Lo bueno, lo malo y lo feo de las zonas veredales

Con la extracción de las armas de los excombatientes de las Farc, el fin de las zonas veredales y la creación de los nuevos espacios de capacitación y normalización, este es el balance de funcionamiento de los lugares de concentración que se instalaron desde febrero pasado. 

unidades_del_frente_daniel_alanda_y_mariscal_sucre_que_operaron_principalmente_en_el_sur_de_narino_se_desplazaron_a_la_zona_veredal_la_variante_tumaco_narino._-_farc.jpg

Desde enero de este año las unidades de las Farc comenzaron su movilización hacia las zonas veredales.
/@FARC_Occidente.

LO BUENO:

- El propósito para el que fueron creadas se cumplió a cabalidad.

- El cese al fuego se cumplió sin mayores contratiempos. Se presentaron 42 incidentes de violación al cese al fuego y de hostilidades por parte de las Farc y 10 por parte de Gobierno, pero estos incidentes no pusieron en riesgo el proceso.

- La dejación de armas culmina este martes 15 de agosto de manera efectiva con la extracción de los contenedores de las 26 zonas veredales y puntos transitorios.

- El Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación, con participación de observadores de la ONU, miembros de la Fuerza Pública y de las Farc, funcionó y hoy es un modelo a nivel internacional. Nunca antes se había creado una fuerza de este tipo para verificar el cese al fuego.

- Las zonas se transforman en espacios donde iniciará el proceso de reintegración, que incluye capacitación, finalización del proceso de identificación y cedulación de los excombatientes, y arranque de los proyectos productivos.

- Las Farc están a punto de lanzar su partido político, el fin último de este proceso: dejar las armas y luchar con las palabras.

LO MALO

- Los retrasos en la adecuación de los campamentos por parte del Gobierno. Después de ocho meses, aún quedan tareas pendientes en las zonas de Icononzo y Planadas, en el Tolima, y de Tumaco, en Nariño.

- Las acciones en reincorporación tampoco han avanzado como se esperaba. Faltan cerca de 800 excombatientes por recibir su cédula y aunque el SENA ha estado presente con cursos de capacitación y algunas universidades realizado trabajo social, no hay una acción coordinada desde el Gobierno.

- No existe aún un plan de reincorporación. La transformación de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) hacia la nueva Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN) no muestra avances.

- No hay certeza sobre cómo los excombatientes accederán a tierras en las que puedan desarrollar sus planes de reincorporación orientados a proyectos agrícolas.

- Las disidencias de las Farc que se mantienen en territorios estratégicos como Putumayo, Guaviare, Meta y Caquetá. 

LO FEO

- Las Farc no tenían claridad sobre su proceso de reintegración. Sus esfuerzos en la negociación estuvieron más centrados en los términos técnicos del cese al fuego y en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). La reincorporación se negoció al final y de afán.

- Los asesinatos de miembros de las Farc y sus familias son el gran lunar de este proceso. A pesar de los anuncios del Gobierno para control de la seguridad, siguen ocurriendo estos crímenes. Van seis excombatientes asesinados.

- No queda claro cómo se garantizará la seguridad de las zonas que ocupan los excombatientes, no solo para protegerlos a ellos, sino a las comunidades aledañas.

- Quedan interrogantes sobre cómo se integrará a los campesinos, comunidades afrocolombianas e indígenas a los proyectos productivos para los exguerrilleros.

- Las Farc se demoraron en la consolidación de los listados de sus miembros presos en las cárceles para acceder a los beneficios que otroga la JEP de amnistía y libertad condicionada. Además, a última hora incluyeron nombres de sus integrantes, dejando la sensación de que pueden haber "colados".