Economía crecería 0,3 puntos porcentuales adicionales por 15 años

La paz le costará a Colombia $130 billones

Para este año se estiman $1,8 billones para invertir, que se incluyeron en la adición presupuestal de 2017 para atender las inversiones más urgentes del posconflicto en 170 municipios priorizados, señala el Ministerio de Hacienda. Los sectores que más se financiarán son agricultura, construcción de edificaciones y de obras civiles y comercio. 

paz_en_calle4.jpg

El Ministerio de Hacienda proyecta que en 15 años se requieren $130 billones para temas del posconflicto. / AFP

El crecimiento adicional de la economía por efecto de la firma de la paz sólo comenzará a reflejarse en unos cuatro o cinco años. Los mayores beneficios del posconflicto sí comenzarán a percibirse de forma inmediata con la posibilidad de una mejor asignación de recursos para programas sociales y de infraestructura, mientras que por el lado del gasto militar se espera que modere su crecimiento.

Las experiencias internacionales y los innumerables estudios sobre los dividendos de la paz en Colombia hablan de una ganancia adicional sobre la expansión del PIB (Producto Interno Bruto) de entre 0,5 y un punto porcentual. En el Marco Fiscal de Mediano Plazo de 2017, el Ministerio de Hacienda contempla que “los dividendos de ausencia de (las) Farc y de IPP (inversiones para la paz), el rédito de la paz en el crecimiento de PIB (Producto Interno Bruto) total asciende a 0,30 pp (puntos porcentuales) en promedio durante los próximos 15 años”.

El Gobierno estima que esos beneficios de un mayor crecimiento “alcanzará su pico entre 2024 y 2026, en donde ascendería a 0,4 pp”. Agrega el informe que “la evidencia acá presentada sugiere que el dividendo de la paz existe, es positivo y significativo, aunque muy inferior al estimado en otros trabajos”.

El Ministerio de Hacienda estima que los costos totales de las obras y acciones que requiere el posconflicto superan los $130 billones para un período de 15 años. Esos recursos provienen de distintas fuentes, dijo la viceministra de Hacienda, Ximena Cadena, quien indicó que para este año se proyecta 0,9 % del PIB, contando todas las fuentes de financiación y con recursos provenientes del Presupuesto General de la Nación sería 0,3 % del PIB. Alrededor del 36 % del valor de las inversiones para la paz se financiará con recursos del Presupuesto General y el 64 % restante se cubre con las demás fuentes.

Para este año se estiman inversiones de $1,8 billones en los temas relacionados con la paz. “Teniendo en cuenta algunos rubros de adición relacionados con la paz que están involucrados en los sectores, sería $1,8 billones que se incluyeron en la adición presupuestal de 2017 para atender las inversiones más urgentes”, señaló la funcionaria. Son 170 municipios priorizados.

Esos recursos se destinarán a obras para desarrollar en las zonas veredales con los temas de reincorporación de los guerrilleros y la sustitución de cultivos, programas que ya están en marcha.

El analista Wilson Tovar, gerente de investigaciones de la firma de corretaje Acciones y Valores, considera que el anuncio de los $130 billones deja tranquilo al mercado financiero porque “los gastos inicialmente van a ser bajos para lo que, eventualmente, debería significar un proceso de paz con unos efectos tan dramáticos durante los últimos 50 años”.

Es una cifra conservadora que va a ser invertida en la senda de los siguientes 15 años y “el grueso de la financiación va a ser Presupuesto General sin dañar la estabilidad fiscal del país”, dijo Tovar. Agregó que se espera que no se extralimiten los compromisos de la regla fiscal, importante para mantener la inversión extranjera en diferentes frentes. “Eso va a ser tranquilizador”, indicó.

En el informe del Gobierno se proyecta que los sectores productivos que más se financiarán con el fin de la guerra son “agricultura (dividendo total de 1,5 pp por año hasta 2031), construcción de edificaciones (1,2 pp) y de obras civiles (0,5 pp), y comercio (0,6 pp)”.

Daniel Velandia, director de research de Credicorp Capital Colombia, considera que los mayores beneficios del posconflicto en la economía se conocerán por lo menos en cinco años. “Comparto, y estoy de acuerdo con los estudios y la experiencia internacional, que el crecimiento adicional puede ser entre 0,5 y un punto más al año, pero probablemente se vea más a mediano y largo plazo. No en los próximos dos o tres años”, dijo.

El Gobierno considera que el impacto del fin de la guerra en el PIB departamental “se estima en 1,57 pp en promedio. La variable que explica en mayor medida este dividendo es la reducción en los eventos de conflicto, entre los cuales se resaltan los ataques a la infraestructura (aumenta el PIB departamental entre 0,63 y 0,76 pp)”.