Paso a paso

¿Qué pasará después de la firma del acuerdo con las Farc?

El 23 de septiembre, cuando se firme  el acuerdo final entre el Gobierno y la guerrilla, se pondrán en marcha varios mecanismos para hacer posible que los combatientes lleguen a las zonas veredales y a los campamentos para dejar las armas y reintegrarse a la vida civil.

El proceso de dejación de armas por parte de las Farc será paulatino, pero no podrá durar más de 6 meses. Así lo acordaron Gobierno y guerrilla el pasado 23 de junio. Aún faltan detalles técnicos por ajustar, pero ya se conocen algunas de las reglas que deberán cumplir las partes para que la dejación de armas y el cese al fuego bilateral y definitivo sea una realidad.

El cronograma prevee unos tiempos muy específicos para que las Farc dejen las armas bajo control del personal técnico de Naciones Unidas. Cinco días después de la firma, las unidades guerrilleras deben comenzar a desplazarse, junto a sus armas de acompañamiento, hacia las zonas veredales. Antes deberán entregar los cilindros, tatucos y demás armas artesanales o hechizas, consideradas inestables, para que personal de Naciones Unidas lo destruya.

Una vez instalados en los campamentos, ubicados en las zonas veredales, los miembros de las Farc deben dejar las armas en un armerillo bajo supervisión de la comandancia guerrillera.

Los miembros de la misión de Naciones Unidas empezarán a recoger las armas, 60 días después del comienzo de las zonas, para almacenarlas en unos contenedores. Al terminar la zona veredal, a los 180 días, las armas serán dispuestas para elaborar tres monumentos que estarán en Bogotá, Cuba y la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Si algún combatiente debe salir de la zona de ubicación, debe hacerlo de civil y sin armas. Está prohibido hacer actos de proselitismo dentro de la zona.

EL MECANISMO DE MONITOREO Y VERIFICACIÓN

El acuerdo establece que las partes conformarán un Mecanismo de Monitoreo y Verificación,  compuesto por integrantes de la Fuerza Pública, de las Farc y de delegados de Naciones Unidas, pero aclara que serán estos últimos los encargados de dirimir las diferencias y hacer recomendaciones a las partes.

Cada zona de ubicación tendrá una sede local de Monitoreo, habrá ocho instancias regionales y una de orden nacional.

Los equipos de monitoreo son los encargados de recoger y documentar las denuncias que reporten posibles violaciones al cese al fuego. Las instancias regionales y la nacional de verificación están encargadas de verificar si hubo violación o no. 

El Mecanismo de Monitoreo y Verificación tiene acceso sin limitación a las zonas veredales y también tiene acceso a las unidades de la Fuerza Pública.