“Para salvar el proceso de paz, pedimos la liberación inmediata de Jesús Santrich”: Márquez y “El Paisa”

La carta de Jesús Santrich, recluido en la cárcel La Picota, celebrando la solidaridad para quienes exigen su libertad; el regreso del máximo negociador de paz de esa guerrilla, Iván Márquez, al espacio territorial de Miravalle, para presionar la excarcelación de Santrich y, Timochenko, por otro lado, exigiendo cohesión y respeto de los exguerrilleros por lo acordado. ¿Eso qué significa?

ivan_marquez_y_santrich.jpg

Este viérnes Iván Márquez envió una carta anunciando que se instalaría en el Espacio Territorial de Miravalle (Caquetá). Horas después apareció en esta foto con "El Paisa"./@IvanMarquezFARC

Este sábado, tras las decisiones de la justicia colombiana de negarle la libertad condicional a Jesús Santrich, volvió a aparecer el máximo negociador de paz de las Farc, Iván Márquez, quien el pasado viernes anunció su viaje indefinido al espacio territorial y de reincorporación de Miravalle. En su cuenta de Twitter publicó una foto junto a Hernán Darío Velásquez, conocido como 'El Paisa' y, durante la guerra, el máximo jefe de la columna Teófilo Forero de esa guerrilla.

Y reapareció con un mensaje contundente para lo que podría ser el futuro del acuerdo de paz de La Habana: “desde todos los ETCR (Espacios Territoriales para la Reincorporación), para salvar el proceso de paz, pedimos la liberación inmediata de Jesús Santrich. Defendamos todos el cumplimiento de los Acuerdos de La Habana”, escribió Márquez en la red social y adjuntó una foto en la que aparece junto a “El Paisa”, con el fondo de varios afiches que dicen: “No más montajes, no más traición. Santrich inocente”.   

Lea: “Lo de ‘Santrich’ es la prueba de fuego para la paz”: Rodrigo Rivera

El trino lo fijó Márquez dos horas después de que el máximo jefe de la exguerrilla, Timochenko, también enviara una carta explícita y contundente para los excombatientes que se encuentran en los 26 espacios territoriales del país, luego de dejar las armas. “Nuestro principal patrimonio a lo largo de la lucha revolucionaria es nuestra autoridad moral y ética ganada al calor de la lucha diaria, fruto de nuestra consecuencia entre lo que decimos y lo que hacemos”.

Obviamente refiriéndose al capítulo de narcotráfico que, en este momento, empaña la historia de la exguerrilla y su carácter comunista y revolucionario. Según las autoridades norteamericanas, hace dos semanas, Santrich estaba negociando con emisarios del cartel de Sinaloa el envío de diez toneladas de cocaína a los Estados Unidos. Eso desató la captura del exjefe guerrillero y la posterior crisis en el partido Farc, la que parece estar en su punto más alto.

Timochenko, en la misma carta, evidenció la fractura que estaría viviendo la antigua insurgencia por este hecho y, por eso, fue contundente en un apartado, a la hora de hacer un llamado a la cohesión: “Se entiende que tenemos muchas necesidades, pero no por eso nos debemos dejar calentar los oídos de los que nos vienen a pintar pajaritos de oro, soluciones extra rápidas. Etc., muchas veces son provocaciones para hacernos daño”.  

Le puede interesar: El operativo para ordenar la captura de "Santrich"

Santrich, por su parte, sigue su brega desde una celda en la cárcel La Picota de Bogotá. Ya completó trece días en huelga de hambre y su estado de salud no es el mejor. Ha enviado sendos mensajes de que prefiere morir antes que terminar extraditado y recluido en una cárcel norteamericana. Incluso, a través de un lacónico mensaje de voz, se despidió de su familia y de los exguerrilleros que lo acompañan en la protesta.

La situación no es fácil. La división dentro de las Farc se viene registrando entre dos líneas ideológicas: la de Timochenko y la de Márquez. La disputa empezó en La Habana por la diferencia de posturas respecto a la negociación con el Gobierno. Y se hizo más visible en agosto de 2017 cuando la exguerrilla constituyó su partido político y eligió su dirección nacional.

Lea: Excombatientes de Farc se agruparon en 32 nuevos lugares

La base guerrillera, la que había estado en el monte, no estaba tan contenta con el protagonismo de los que habían estado en las Farc, pero desde la ciudad. Entonces se dijo, que Santrich, Márquez y “El Paisa” tenían una gran ascendencia entre la guerrillerada y lo demostraron con votos en el congreso constitutivo: Márquez fue el más votado con 880 votos, Santrich fue tercero (después de Pablo Catatumbo) con 835 votos, ambos ganándole el pulso a Timochenko.

Así es el actual panorama del acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno. Mientras el máximo jefe de la exguerrilla pide cohesión en este momento, pero coherencia a la hora de actuar; Márquez se refugia en Miravalle (Caquetá), a la espera de decisiones en el caso de Jesús Santrich, quien, todo indica, sería extraditado a los Estados Unidos luego de que el sobrino de Iván Márquez, Marlon Marín, declare ante la justicia norteamericana para lo que pidió ser llevado al país del norte.