“La presencia de la Policía en los territorios no debe ser vista desde la represión”

El general Álvaro Pico Malaver, jefe de la Unidad Policial para la Edificación de la Paz, aseguró que uno de los desafíos de la institución consiste en ganarse la confianza ciudadana.

gralpico2222.jpg

El brigadier general Álvaro Pico Malaver, jefe de la Unidad Policías para la Edificación de la Paz. /Luis Benavides-El Espectador

Durante el foro Convivencia en los territorios, realizado como Colombia 2020 de El Espectador, en conjunto con la Policía Nacional y Usaid, el brigadier general Álvaro Pico Malaver, jefe de la Unidad Policías para la Edificación de la Paz, se refirió a los territorios que ganó la institución una vez si firmó el acuerdo final entre Gobierno y las Farc.

Transmisión en vivo: Convivencia en los Territorios

Hasta esas zonas llegó esa unidad de la Policía. “En muchos casos nunca habían visto a un policía y nos hemos ido ganando la confianza con personal capacitado en convivencia y seguridad, y visibilizar los derechos que a veces son desconocidos”, indicó el alto oficial. 

De hecho, parte de los problemas a los que se enfrentó la fuerza pública en aquellos territorios que estaban copados por los actores armados ilegales tenían que ver con la forma con que los ciudadanos resolvían los conflictos. Según explicó, los problemas eran regulados a través de las armas, y que el principal desafío de la institucionalidad ha consistido en cambiar estas dinámicas por otras en las que no mediara la violencia. “La presencia de nuestros policías no debe ser vista desde la represión, sino también desde la generación de espacios para la convivencia”.

Por eso, aseguró que no ha sido sencillo ganarse la confianza ciudadana, debido a que las dinámicas del conflicto vieron su trabajo “de manera agresiva”. “Nos reunimos con las comunidades, con sus líderes, para conocer las expectativas frente al servicio. Nos dimos cuenta de que no solo la presencia de la fuerza pública tiene incidencia en la seguridad, sino también la atención de necesidades básicas”.

(Puede leer: Alcalde de Medellín entregó 'paisaporte' y collar de arepas al embajador de EE.UU)

Relata que, con tablero en mano, tomaron nota de las principales problemáticas de las comunidades, la cuales tenían que ver con la violencia intrafamiliar, la construcción de infraestructura vial, los servicios de salud y educación, entre otros.

En ese sentido, precisó que han llevado a cabo distintas iniciativas, entre las cuales destaca, por un lado, un modelo de atención a la violencia basada en género en siete municipios con el apoyo de las Naciones Unidas; por el otro, en la vereda Caño Indio, en el Catatumbo, los policías son los profesores de los niños de la escuela.

Por su parte, el director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas, indicó durante el inicio del encuentro que la meta de la institución consiste en ganarse la confianza “para avanzar en los niveles de seguridad y convivencia ciudadana”.

Lea: Con huertas escolares, niños de Medellín aprenden sobre convivencia y respeto

“Con tal fin, más de 10.000 carabineros hacen parte del Sistema Integrado de Seguridad Rural (SISER), que cuenta con 2.000 policías técnicos agropecuarios, que asesoran a nuestros campesinos en proyectos productivos. Otros 100, pertenecientes al naciente Programa Nacional de Mediación Policial, contribuyen a fortalecer la convivencia en zonas de consolidación y estabilización”.

De esta manera, se refirió al proceso de modernización y transformación de la Policía que busca, en el año 2030, articular su trabajo entre las comunidades, las autoridades locales y la Policía Nacional “hacia un desarrollo sostenible” a través de la seguridad ciudadana (urbana y rural), la investigación criminal y la cooperación internacional. Precisó que para lograrlo es necesario aplicar un enfoque diferenciado entre lo regional y lo local y que, además, atienda las problemáticas de cada zona.