Estará hoy en el Encuentro de Diálogo entre Opuestos

“Los políticos deben adherirse al espíritu básico del Acuerdo de Paz”

Bishnu Sapkota, director de la Iniciativa de Transición a la Paz de Nepal, asegura que un diálogo entre los dirigentes, la academia y la sociedad civil puede mejorar la percepción sobre el Acuerdo en Colombia.

bishnu.jpg

Bishnu Sapkota, director de la Iniciativa de Transición a la Paz de Nepal. / Cortesía Fundación Chasquis

Colombia puede aprender mucho de Nepal. En ese país también se enfrentaron a una guerra intestina, protagonizada por guerrillas de izquierda radical que buscaban acabar una monarquía que imperaba desde el siglo XVIII e instaurar una república federal. Después de una década de enfrentamientos, no hubo salida distinta a un acuerdo final de paz que derivó en la participación política de las fuerzas insurgentes y la búsqueda de la reconciliación.

Allá también ha habido inestabilidad política, desigualdades sociales y polarización. Y el primer paso para superar los obstáculos en el proceso de transición de la guerra a la paz consistió en abrir los canales del diálogo. Así lo considera Bishnu Sapkota, director de la Iniciativa de Transición a la Paz de Nepal, quien participa hoy en el Encuentro Internacional de Diálogo entre Opuestos en Procesos de Transición, un evento organizado por la Plataforma de Diálogos Improbables y Colombia 2020 de El Espectador, en alianza con el Fondo Fiduciario de la Unión Europea para Colombia, la Fundación Ford, la Embajada de Suecia, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAid), la Fundación Ideas para la Paz y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Lea: “Diálogo entre opuestos”, conozca la agenda de este valioso evento

Según la experiencia de Nepal, ¿qué lecciones de su país puede aprender Colombia después de un acuerdo de paz con la antigua guerrilla de las Farc?

Creo que el proceso de paz de Nepal puede ofrecer algunas ideas claves de aprendizaje para el proceso colombiano. En el caso de Nepal, los maoístas lanzaron su “guerra popular” en 1996. En 2006 hubo aproximadamente 17.000 muertes de ambos lados, incluyendo civiles inocentes, decenas de miles de desplazados y cientos de desaparecidos. Cuando comenzó el proceso de paz, muchas de las agendas acordadas parecían ser demasiado difíciles de implementar. No fue fácil expulsar a una poderosa monarquía de 240 años. Sin embargo, los principales partidos políticos y los maoístas se unieron alrededor del proceso, acordaron un amplio marco político para redactar una constitución provisional y firmaron el Acuerdo General de Paz. Entonces, uno o dos aprendizajes claves pueden ser: por un lado, mantener la fe en el proceso, incluso cuando las cosas se vean inestables. Por el otro, es importante abordar los problemas claves cuando existe un alto nivel de confianza entre las partes en conflicto. Entre más tarde es más complicado.

¿Qué fracasó en su proceso?

Nepal aún no ha podido abordar la cuestión de la justicia transicional y la cuestión de las desapariciones forzadas. Aunque el proceso de paz ha tenido varios logros claves, los liderazgos políticos de ambas partes nunca tuvieron una fuerte voluntad política para abordar el problema de la justicia transicional. Nepal ha formado una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para abordarlo, pero su mandato ha sido controvertido y la Corte Suprema de Nepal ha ordenado cambiarlo. Sin embargo, el Gobierno y los partidos políticos aún son indiferentes. Sin abordar el problema, un país no puede completar el proceso de paz. Por lo tanto, es importante generar una fuerte voluntad política y aplicarla a tiempo para cuestiones claves del proceso de paz.

Lea más información aquí: Propuestas para dialogar entre opuestos, un evento para el momento que vive Colombia

¿Qué beneficios trajo el acuerdo de paz?

El proceso se convirtió en una oportunidad histórica para hacer que el país fuera políticamente incluyente desde el punto de vista de las poblaciones marginadas y socialmente excluidas. Esta puede ser una gran contribución. La experiencia de integración de los excombatientes maoístas y el paquete de rehabilitación también fue un buen ejemplo. El conflicto de Nepal también estuvo marcado por una ideología de izquierda radical; sus ideas pueden ser una buena referencia para Colombia.

El proceso de Nepal también tuvo un componente de participación política de la insurgencia maoísta. ¿Cómo lidiaron con la polarización?

En efecto hubo divisiones. Todavía hay personas que piensan que debería haberse hecho de manera diferente. Pero hubo un control por parte de las principales direcciones políticas de los principales partidos, es por eso que se pudo seguir adelante.

Colombia experimenta una profunda polarización después del Acuerdo de Paz. ¿Cómo es posible promover el diálogo entre sectores opuestos?

En primer lugar, es clave entender el papel de un diálogo genuino y profundo entre los principales interesados, incluidos la sociedad civil y los intelectuales. Eso ayuda a ampliar las perspectivas para prestarles atención a las necesidades de la sociedad y entendernos. Además, el diálogo es necesario en todos los niveles, como instrumento para generar confianza. El diálogo promueve la idea entre todos los sectores electorales de que el conflicto era una realidad, por eso es importante aceptarlo para avanzar en la reconciliación.

¿Qué tipo de problemas deberían abordarse en medio de ese diálogo?

Todos los problemas de desconfianza y construcción de confianza. Una vez hay confianza, la mayoría de los demás problemas se resuelven. Pero también es importante comunicar a las poblaciones más grandes el acuerdo. De lo contrario, una vez el tiempo pase, puede surgir una actitud más conservadora de varios sectores de la población.

Puede leer "Colombia debe escucharse y reconocerse": Alfredo Zamudio

Pero ¿cómo es posible construir la paz y al mismo tiempo generar confianza entre los ciudadanos?

Creo que los líderes políticos deben ser genuinos y comunicarse bien con las personas sobre lo que es bueno para el país a largo plazo. Una cosa es ser reactivo en un momento determinado, pero otra cosa es ser responsable y abordar el problema para siempre. Por lo tanto, reitero, el diálogo en varios niveles, incluso con la sociedad civil, es importante y puede ayudar a crear actitudes y percepciones correctas hacia el proceso de paz.

Colombia está en medio del debate electoral por la Presidencia. ¿Cómo es posible continuar con la transición independientemente del cambio de gobierno?

Creo que es importante que todos los lados políticos se adhieran al espíritu básico del Acuerdo de Paz.