desplazados_nico.jpg

Los 254 desplazados de las comunidades de Chagpien Tordó y Chagpien Medio en Buenaventura van a completar un año sin poder volver a su territorio. / Nicolás Sánchez Arévalo

La comunidad wounaan, asentada a orillas del río San Juan, lleva décadas padeciendo la guerra. El lunes de esta semana el resguardo Chagpien Tordó fue escenario de bombardeos de la Fuerza Pública contra integrantes del Ejército de Liberación Nacional. Los indígenas calculan que en este resguardo se han dado unos 15 bombardeos: antes, contra las Farc, y ahora, contra el Eln.

Lea: Atrato abajo, la arteria de la guerra

La guerra en ese resguardo, ubicado a unas cuatro horas en lancha rápida por el río San Juan del puerto de Buenaventura (Valle del Cauca), ha sido tan intensa, que una parte de la comunidad se encuentra desplazada en el casco urbano de la ciudad portuaria. Entre el 20 de febrero y el 20 de marzo de 2017 salieron 254 indígenas de las comunidades Chagpien Tordó y Chagpien Medio tras combates entre actores armados porque se sentían confinados, es decir, sin poder cazar, pescar ni transitar libremente en su territorio por el miedo de los combates.

Las condiciones en las cuales se encuentran desplazados han sido muy complicadas, como lo ha documentado Colombia2020. Incluso, algunas mujeres optaron por vender su cabello para tener con qué alimentar a sus hijos.

En Chagpien Tordó quedan 530 habitantes resistiendo al desplazamiento. Uno de ellos es Baudilio Chocho, consejero de la Organización Pluricultural Indígena de Colombia, que habló con este diario sobre lo que pasó esa noche en que las Fuerzas Armadas bombardearon su resguardo a un kilómetro de donde se asentaba la población indígena.

¿Qué fue lo que pasó la noche del lunes?

Entre las 9:30 p.m. y las 10:00 p.m. hubo un bombardeo de parte del Ejército contra el Eln. Estamos afectados, pero no hubo ningún herido dentro de la comunidad. El bombardeo se dio donde trabajan los compañeros indígenas que tienen sus casitas, tienen sus ranchos, entonces cuando van se quedan unos cuatro días allá. Los indígenas habían salido hace unos días. A esos ranchos llegó el grupo armado, durmieron y se dio el bombardeo. Los grupos armados no tienen campamento en el resguardo. Eso es lo que nosotros queremos publicar, porque no es verdad lo que están diciendo. Estamos escuchando en las noticias que hay información, que no sé de dónde la recogieron, que nosotros nos estamos desplazando, que había heridos.

Le puede interesar: Río San Juan: no cesa el fuego

¿Qué tan lejos fue el bombardeo de donde están los civiles?

Más o menos a un kilómetro.

¿Qué afectaciones trajo el bombardeo?

Como fue cerquita de la comunidad, ese ruido asustó a la gente, salieron de las casas. Cuando hay esas situaciones se asustan los niños y los viejos. Los compañeros tampoco han salido a recoger el pancoger por el miedo. El miércoles seguían pasando los helicópteros, la gente tiene miedo de que vuelvan a bombardear.

¿Han considerado desplazarse?

No. Nos perjudica más desplazarnos. Los indígenas están acostumbrados a tener un espacio amplio en su casa, pero en una ciudad se está mal comido, mal atendido.

¿Qué les piden a los grupos armados?

Les pedimos respeto, porque si los grupos armados se nos acercan a los civiles puede haber, por ejemplo, balas perdidas que nos afecten, puede haber muertos o heridos. A todos dos les pedimos que hagan los enfrentamientos lejos de la comunidad.

¿Están pidiendo que vuelva a declararse el cese al fuego?

Sí, que se declare el cese al fuego porque o si no la guerra va a seguir afectando al pueblo.

Lea: Los sobrevivientes del río San Juan

¿Cómo vivieron el cese al fuego que se acordó hasta el 9 de enero?

Cuando estaba el cese al fuego todo estaba tranquilo, no había ningún bombardeo. Estamos cansados porque vivimos la época de las Farc, ahora con los elenos. En nuestro resguardo ha habido más o menos unos 15 bombardeos. Por eso estamos cansados. ¿Hasta dónde va a llegar el Estado destruyendo la fauna, las flores, el medioambiente, el espíritu que sostiene la vida de la madre tierra? Ojalá el Gobierno vuelva al cese al fuego. Nos libraríamos también del reclutamiento de los niños.

¿En el resguardo operan los grupos armados?

No. A veces pasan.

¿Qué mensaje le envían a la mesa de negociaciones entre el Estado y el Eln que está suspendida?

Si el Gobierno y la guerrilla llegan a tener diálogos otra vez nos llegaría una alegría a nosotros y a todo el pueblo.