Conozca a los animales de “Un territorio incierto”

Los ratones de bosque, las nutrias y los jaguares simbolizan a tres actores que en Briceño (Antioquia) dejaron atrás los odios para quitar las minas antipersona de su territorio. En la vida real fueron civiles, guerrilleros y militares quienes se unieron para esta labor. 

jaguar.jpg

Ilustraciones: Nicolas Chirokoff / Fotografías: Getty Images.

La elección de los ratones de bosque, los jaguares y las nutrias tienen su propósito específico en “Un territorio incierto”, la tercera fábula de la colección ¡De otra manera! Según Diana Ospina, la escritora de esta fábula, los ratones simbolizan en esta historia la población campesina por su agilidad con las manos y su importante labor como sembradores.

Vea también: Civiles, guerrilla y militares desminan juntos, así es la tercera historia de ¡De otra manera!​

Con respecto a las nutrias, que representan a los guerrilleros, Ospina afirma que “retratan ese constante peligro, por la sensación que dan de que no hay espacios realmente seguros para los ratones gracias a su mayor tamaño y alargado cuerpo”. Además, como las minas antipersona se colocaban estratégicamente cerca de zonas de alimentación y fuentes de agua, las nutrias podían ser víctimas fáciles de las minas, agrega. 

Los jaguares por su parte son animales potentes, que no revelan miedo y generan una verdadera amenaza para las nutrias. Ellos simbolizan al Ejército. 

El hecho de que estas tres especies sean tan distintas, ya que en la realidad no tienen ningún tipo de dinámicas de asociación, “sirve en esta fábula para acentuar el trabajo en equipo y la importancia de superar la desconfianza que se tiene por el otro, para trabajar por un bien común”, resalta Ospina. 

Además de estos animales endémicos de la región antioqueña, en la fábula también podrán encontrar plantas nativas como el mararay de San Carlos y el lirio de campo. 

Ratón de bosque

Handleyomys

Sus ojos están adaptados para ver en la oscuridad, ya que es un animal de hábitos nocturnos. Su cola les sirve para mantener el equilibrio y además se caracterizan por ser buenos escaladores, saltarines y nadadores, por la facilidad de agarre que tienen con sus manos.  

Son prácticamente herbívoros, pero ocasionalmente comen insectos e invertebrados.

Nutria

Lutrinae

Son mamíferos principalmente acuáticos y carnívoros, que conviven con otras especies de animales sin problemas, a pesar de que son muy territoriales. Se caracterizan por ser de los pocos animales en el mundo que usan herramientas para buscar alimentos. Por ejemplo, usan rocas para abrir conchas. 

Pueden permanecer en el agua hasta por seis minutos, por eso viven en lugares donde haya cuerpos de agua cercanos. Son pequeños, con un promedio de un metro de largos y pesan aproximadamente 14 kilogramos. Se han identificado en todo el mundo 13 especies distintas de nutrias. 

Algunas de estas especies están en peligro de extinción por la tala de árboles, la caza o la contaminación del agua donde viven. Su pelaje es el más denso de todos los animales porque a comparación de otras especies marinas, no tienen grasa para mantener el calor. 

Jaguar

Panthera onca

Es el felino más grande América y el tercero después del tigre y el león. Puede medir hasta 2,5 metros y pesar hasta 100 kilos. 
Cuenta con visión nocturna, ya que también es de hábitos nocturnos. Es un animal solitario, tiene uñas retráctiles y es un ágil nadador. Sus manchas negras en todo el cuerpo le sirven como camuflaje al momento de cazar otros mamíferos. Es considerado un superdepredador, lo que equivale a decir que está en lo más alto de la cadena alimentaria.  

Su pervivencia corre riesgo por las actividades de cacería y disminución de su hábitat. La gente también tiende a matarlos por considerarlos una amenaza. Sin embargo, son claves para estabilizar los ecosistemas, pues regula las poblaciones de especies que caza. Solo un 3% de los jaguares en Colombia está en áreas protegidas. 

Lirio del campo

Aphelandra flava

También lo llaman cresta de gallo. Es un arbusto de hojas grandes, opuestas y ovalados. Sus flores parecen espigas, de color rojizo, que se van cayendo por la parte más baja del tallo a medida que va creciendo. 

Se reproduce por esqueje, es decir, por fragmentos de la planta que son separados.

Mararay de San Carlos

Aiphanes leucostachys

Las únicas plantas que hay de mararay de San Carlos en el mundo están al margen de la cascada La Chorrera. Son las ocho únicas especies existentes de este tipo de palma.

Sus hojas tienen forma de cola de pescado y alcanza los tres metros de alto. Según la Corporación Autónoma Regional de las cuencas de los ríos Negro y Naré, esta planta “fue descubierta en 1880 por el explorador alemán Wilhelm Kalbreyer, y no se volvió a encontrar hasta un siglo más tarde, cuando una pequeña población fue localizada en 1981 en los alrededores de la cascada La Chorrera. Jamás se ha vuelto a encontrar en ningún otro lugar del mundo”.