Así fue la visita a la zona de concentración en Tibú, Norte de Santander

Colombia2020 presenció la llegada de delegados de Gobierno, Farc y ONU que revisaron las condiciones de la vereda Caño Indio, lugar donde funcionará una de las 23 Zonas Veredales Transitorias de Normalización para la dejación de las armas del frente 33 de esta guerrilla.

rubin_morro.jpg

En la mesa principal en la vereda Caño Indio, Tibú, Norte de Santander, Rubín Morro, integrante del Estado Mayor Central de las Farc.
Daniel Salgar

Al llegar a Caño Indio, la vereda elegida por Gobierno y la guerrilla de las Farc como zona de concentración de los combatientes, al lado y lado de la trocha había soldados del ejército con brazalete blanco, especialmente preparados para guardar la seguridad de las zonas de concentración. Nuestro primer encuentro fue con un hombre de barbas blancas y largas, quien llegó con dos acompañantes. "Mucho gusto, bienvenidos, soy Jimny Guerrero, comandante del frente 33 de las Farc", dijo al estirar la mano para saludar. Los tres hombres estaban acompañados por miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de representantes de los países garantes, Cuba y Venezuela. (Vea nuestro especial sobre las zonas veredales)  

Para todos los presentes -el alcalde de Tibú, el personero Richard Claro, funcionarios de la Defensoría, la Gobernación de Norte de Santander, Pastoral Social, entre otros- la escena era demasiado extraña. Los guerrilleros, aún no desmovilizados, sin que se haya establecido su zona de concentración, caminando en son de paz junto al Ejército. "Uno no cree hasta que lo ve, y aun así nos falta ver mucho más para seguir creyendo", dijo uno de los funcionarios a bordo de la caravana que salió de Tibú hacia las 8 de la mañana al encuentro de la comisión tripartita y llegó a Caño Indio hacia las 10. Los carros transitaron la trocha maltrecha y una inmensa nube de polvo.

Mientras la comisión tripartita de Gobierno, Farc y ONU adelantaba las labores técnicas de verificación del espacio que ocupará la zona veredal, al lado de la escuela se reunieron los habitantes de la comunidad llevando mensajes de apoyo al proceso de paz. Con banderas blancas y pancartas que decían: "Con la esperanza puesta en que lo acordado en La Habana se cumpla en Colombia". "Recibimos con agrado al gobierno nacional y a las Farc Ep".

(Lea: Comisión de La Habana llegó a la zona de concentración en Policarpa, Nariño).

Ahí también estuvo el presidente de la Junta de Acción Comunal de Caño Indio, Luis David Rincón, más conocido como Tory, y los de las cuatro veredas circundantes, que son Palmas Mirador, El Progreso, Chiquinquirá y Casa de Zinc. Conversando a la sombra de un árbol, todos coincidieron en que es necesario apoyar al proceso para cerrar el capítulo de violencia con las Farc, que durante años ha sido el grupo con mayor presencia en este territorio.

Pero la cosa va más allá. Como dijo Carmen María Carrillo, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Palmas Mirador, "por fin llegó la hora en que todos miran para acá, pueden ver que hay un proceso en el que muchos dudamos, porque después de tantos años sufriendo en las montañas es difícil creer. Pero nos alegra que vengan a ver si por fin llegan los servicios, la educación, todo lo que necesitamos".

En la apertura del evento, la Junta de Acción Comunal de Caño Indio manifestó su apoyo a los acuerdos de paz. Resaltó el acuerdo de víctimas como principales beneficiaros del proceso. El presidente dijo que es un logro ver juntos como hermanos a gobierno y Farc. Y recordó que en Catatumbo hay 11 mil campesinos muertos, 5 mil desaparecidos y cien mil desplazados por la violencia.

Los presidentes de las Juntas de Acción Comunal de las veredas del sector exigieron a la mesa de La Habana resolver la situación precaria en materia de salud, educación, vivienda digna, participación política, derecho a la tierra, reparación y no repetición.

Yebrail Heddad, secretario de gobierno de Norte de Santander, dijo que es un día histórico. "Estamos construyendo y haciendo parte de la historia. Los que tenemos menos de 60 años no sabemos lo que es vivir sin conflicto". Hizo un llamado a los otros integrantes de organizaciones subversivas para alcanzar una paz estable y duradera.  Manifestó, además, la voluntad de apoyar el proceso y aportar desde el presupuesto de la Gobernación para satisfacer las necesidades de las comunidades históricamente olvidadas.

Por parte de las Farc, el saludo lo hizo Rubín Morro, integrante del Estado Mayor Central de la guerrilla. Se declaró expectante y conmovido por lo visto en la vereda. Envió un saludo de parte de todos los sectores de las Farc que han luchado en armas y ahora están listos y comprometidos con una salida negociada al conflicto. Señaló que el establecimiento de la zona veredal no afectará la vida de la comunidad. "Al contrario, las instituciones seguirán vigentes, regirán normas de convivencia y seguridad y la autoridad la tendrá la comunidad". (Ver galería)

Por parte del gobierno, el saludo lo hizo Gerson Arias, asesor de la oficina del Alto Comisionado para la Paz. Dijo que arranca hoy un hito histórico: "Caño Indio va a ser protagonista de lo que significa estar ad portas del fin del conflicto". Dijo que en La Habana sesionan para concretar los puntos que definen el fin de la guerra. "Después de la firma arranca realmente el proceso de la construcción de paz estable y duradera. Esa paz se construye entre todos, desde las comunidades, y se trata de que las Farc empiecen a hacer política sin armas".

El padre Víctor Hugo, de la Pastoral de Víctimas de Tibú, cerró diciendo que "la paz no es una ideología, es un componente que debe nacer en el corazón de todos los seres humanos". Y reveló que al comandante del frente 33, Jimmi Guerrero, lo conocía desde años antes de volver a encontrarlo este jueves. "Me dijo: vamos a salir de la clandestinidad. Y yo le dije: No viejo, no es solo eso. Usted va a salir a ser buen colombiano".

Las demás inspecciones

Hoy las delegaciones del Gobierno y las Farc terminaron el  60% de  las visitas técnicas previstas a las áreas donde estarán ubicadas las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y los Puntos Transitorios de Normalización. En los últimos tres días se inspeccionaron 5 puntos y 13 de las zonas propuestas.  

Hoy los grupos de trabajo visitaron los siguientes sitios: Vereda Caño Indio, en Tibú, Norte de Santander;  vereda Florida que comparte jurisdicción con los municipios de Carmen del Darién y Riosucio, Chocó; Robles, Buenos Aires, Cauca; El Carmen, La Montañita, Caquetá; Charras en San José del Guaviare y La Y en Macarena, Meta.
 
Mañana,  los delegados  y delegadas del Gobierno Nacional, de las FARC-EP y de los observadores internacionales de la Misión de las Naciones Unidas en Colombia, visitarán las veredas que fueron seleccionadas para la ubicación de zonas y puntos en los municipios de Ituango, Antioquia; San Vicente del Caguán, Caquetá;  Mapiripán, Meta, Arauquita, Arauca y San José del Guaviare. El trabajo técnico estará enfocado en delimitar las zonas propuestas, establecer el perímetro de seguridad para que el Mecanismo de Monitoreo y Verificación pueda cumplir su función, la ubicación de los campamentos y la evaluación de la infraestructura existente en las áreas.