Sexta historia de Libros que cambian: ‘Einer y sus sueños indestructibles’

En la zona veredal de Gallo en Tierralta (Córdoba), la escritora Pilar Lozano encontró la historia de un joven que con su cámara fotográfica descubre un nuevo mundo sin amenazas ni violencia

biblogallodoble1.jpg

"La mula literaria", ilustrada por Olga Cuéllar.

Un adolescente de trece años con la cara salpicada de lunares y con sus sueños intactos. Así describe Pilar al personaje central de su historia: Einer. A lo largo de estas páginas, ella revela las historias de un joven que ha vivido los horrores de la guerra a su corta edad y que no dejó que eso opacara sus anhelos. Hacer un documental, tomar fotografías de todo lo que le gusta y escribir historias en los computadores que llegaron junto con la biblioteca móvil, son algunos de ellos.

Lea también: ‘La mirada de Yadir’, la quinta historia de Libros que cambian

Y es que la biblioteca no solo significó para los niños de estas veredas conocer nuevos mundos, olvidarse del día a día para tener un espacio donde pudiesen imaginar aventuras y escenarios donde eran héroes. También les permitió conocer por fin un computador y una tablet de verdad. Antes, se los imaginaban a partir de los modelos en cartón que la “profe” Rosiris les hacía.

Einer pudo aprender a manejar una cámara de video y de fotografía, lo que se convirtió en más que un hobbie. Con ellas pudo grabar las salidas en canoa de Víctor, el bibliotecario, quien hacía este ejercicio para llevar los cuentos a todas las veredas. De ahí la comenzaron a llamar “la canoa literaria”.

“El proyecto es muy bonito porque es ver cómo la gente en cada sitio está descubriéndose. La biblioteca les cambió la vida, la canoa literaria, la mula literaria. Quise que todos tuvieran caras de libros porque es una cosa simbólica, de lo que significa una biblioteca en un sitio de estos, donde ni siquiera tenían luz”, relató Olga Cuéllar, la ilustradora de este relato.

Pilar Lozano, por su parte, fue la escritora a quien la idea de Libros que cambian le llegó un día a la cabeza. “Nosotros no hemos pensado en los niños, en los jóvenes. No les preguntamos cómo vivieron la guerra, qué sintieron, qué piensan de la guerra, y ahora tampoco los estamos visitando a preguntarles cómo están viviendo la paz y qué es para ellos. Fue cuando vi lo de las bibliotecas móviles y dije que, si encontrábamos historias en todos los sitios, íbamos a poder pintar el país”, explicó.

La historia ‘Einer y sus sueños indestructibles’ la podrán encontrar el próximo domingo 15 de octubre de manera gratuita con la edición impresa de El Espectador. La idea de estos ocho fascículos, creados por escritores que viajaron a las zonas veredales y pintados por las manos de ocho importantes ilustradores colombianos, es que narren las vivencias de los jóvenes de los territorios más lejanos y más afectados por la guerra y la forma en que sus vidas se han transformado con la llegada de los libros.

También le puede interesar: Cuarto relato de Libros que Cambian: 'Jesusa, una mujer nasa'

La inspiración de estos escritores vino de la mano con la llegada de las bibliotecas móviles, un programa del Ministerio de Cultura, a las zonas veredales donde las Farc dejaron las armas.