CICR se encargará de las operaciones de traslado en terreno

Comienza la salida de los niños de las Farc

En un punto estratégico elegido por las Farc comenzará este sábado la primera fase del proceso de desvinculación de menores de edad de las filas guerrilleras. Acompañamiento internacional, la clave.

ninos.jpg

La salida de menores de las Farc fue acordada en mayo por los equipos negociadores en La Habana.
EFE.

No existe una cifra exacta que dé cuenta de la magnitud del fenómeno. Incluso el propio alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, señaló esta semana que el número ha venido variando y que ni el secretariado ni el equipo negociador de las Farc en La Habana saben con certeza cuál es. Lo cierto es que hoy, con la puesta en marcha del protocolo para la salida de menores que aún permanecen vinculados a las filas de las Farc, se buscará poner fin a una controversia que había sido motivo de fuertes críticas en las últimas semanas por parte de la oposición, que reclamaba por la falta de avances significativos en la materia.

Sobre todo porque el anuncio de las Farc de desvincular a los menores de sus tropas se había dado en mayo y, tras la firma del Acuerdo Final en La Habana el pasado 24 de agosto, poco se conocía sobre lo pactado en ese sentido. Pero ya con una hoja de ruta establecida y el plan transitorio de acogida diseñado, el camino comienza a despejarse este sábado.

La salida, según explicó ayer el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo, será progresiva y no se dará en un solo momento. “El número depende de cada campamento. Van a salir paulatinamente de los campamentos en diferentes regiones del país. No va a ser simplemente un solo momento, es un proceso y esta es la primera fase”, detalló al señalar que por tratarse de menores no habrá imágenes ni registro del proceso y será el CICR el que informe al país sobre los avances.
Jaramillo recalcó la importancia del acuerdo y señaló que el compromiso de las Farc es entregarnos un listado completo con los nombres e información de todos sus miembros y los menores de edad que saldrán de las filas guerrilleras.

Aunque no hay detalles precisos sobre cómo se desarrollará la primera fase, se sabe por el momento que existen dos categorías: los menores de 15 años (que según han dicho las Farc son pocos), y los jóvenes entre 15 y 18 años. Según el protocolo revelado el pasado martes, el CICR será el encargado de liderar el equipo de traslado que coordinará las operaciones y del que además hacen parte dos delegados de las organizaciones sociales de la Mesa Técnica encabezada por la Defensoría del Pueblo y la Consejería de Derechos Humanos de la Presidencia de la República. En los territorios, además, harán presencia defensores de familia capacitados para resolver imprevistos que se puedan presentar.

Asimismo, se estableció que antes de iniciar el traslado de los menores, el CICR se encargará de hacer una valoración preliminar de su estado de salud y verificará sus identidades e información personal para redactar actas de salida.
El siguiente paso será entregar los menores y adolescentes a un equipo de “recepción” conformado por representantes de Unicef –y apoyado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)–, que operará en lugares transitorios definidos previamente en los que, además, se les realizará un examen médico y psicológico más riguroso para determinar en qué casos se requiere una atención especializada.

Esta veeduría internacional ha sido bien recibida por otros organismos también interesados en apoyar el proceso. “Me alegra ver que el compromiso y los infatigables esfuerzos de todos aquellos que han sido parte de este proceso, especialmente de las delegaciones del Gobierno de Colombia y las Farc, están a punto de dar resultados tangibles para los niños que han sido profundamente afectados por el conflicto”, aseguró este jueves la representante especial de la ONU para Niños y Conflictos Armados, Leila Zerrougui.

La siguiente fase, tras la entrega de los menores al equipo de Unicef, será la de reincorporación, reparación integral e inclusión social. Según lo establecido en el acuerdo firmado en mayo, en este proceso se priorizará “la reintegración familiar y comunitaria, en sus propias comunidades o en comunidades culturalmente similares, en la medida de lo posible y en el menor tiempo posible, siempre teniendo en cuenta la opinión y el interés superior del menor de edad”.

Sobre el tratamiento legal que recibirán, en lo pactado quedó claro que en ningún caso los menores de 14 podrán ser declarados penalmente responsables y que a los de 14 a 18 años se les aplicará el beneficio del indulto por la rebelión y delitos conexos “cuando no haya impedimento en las leyes colombianas”.