Un diálogo improbable entre los campesinos e Isagen

La sexta fábula de la colección ¡De otra manera! cuenta el diálogo, que después de superar muchos obstáculos, entablaron los campesinos del Cañón de las Hermosas (Tolima), con la empresa Isagen y la Fuerza Pública para exponer sus inquietudes y denuncias sobre el impacto que les trajo esta hidroeléctrica.

pieza-general_nota.png

Encuentre esta fábula este 1 de noviembre con el impreso de El Espectador. / Ilustración: Nicolas Chirokoff

Los protagonistas de la fábula Un diálogo improbable, la sexta historia de ¡De otra manera! son varios insectos: hormigas, mantis y escarabajos. Las pequeñas hormigas se ven afectadas por lo que hacen los otros al desviar el agua de un río para su propio beneficio. Las mantis creen que así van a traer beneficios para otros animales y para ellos mismos, pero en ese camino encuentran una enorme resistencia de las hormigas que en cambio ven en esa acción algo muy perjudicial para su vida. En ese momento deberán entre todos descubrir cómo acercarse para resolver con diálogo sus enormes distancias.

Le puede interesar: Un nuevo aire en el cañón de Las Hermosas

Esta historia ocurre en el Cañón de Las Hermosas (Tolima), zona de alta riqueza hídrica, y está inspirada en la lucha y denuncia de los campesinos de esta región, que buscaron denunciar los abusos de la Fuerza Pública y manifestar su resistencia a la construcción de la hidroeléctrica de Isagén, porque aseguraban que había secado sus quebradas de la parte alta de la cordillera.

Luego de la persecución de sus líderes, protestas y de la creación de asociaciones de defensa del medio ambiente, se dieron cuenta de que el único camino que traería resultados sería el diálogo.

Le puede interesar: La fábula que relata el regreso a casa de los excombatientes del Quintín Lame

Por lo tanto, en el 2003 propusieron la fundación de una Mesa de la Transparencia en la que se reunirían a hablar todos los actores: campesinos, ejército, autoridades locales y la empresa. “De pronto, de todas las violaciones que se dieron en su momento no se solucionó ninguna, pero evitamos que siguieran pasando, y eso para nosotros es muy importante”, dice Manuel Sánchez representante de Asohermosas, la asociación de campesinos que recoge a las 28 juntas de acción comunal del corregimiento y a 17 organizaciones de productores.

En los primeros encuentros se respiraba desconfianza, pero poco a poco empezaron a llegar a algunos acuerdos, escuchando los reclamos y manteniendo siempre el diálogo. Hoy en día, la Mesa de la Transparencia sigue funcionando como mecanismo para discutir diferentes temas de la cotidianidad en el territorio.

Le puede interesar: El valiente retorno a su pueblo de la comunidad de la Unión Peneya (Caquetá)

Juntos, entre campesinos, empresa y Fuerza Pública, construyeron lo que llamaron “el viejo testamento”, un documento que contiene el Plan de Manejo Ambiental, en el que se enmarca una controversia vigente: si los secamientos de quebradas de la parte alta de la cordillera obedecen al túnel de la hidroeléctrica, como aseguran los campesinos, o si, como dice la empresa, son producto del cambio climático, las actividades antrópicas (humanas) y las inadecuadas prácticas de agricultura, entre otras causas. Aun así, la empresa y los campesinos han acordado adecuar y construir acueductos en las veredas con mayor problemática de abastecimiento.

Un diálogo improbable hace parte de la colección ¡De otra manera! Fábulas sobre acuerdos en Colombia, creada por ClickArte y Colombia2020. Encuentre estas ocho historias coleccionables en la edición impresa de El Espectador todos los viernes, a partir del 28 de septiembre.