Circunscripción decimotercera

La curul del Magdalena Medio

Seis municipios de Bolívar y uno de Antioquia conforman esta circunscripción, a donde hace poco más de un año regresaron el secuestro masivo y los hostigamientos.

eln.jpg

El Magdalena Medio es una de las zonas con presencia histórica del Eln. / AFP

Hasta hace apenas más de un año, las implicaciones de estar en medio del conflicto armado causaban terror en el sur de Bolívar. El secuestro de 15 pescadores por parte del Ejército de Liberación Nacional (Eln) en el municipio de Morales, el 15 de enero de 2016, hizo que los pensamientos de sus habitantes se trasladaran a los años más crueles de la confrontación. (Vea el especial de circunscripciones especiales de paz)

Pocos meses antes, en octubre de 2015, la prensa registró un cruce de disparos en el casco urbano del municipio, en el cual participó la misma guerrilla, un hecho que, según los habitantes, no se presentaba desde hacía unos cinco años.

 

En vísperas de las elecciones regionales, el ruido de las balas obligó a Nidia Fonseca, registradora delegada, a salir de la comunidad debido a que su vida corría peligro. El corazón del Magdalena Medio bolivarense siempre ha tenido presencia de guerrillas. Hoy sus pobladores tienen miedo porque con la dejación de armas de las Farc y las negociaciones de paz en el Eln, no es ningún secreto que esta alejada región puede convertirse en un bastión paramilitar, con una fuerte influencia del clan del Golfo.

No es sólo porque este grupo armado, que opera principalmente en Antioquia, ha logrado extender sus tentáculos en la región, de la que hacen parte 32 municipios de Bolívar, Antioquia, Boyacá, Cesar y Santander, sino porque la delincuencia común se ha multiplicado. Unas veces operando con nuevos nombres y otras mediante la bandera del temido clan. Esto ha creado un creciente ambiente de zozobra entre sus habitantes.

El Magdalena Medio es uno de los principales corredores del narcotráfico y en algunos municipios la actividad ilegal minera es extrema. Los adjetivos y categorías con los que se califica a este territorio hacen que seis municipios de Bolívar (Arenal, Cantagallo, Morales, San Pablo, Santa Rosa del Sur y Simití) y uno de Antioquia (Yondó) conformen la decimotercera circunscripción especial de paz.

Lea más sobre el tema: Cauca, Nariño y Valle: territorios de violencia

De acuerdo con el informe de la Misión de Observación Electoral (MOE), en esta circunscripción hay 67 puestos de votación, con 219 mesas disponibles para que puedan sufragar 83.104 personas. Sin embargo, la dificultad para acceder a estos puestos de votación en la mayoría de los municipios es media y alta. En Yondó, específicamente, la MOE señala que la dificultad es extrema.

La participación electoral durante las elecciones de Cámara y Senado en 2014 fue de 47,5 % y 47,8 %, respectivamente. Asimismo fue bastante baja en las votaciones de primera vuelta a la Presidencia (34,2 %), pero alcanzó el 46,1 % en la segunda vuelta. Sin embargo, para el plebiscito del pasado 2 de octubre, que buscaba la refrendación popular del Acuerdo de Paz, la participación fue de apenas 37,4 %.

La torta electoral tras las elecciones al Legislativo estuvo repartida entre el Partido Liberal, Cambio Radical, el Partido de la U, el Centro Democrático y el Partido Conservador, para la Cámara, mientras que al Senado, además del Liberal, el Conservador y Cambio Radical, Opción Ciudadana obtuvo la mayor votación en San Pablo y Arenal.

En las elecciones a la Presidencia, los resultados también estuvieron reñidos. En primera vuelta, Santos ganó en cuatro de los siete municipios. En la segunda fueron cinco los que apoyaron al hoy presidente, mientras que Santa Rosa del Sur y Simití mantuvieron su votación a favor del candidato del Centro Democrático. A pesar de que la balanza se puso a favor de Santos en la segunda vuelta presidencial, el No se impuso en cinco de los siete municipios de la circunscripción durante el plebiscito del 2 de octubre (Yondó, Morales, San Pablo, Santa Rosa del Sur y Simití).

Más información aquí: Arauca y la estela del conflicto armado

Pero desde 2014 hasta ahora pocas cosas han cambiado y los habitantes de esta región deberán asistir a las urnas en 2018 en medio de los riesgos que representan, como señala el informe, la presencia del Eln, el arraigo, todavía alto, del paramilitarismo en la región y la actividad del crimen organizado.

Actores del conflicto que se disputan los caminos y territorios donde también hay cultivos de uso ilícito. De los siete municipios que conforman la circunscripción, Santa Rosa del Sur (con 307 hectáreas) y San Pablo (con 229 hectáreas) son los que mayor cantidad de cultivos ilícitos albergan en sus tierras.

(Le puede interesar: "Chocó y Antioquia, a elecciones en medio de la guerra")

También, según los registros de la MOE, entre enero de 2016 y abril 20 de 2017 se ha presentado el asesinato de un líder social, en San Pablo, lo que clasifica dentro de los hechos de violencia social, que representa el 0,6 % del total de las circunscripciones y el 0,2 % del total nacional. Con la circunscripción 13, la región Caribe vuelve a ser protagonista en el posacuerdo, pues los ojos de las autoridades deberán centrarse allí, no sólo para la época electoral, sino para el enfoque de los programas de inclusión económica y fortalecimiento de la seguridad.