Un Congreso internacional en Medellín para no volver a la guerra

Delegados de Suráfrica, Sahara occidental, El Salvador, México y Guatemala compartirán experiencias sobre cuáles han sido los principales obstáculos para superar el conflicto armado. A esa reflexión se sumarán excombatientes de grupos ya desmovilizados en Colombia como Auc, Farc, Eln, Epl y M-19.

avanza_colombia_imagencut.jpg

Imagen de las mesas temáticas del Congreso Internacional #ParaNoVolverALaGuerra. / Cortesía Avanza Colombia

Desde este martes 24 de abril hasta mañana, en el Teatro de la Universidad de Medellín, tendrá lugar un congreso internacional con un nombre muy sugestivo: “Para no volver a la guerra”. Serán dos días de trabajo que empiezan hoy con unas mesas temáticas en las que participarán delegados de diferentes sectores de la sociedad que pretenden trabajar en un pacto de voluntades que garantice alcanzar, de una vez por todas, una paz estable y duradera.

El miércoles, entre tanto, se desarrollarán tres paneles, dos de ellos abordarán cinco experiencias internacionales con el fin de analizar las lecciones aprendidas que nos dejan los pactos de paz y su sucesivo desarrollo en lugares como el Norte de África o el Sahara Occidental, que a pesar de haber sellado un pacto de paz en 1991 cuenta hoy con el campo de refugiados más grande del mundo con cerca de 240.000 personas. También se estudiarán fenómenos como el de las maras que surgieron después de la negociación en El Salvador, o las complejidades y similitudes con casos como México y Guatemala

Según Alejandro Toro, director de la Fundación Avanza Colombia, convocante del congreso, este espacio de diálogo reflexivo sobre experiencias de procesos de negociación y diálogos de paz a nivel mundial, permitirá desarrollar propuestas sobre las oportunidades y acciones preventivas en el caso de Colombia.

Por eso el tercer panel convoca a personas que hicieron el tránsito de la guerra a la paz en diversos momentos de la historia colombiana: Luis Guillermo Pardo Cardona, en representación del M-19; Rodrigo Granda, miembro del partido Farc, que negoció el acuerdo en La Habana; Juan Carlos Cuéllar, militante del Eln por más de 30 años y quien hoy ostenta la figura de gestor de paz con ese grupo insurgente; Jaime Fajardo Landaeta, quien fue negociador del proceso de paz entre el Gobierno y el Epl, en 1991; y Rodrigo Pérez Alzate, excomandante de las Auc.

 “La importancia de este panel radica en la diversidad ideológica de sus participantes. Es necesario profundizar en los factores históricos y políticos que generaron el conflicto y la posibilidad de sellar un pacto de paz, según el contexto social en el momento de cada proceso de negociación”, recalca Alejandro Toro.

Al final del evento se busca proponer acciones preventivas y lograr garantías de no repetición, entregando un pacto que se llevará ante los candidatos presidenciales y el nuevo Congreso que se posesionará el próximo 20 de julio. “La firma de la paz con las Farc no nos aseguró casi nada. Sacamos unas armas, pero siguen los asesinatos de líderes sociales, el incumplimiento de las partes a lo pactado.

La firma del pacto tendrá como garante y testigo al cantautor colombo argentino Piero.