Jairo Quintero, el veterano de Farc en la guerra del Magdalena Medio

Reinaldo Cala Suárez fue el fundador de la guerrilla en la Sierra Nevada de Santa Marta. Ingresó a la insurgencia en Barrancabermeja en 1982 y terminó en la dirección del Bloque Magdalena Medio. En La Habana (Cuba) integró la subcomisión del fin del conflicto y, tras el fin de la guerra, lideró tareas para la reincorporación de los excombatientes de las Farc.

jairo_quintero.jpg

Jairo Quintero es el representante a la Cámara de la FARC por Santander. / Archivo El Espectador.

Reinaldo Cala Suárez, nació en el sur de Santander en el municipio de El Palmar el 3 de noviembre de 1964. Estudió hasta tercer grado de primaria en esa población, aunque su máxima escuela, dice él, estuvo en las filas de la insurgencia desde que ingresó a los 16 años. Entonces fue Alonso Cortés, comandante del frente 12 de las Farc, el mentor de Jairo Quintero (su nombre de guerra) y uno de los mandos medios de las Farc, cuyo final fue la muerte en combates años después en el departamento del Cauca.

Vea nuestro especial Del monte al capitolio: los congresistas de la Farc

Esos 35 años de guerra los vivió caminando el norte del país. Su alzamiento en armas se dio en Barrancabermeja a orillas del río Magdalena, fue trasladado al Frente 10 de las Farc en Arauca y a finales del 82 terminó en la Costa Atlántica en la creación de la guerrilla en esa región. Años después llegaría a la Sierra Nevada de Santa Marta a implantar la influencia de la insurgencia en el Magdalena Medio, Cesar, La Guajira y parte del Atlántico.

Tres décadas después de su ingreso a las Farc, cuando terminó la guerra a mediados de 2016, regresó a su tierra natal para acoger el mandato que le asignó el naciente partido de la exguerrilla: ser el candidato a la Cámara de Representantes por el departamento de Santander.

Escuche nuestro podcast: De la selva al capitolio, el tránsito político de las Farc

Ahora, la imagen de Cala Suárez parado dentro de un hotel en el norte de Bogotá, posando para una foto, sorprende. Al final de la guerra las fuerzas estatales en varias operaciones lo dieron por muerto. La última, de la que escapó ileso, sucedió en mayo de 2015 tras el bombardeó a un campamento del Bloque Magdalena Medio de las Farc, cuyo máximo comandante era Pastor Alape, actualmente en la vida civil Pastor Lisandro Alape Lascarro.

Por ese mismo hecho y por el bombardeo a los guerrilleros del frente 29 de las Farc en el departamento del Cauca, los líderes de la insurgencia que dialogaban en la Habana con el Gobierno de Juan Manuel Santos decidieron suspender el cese el fuego unilateral que habían decretado cinco meses atrás.

También lea: Jesús Santrich, un congresista comunista pedido en extradición

Es el único excomandante de las Farc que dirigió las unidades militares con cabello largo. Por esa característica sus compañeros de guerra lo llamaron “Jairo Mechas”. Durante los 35 años que militó en la insurgencia fue el fundador de la guerrilla en la Sierra Nevada de Santa Marta y terminó como uno de los comandantes del Bloque Magdalena Medio.

También lea: Sergio Marín, el congresista más joven de la FARC

A mediados de marzo de 2016, cuando el Gobierno y la insurgencia no cumplieron con la primera fecha pactada para entregar el acuerdo final, a la mesa de negociaciones de La Habana llegaron Cala y otros jefes guerrilleros como “Julián Caballero”, “Samuel Arango” y “Sonia González”. Todos fueron delegados para reforzar las subcomisiones del fin del conflicto y de género, que construyeron el acuerdo general para la terminación del conflicto.

Jairo Quintero dejó las armas en la zona veredal de Carrizal en Antioquia. Luego, tras convertirse en la mano derecha de Pastor Alape en los años de la guerra, pasó a representar al partido de la Farc, junto a Alape, en el Consejo Nacional de Reincorporación en donde también tienen asiento dos miembros del Gobierno.

Ahora recorre el país, principalmente el departamento de Santander, con escoltas y carro blindado. Tiene la función en el consejo de reincorporación, pero además fue designado por la dirección del partido de la exguerrilla como el candidato a la cámara baja por su tierra natal. “Queremos ayudar a que se consoliden acuerdos con organizaciones y movimientos guerrilleros. Con movimientos que provengan del paramilitarismo y que hoy delinquen en Colombia para que la paz pueda ser completa”, concluye Cala.