‘Bayron Yepes’, el aspirante de la Farc a la Cámara de Representantes

Esta es la historia insurgente detrás del hombre que espera llegar al Congreso por el partido de la exguerrilla. Jairo González Mora, es su nombre de pila.

bayron_yepes.jpg

Bayron Yepes se llamó durante 34 años alzado en armas contra el Estado. Hoy, su nombre en la legalidad es Jairo González Mora y tiene 56 años./ Cristian Garavito.

En agosto de 2009 se dijo que su cuerpo estaba en la morgue de Granada (Meta). Según las autoridades judiciales 'Byron Yepes', había muerto en un bombardeo a un campamento de La Honda (Meta). Incluso, el Cuerpo Técnico de Investigación (Cti) se atrevió a asegurar que las pruebas eran las muestras de su ADN.

Yepes permaneció en la clandestinidad hasta 2011, cuando el diario El Tiempo controvirtió la versión que dos años atrás había asegurado: que “Julián Villamizar o 'Bayron Yepes', uno de los consentidos del comandante guerrillero 'Mono Jojoy', había muerto en un combate. Llegó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en 1983.Ingresó al frente 14 que operaba en San Vicente del Caguán. Tenía 22 años y duró 34 alzado en armas contra el Estado. 

Lea también: El paso real de las Farc a la política

Hace meses dejó el camuflado y el fusil, pero no la gorra verde con la estrella roja, la comunista. Durante el desarme de la guerrilla, lideró la zona veredal con este fin en el municipio de Vistahermosa (Meta), donde se concentraron 337 combatientes, quienes dejaron sus fusiles en manos de las Naciones Unidas.

Durante los días de la guerra, Yepes fue un hombre importante para el otrora Bloque Oriental de las Farc. Hizo parte del Estado Mayor desde el año 2000, luego de abandonar la cárcel Modelo de Bogotá, por vencimiento de términos en el proceso que le adelantaba la justicia ordinaria. Entonces retornó a la zona de distensión en el Caguán donde la guerrilla negociaba con el gobierno de Andrés Pastrana. Allí se puso a órdenes de Víctor Julio Suárez o “El Mono Jojoy”, el comandante de ese bloque.

Desde ese día se convirtió en un líder importante para Suárez, tanto así que lo nombraron miembro del Estado Mayor del Bloque Oriental (Embo). En 2004 fue enviado a Vista Hermosa (Meta) para comandar la margen derecha del río Guejar y enfrentar a los paramilitares que estaban en la margen izquierda.

Lea también: El proceso de democratización de las Farc

Ya en el proceso de paz que las Farc adelantaba con el Gobierno de Juan Manuel Santos en La Habana (Cuba), en septiembre de 2016 por primera vez apareció en los Llanos del Yari (Caquetá), donde la exguerrilla desarrolló su décima y última conferencia como insurgencia.

Fue el encargado de toda la logística del evento que duró más de seis días y donde el pleno del entonces Estado Mayor Central avaló y refrendó la  firma del acuerdo de paz con Santos. En ese momento Mora aún era 'Bayron Yepes'.

Hasta julio de 2017, cuando hablé con él en esa zona, las trincheras ya estaban desmoronadas en las orillas del río Guejar. Entonces habló del desarme de las Farc y de su futura participación en política: “Hacemos un llamamiento a todos los sectores políticos del país para que ya pasemos la página de la guerra, para que lleguemos a un entendimiento en el sentido de no utilizar más las armas en la política, hacer un pacto social y político. Ya es hora de que el país se enrumbe por el camino de la civilidad, de la democracia, que no sea necesario la utilización de las armas en la política que es lo que ha venido ocurriendo”, comentó.

Al silenciar los fusiles, Yepes terminó como el jefe de organización del Bloque Oriental del Estado Mayor (Embo) y en agosto de 2017 quedó entre los 111 miembros de la dirección colegiada del naciente partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc).

También lea: Rodrigo Londoño, Timochenko, fue nombrado presidente del partido Farc

Por los años trajinados de la guerra, quien hoy ya no es ´Bayron Yepes´, sino Jairo González Mora, se conoce como la palma de su mano la región de los Llanos Orientales. Así como también fue punta de lanza de Suárez en Bogotá, en las milicias urbanas, actividad que desarrolló justo cuando lo capturaron en el centro de la capital en 1998.

Hoy, la guerra parece cosa del pasado, y sabe que tendrá que comparecer ante la Justicia Especial para la Paz (Jep), para esclarecer los hechos más graves que lo involucran. Se comprometió a contar la verdad, reparar a las víctimas y acogerse a las sanciones que determine este tribunal de justicia transicional. Al tiempo, espera poder representar al partido Farc en la Cámara baja por la circunscripción de Bogotá, buscando materializar el acuerdo de dejar las armas para hacer política.