Iván Márquez pide pronunciamiento de la ONU para que el Acuerdo de Paz no fracase

A través de una carta conocida por este diario, el jefe negociador de paz de las Farc Luciano Marín le pidió a Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, una declaración sobre la obligación de implementar el documento firmado en el Teatro Colón de Bogotá. “Ojalá que la ONU pueda rescatarlo del tenebroso abismo de los procesos de paz fallidos”, escribió.

marquez-doc.png

Iván Márquez, quien fuera el jefe negociador de las Farc, desapareció a mediados de este año, luego de que capturaran al exjefe guerrillero Jesús Santrich.

La misiva de dos páginas, fechada el 28 de noviembre de 2018, está dirigida al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, y firmada a computador por Iván Márquez, o Luciano Marín, quien fuera el jefe negociador de la guerrilla en los diálogos de La Habana. Márquez salió del Espacio Territorial y de Reincorporación de Miravalle ( al norte de Caquetá), en donde se encontraba, argumentando falta de garantías jurídicas a raíz de la captura del exjefe guerrillero, Jesús Santrich, quien sigue actualmente detenido en la cárcel La Picota, acusado de conspirar para enviar cocaína a los Estados Unidos.

“Hay más pruebas contra el Fiscal que contra Santrich. Contra este no hay ninguna. Que cesen el abuso procediendo a liberarlo”, escribió el pasado 20 de noviembre en Twitter, luego de que no se conociera nada de él durante casi cinco meses, refiriéndose al escándalo de corrupción que sacude por estos días al país con la revelación de los audios que darían cuenta de que el Fiscal General de la Nación conocía denuncias de corrupción del caso Odebrecht antes de ser fiscal.    

“Como jefe del equipo negociador de las FARC-EP en los Diálogos de Paz de La Habana, quisiera compartir con usted las preocupaciones y perplejidades de la gran mayoría de los guerrilleros y sus mandos, y de la gente del común frente a la persistencia del Gobierno del presidente Duque en modificar, aún más, el Acuerdo que ya fue desfigurado profundamente en el transcurso de su implementación normativa”, escribió en la última misiva dirigida al secretario Guterrez.

También lea: En busca de “Iván Márquez” y el “Paisa”

Luego, recordó que las Naciones Unidas tienen el mandato de monitorear y verificar lo relativo a garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones y conductas criminales que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales y movimientos políticos. “En este campo, como usted lo sabe bien, señor Secretario General, la realidad es bastante triste”, puntualizó.

Esta última misiva indicaría que Márquez estaría agotando los recursos jurídicos acordados en el documento de La Habana, entre otros, como el que contempla el compromiso de la comunidad internacional, especialmente, el de las Naciones Unidas para velar por el cumplimiento de lo pactado. Y, aunque la cooperación internacional ha estado activa y decidida en apoyar la implementación del acuerdo de paz, Márquez insiste en que se deben prender las alarmas.

Recomendado: Las pruebas de Santrich y lo que grabó la DEA

Por eso, detalló los compromisos de varias agencias y organismos de las Naciones Unidas, los cuales adquirieron funciones particulares para acompañar la implementación de cada uno de los puntos del acuerdo de paz. “Por ejemplo: a la FAO y al PNUD le correspondería hacer seguimiento al cumplimento de la implementación del punto 1. “Hacia un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral”. A la UNESCO y al PNUD el punto 3.2 “Reincorporación”; y a la Oficina del Alto Comisionado de ONU para los Derechos Humanos, la revisión de la situación de las personas privadas de la libertad, procesadas o condenadas, por pertenecer o colaborar con las FARC-EP”, dijo.

Igualmente, agregó que quedó establecido que “la UNODC y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos acompañaría la implementación del compromiso de “lucha y desmantelamiento de las organizaciones criminales” (punto 3.4); La UNODC “Solución al problema de las Drogas Ilícitas” (punto 4). ACNUR y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos se ocuparían del punto 5. “Víctimas”. Y respecto al punto transversal de “Enfoque de género”, su asistencia y acompañamiento corresponde a ONU Mujeres y a la Representante del Secretario General para violencia sexual en el conflicto”.

Puede leer: La carta que ‘Iván Márquez’ y otros exmandos medios de FARC le enviaron a la JEP

Al final,  le solicitó al secretario Guterres que las distintas agencias encargadas del acompañamiento se dirijan al gobierno del presidente Duque y a la sociedad colombiana informando lo que queda por hacer, las causas de los retrasos, etc. "Notamos en el Gobierno dejadez y ausencia de implementación de lo acordado en materia de Reforma Rural, Reforma política, Circunscripciones de paz, Sustitución cultivos… Son letales las modificaciones introducidas en la implementación legislativa a asuntos tan vitales para la normalización de la vida colombiana como la Jurisdicción Especial para la Paz, y el funcionamiento de la Unidad Especial de desmantelamiento de organizaciones paramilitares (punto 74 de la JEP)", sostuvo.

Semanas antes, ya se había conocido otra carta de Márquez a la Misión de la ONU en Colombia, a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y a Jesús Santrich. También, a finales de octubre pasado, luego de la solicitud de comparecencia por parte de la JEP y su compromiso con la paz de Colombia, cerca de ocho excomandantes, entre ellos, Iván Márquez, enviaron una carta al organismo de justicia transicional para ratificar que están en el proceso, pero que tienen críticas contra el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, quien "ha ayudado a destruir el proceso de confianza", escribieron.