Personajes del año

“Juntos podemos transformar a Colombia”: Ómar Guarín

El dirigente de organizaciones sociales es representante de la Federación de Pescadores Artesanales y Agricultores del Bajo Magdalena, con sede en Magangué. Lucha que le ha valido amenazas. 

omar_guarin.jpg

Ómar Guarín, defensor de derechos humanos.
Archivo

Desde 2004 estamos en esta lucha, trabajando por tratar de recuperar la pesca artesanal en la región, que era la empresa más grande que tenía Colombia en tiempos pasados. Los pescadores artesanales queremos que se nos reconozca como una comunidad con costumbres y saberes propios y ancestrales. Magangué está en el centro-sur de Bolívar, nos tocó la época del auge paramilitar. Muchos tuvimos que dejar de hacer presencia en actos públicos o irnos para poder conservar nuestras vidas.

(Vea el especial de los líderes sociales considerados personajes del año)

Nosotros luchamos por la recuperación ambiental de los humedales, los cuerpos de agua y las ciénagas. Y estamos convencidos de que tenemos que seguir unidos en este esfuerzo porque eso le va a permitir al país crecer en la defensa de los derechos de sus ciudadanos. Esa unidad implica un gran proceso social que determinará afianzar la seguridad alimentaria de muchas familias a través de la recuperación de la pesca artesanal. Mi llamado es avanzar y demostrar que tenemos un gran sentido de pertenencia de ella.

(Lea: “Hay que reconstruir este país que tenemos despedazado”: Luis Trujillo)

Y es en esa lucha que sabemos que se tocan intereses poderosos, de aquellos que se quieren quedar con las tierras baldías, de quienes quieren ejercer actividades como la ganadería extensiva o de los terratenientes que buscan adueñarse de los cuerpos de agua para que los pescadores no ejerzan la actividad en esos territorios. Por eso, muy a pesar de que la violencia ha mermado en toda la zona, ha habido asesinatos selectivos de compañeros, de líderes aquí y en otras regiones, y se siente temor.

(Puede leer: “Insistir, persistir y nunca desistir”: Pastora Mira)

Los Acuerdos de Paz son un paso importante para el país, pero seguimos a la espera de que esos sueños de reconciliación y de reconocimiento de derechos se cumplan para todos los colombianos. No deja de haber temores porque hay muchos intereses de muchos sectores y el posconflicto puede llegar a ser peor que el mismo conflicto que durante tantos años hemos padecido. Más aún cuando hay zonas donde siguen imperando los grupos armados al margen de la ley. En este momento aquí no se siente mucho, pero en sitios cercanos sí. Pero soy optimista ciento por ciento. Y siempre estamos tratando de divulgar a la población de que juntos podemos cambiar y transformar a Colombia”.