Esto piensa una víctima de que el Congreso haya hundido las circunscripciones de paz

Miopía y egoísmo político en función de sus intereses personales. Así calificó Soraya Bayuelo, líder de víctimas de Montes de María, que el Congreso haya sepultado esta figura para hacer política en los territorios más golpeados por la guerra. 

data1650312.jpg

Soraya Bayuelo, líder de víctimas de Montes de María. / El Espectador.

Este lunes se cerró la posibilidad de que revivan las 16 circunscripciones especiales de paz para que las víctimas del conflicto lleguen al Congreso, luego de que no tuvieran la votación suficiente para ser aprobadas.

Vea más información sobre las circunscripciones especiales de paz que no fueron aprobadas

Desde entonces, se han escuchado los comentarios de analistas y políticos sobre el tema. Pero, ¿qué piensa una de las líderes de víctimas que pensaba aspirar a través de esta figura al Congreso?

“Hay una miopía en la clase política que no ve más allá de sus intereses particulares. Nosotros pusimos las tristezas y las muertes y por eso era legítimo ese derecho de representación. ¿Cómo van a venir al territorio después esos políticos que nos negaron esa oportunidad? ¿Con qué cara?”. Fueron las palabras de Soraya Bayuelo,  quien en los últimos años se ha destacado como una de las líderes más importante en los Montes de María. Su trabajo y persistencia tienen raíz en las afectaciones directas que tuvo el conflicto armado en ella y su familia.  

Vea el especial de las circunscripciones especiales de paz que no aprobó el Congreso

En julio de 1998 su hermano, Milton Bayuelo, murió en una de las masacres perpetradas por estructuras de las autodefensas en Carmen de Bolívar. Dos años después, en agosto de 2000, su sobrina tuvo un final trágico al estallar un artefacto explosivo que el frente 37 de las Farc había puesto en una ferretería de la plaza principal del Carmen de Bolívar. Desde entonces, Soraya se dedicó a trabajar para darles voz a las víctimas a través del Colectivo de Comunicaciones Montes de María, con el que, en 2003, ganó el Premio Nacional de Paz. Además, hizo parte de una de las delegaciones de víctimas que viajó a La Habana (Cuba) para reunirse con los equipos negociadores.

Por eso se siente autorizada cuando dice que el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc era el único en el mundo que había dicho que las víctimas serían el centro, sin embargo, hoy no ve ese centro “por ningún lado". Y agregó: "somos el centro pero para invisibilizarnos y para no darnos oportunidades. Eso debe romperse”.

También le puede interesar: “No se puede pedir perdón por obligación”: líder de víctimas

Esta mujer respondió a los congresistas del Partido Conservador que aseguraron que no iban a votar porque las circunscripciones estaban planteadas en lugares donde había cultivos de uso ilícito.  “Es absurdo e irónico de decir que no hay garantías en estos lugares en este momento porque son en esos mismos lugares donde se han elegido los políticos tradicionales. Durante los años más duros de la violencia en Montes de María votaron e incluso en medio de bombardeos la Registraduría se las arregló para sacar los votos en helicóptero. Hoy, que los tiempos son otros es increíble que el Estado no garantice ese proceso. Nosotros no somos cifras somos sujetos políticos de derechos ¿me entiendes?”.

Esta líder de víctimas de Montes de María, una de las regiones más golpeadas por el conflicto armado, detalla que en su región ya estaban juntando voluntades políticas alrededor de una plataforma que les permitiera presentarse a la octava circunscripción especial de paz que correspondía al Caribe.

De hecho, ya se habían perfilado algunos candidatos,  mujeres y campesinos, y se buscaban acuerdos. Soraya Bayuelo era una de las interesadas en llegar al Congreso para llevar las preocupaciones de su territorio, en especial para velar por el cumplimiento del punto 1 del Acuerdo de Paz sobre desarrollo rural, porque según ella Montes de María es de vocación agrícola, “una tierra fértil que sufrió mucho con la violencia”.

“Las circunscripciones de paz eran la voz propia de las víctimas que han defendido el acuerdo de paz porque entendemos que es mil veces mejor el silencio de los fusiles que el ruido de la guerra”. Tras el hundimiento de las circunscripciones de paz y tras haber seguido de cerca el debate que se dio en el Congreso, Soraya Bayuelo dice con determinación: “Vamos a seguir luchando para que se reconozcan nuestros derechos, las víctimas no nos quedamos estancadas en el tiempo, somos constructores de paz y sobrevivientes, por eso lo único que les diría a los congresistas que se opusieron a esto es que dejen de estigmatizarnos, de decir que somos guerrilleros, así en letra en grande lo digo, porque están dañando nuestro buen nombre y nuestra memoria. Muchos fuimos víctimas también de la guerrilla”.