Las cifras del fin del cese al fuego con el Eln

La Fundación Ideas para la Paz estableció que el Eln ha realizado 24 acciones, en su mayoría en Arauca. 

eln_11.jpg

Archivo

Tras más de 10 días de haberse acabado el cese al fuego con el Eln, la Fundación Ideas para la Paz dio a conocer una serie de cifras sobre ataques y confrontaciones que han tenido militares y guerrilleros. Según el informe, se han registrado 24 acciones del Eln, de las cuales más del 50% han ocurrido en Arauca.

(Lea: La primera tormenta en la mesa de paz de Quito en 2018)

Jean Arnault, jefe Misión de Verificación de la ONU, dijo que “no se han registrado mayores incidentes entre Fuerza Pública y unidades del Eln” desde el 9 de enero cuando se dio el fin del cese al fuego. Además, hizo un llamado a las partes para que insistan en buscar una salida política al conflicto.

Arnault afirmó que esa tendencia de bajas acciones ofensivas debe mantenerse para ofrecer un alivio humanitario a las comunidades afectadas por la guerra, pero también, aseguró el jefe de la misión, para mejorar las condiciones de participación de la sociedad en la construcción de paz.

Los ataques contra oleoductos y hostigamientos son los tipos de acciones más frecuentes desde el fin del cese al fuego según el informe de la Fundación Ideas para la Paz. Agregó que el Frente Domingo Laín Sáenz es el que más ha cometido acciones violentas y que 28 integrantes del ELN han sido capturados.

(Vea: Los riesgos de no pactar el cese bilateral con el Eln ad portas de la campaña política)

La última acción de la Fuerza Pública contra el Eln dejó muerto a un comandante guerrillero. Alias “Arturo” o “Pingpong” murió luego de un enfrentamiento y tenía mando sobre unidades que actuaban en Arauca y Casanare. Además, tenía órdenes de captura por rebelión, terrorismo y tentativa de homicidio, pues estaba relacionado con la muerte de 30 hombres de las Fuerzas Armadas.

La Misión de la ONU concluyó que el ataque atribuido al frente 'Héctor' del bloque de 'Guerra Nororiental' del Eln el pasado 19 de enero “contra una unidad militar en Teorama (Norte de Santander) con el saldo de un soldado muerto, aun siendo grave, no desmiente la tendencia nacional”.

“Esa tendencia debe persistir. Ella debe permitir preservar y ampliar las mejoras en la situación humanitaria de las comunidades afectadas por el conflicto. Asimismo, podrá generar mejores condiciones para la participación activa de la sociedad en la búsqueda de la paz (…) Reconocemos las iniciativas que personalidades y organizaciones colombianas, la Iglesia Católica, así como los países garantes –Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Noruega y Venezuela – y los países del Grupo de Apoyo están emprendiendo para impulsar la continuación de las conversaciones en las mejores condiciones posibles”, aseguró Arnault.