Responde el presidente Santos

¿Dónde está el resto de armas de las Farc?

A pesar del hito histórico que marcó la dejación de armas de las Farc, no a todos dejó contentos. Principalmente, desde la oposición se ha sostenido que las 7.132 armas que quedaron en manos de la ONU no representan la totalidad de las que estaban en poder de la guerrilla.

colombia-farc-peace-process_afp.jpg

La ONU se encargó de verificar la dejación de armas de la guerrilla.
AFP

Por ejemplo, el senador Álvaro Uribe Vélez, del Centro Democrático, cuestionó que el mismo presidente Santos, a mediados de marzo, hablara de 14.000 armas y se dejaran un poco más de la mitad. “Está bien que entreguen armas, pero desarme total no hay”, dijo el senador en un video.(Vea: "Las preguntas más comunes (y sus respuestas) sobre el desarme de las Farc")

Una opinión similar tuvo la representante María Fernanda Cabal, del mismo partido, al señalar en el espacio digital Abrebocas, de El Espectador, que no generaba confianza el hecho de no poder ver la dejación de armas. “¿Por qué tiene que ser oculto? Den confianza a los ciudadanos para que podamos creer”, señalo Cabal.

Los cuestionamientos también han girado alrededor de los casi 10.000 fusiles —que cayeron en cajas con paracaídas sobre Guainía y Vichada— negociados por las Farc con una de las fichas principales del gobierno de Alberto Fujimori, en Perú, en la década de los 90. (Le puede interesar: "¿Dónde están las armas de los otros procesos de paz?")

Sin embargo, el presidente Juan Manuel Santos intentó dar claridad sobre el asunto y calificó las acusaciones de la oposición como el rebusque de razones “para no celebrar una buena noticia”.

“¿Dónde están las armas de Montesinos?”, se preguntó el primer mandatario durante su discurso en la entrega de la nueva sede de la Contraloría General y, refiriéndose al general Jorge Nieto, director de la Policía Nacional, habló sobre los operativos que se desarrollaron en contra de la guerrilla durante la última década. (Lea: "Dejación de las armas: el tiempo de la palabra")

“Todos los días que hicimos operativos se incautaron 4 o 5 fusiles, se encontró una caleta. Llevamos 10 años, yo por lo menos desde que fui ministro de Defensa, incautando fusiles y caletas. Cientos de miles de fusiles están en manos de las Fuerzas Militares y de la Policía”, dijo el jefe de Estado.

No obstante, y a pesar de lo señalado por Santos, se hace necesario señalar que aún queda un proceso por cumplir, y es el de la extracción de las más de 900 caletas de las Farc que se encuentran repartidas en diferentes puntos del territorio nacional.

Desde el próximo 1° de agosto, fecha en la que las Farc también deberán entregar la lista de bienes con los que se financió su lucha armada, los jefes, excombatientes y miembros de la ONU se dedicarán a ubicar y obtener las caletas que contienen armas y material explosivo. La fecha límite determinada para finalizar la extracción, incluida la destrucción del material explosivo inestable que esté en el interior de las caletas, es el 1° de septiembre.

Para el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, hay que esperar a que “ocurra el hecho completo”, refiriéndose al desarme de la guerrilla. Dejó claro que aún falta revisar el contenido de las caletas de la guerrilla y que ese acto como tal podría generar la confianza que se necesita. “No se puede hacer crítica sobre hechos que están por ocurrir. Eso no ayuda a generar una forma de ver sensata del proceso”, dijo a El Espectador.

La desconfianza que se ha posado sobre el proceso de paz con las Farc, a pesar de un hecho tan contundente como la dejación de las armas, parece no querer irse.