Lecciones del proceso de paz de Irlanda del Norte

“La Policía necesita transformarse”: Patrick Colgan

Para el asesor irlandés, esta institución debe pasar de la estrategia ofensiva hacia el trabajo con las comunidades. También habló de cómo blindar el proceso de paz para protegerlo del vaivén electoral y que no dependa del gobierno de turno.

irlandes_experto_en_temas_de_justicia.jpg

Durante más de 12 años, Patrick Colgan ha apoyado los programas de paz en Irlanda del Norte. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Desde febrero de 2016, Patrick Colgan vive en Colombia para compartir la experiencia de su país, Irlanda del Norte, sobre el fin del conflicto y la implementación de un acuerdo de paz. Es asesor del gobierno irlandés, fue el presidente del Fondo Fiduciario de la Unión Europea para la implementación de los acuerdos de paz ente el IRA (Ejército Republicano Irlandés) y los gobiernos del Reino Unido e Irlanda. Es economista y filósofo y en julio del año pasado viajó a Cuba para hablar con los equipos negociadores de las Farc y del Gobierno sobre lo que se podía recoger del proceso vivido en su país.

(Vea: "Crece la protesta social por incumplimientos en el acuerdo de paz")

Colgan fue uno de los invitados internacionales a la VI Gira Técnica de Cooperación Sur-Sur, organizada por la Agencia Nacional de Reincorporación y Normalización. En diálogo con Colombia 2020, explicó la importancia que tiene la transformación de la Policía para que trabaje de cerca con las comunidades y excombatientes, así como ocurrió en el caso irlandés. También se refirió a las dificultades que hay en un proceso de paz, como la polarización política, y la forma en la que su país la enfrentó.

¿Cuál ha sido la labor que usted ha venido realizando en Colombia durante este último año?

Hay un memorando de entendimiento entre el gobierno de Irlanda y el gobierno de Colombia para compartir experiencias en temas de paz. Incluso, Irlanda va a abrir una embajada en Bogotá el próximo año. Yo colaboro con la Alta Consejería para el Posconflicto y también represento a Irlanda en el Comité del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas. He podido acercarme a los distintos actores que hacen parte de la implementación del proceso de paz: Farc, Gobierno y Eln. Con nuestro programa de lecciones aprendidas hemos podido hacer intercambios para que representantes de Irlanda visiten el país y viceversa.

Ejemplo de ello es que hace tres semanas el general Álvaro Pico Malaver (quien hizo parte de las conversaciones en La Habana con las Farc) visitó Belfast y Dublín para conocer sobre nuestra experiencia de transformación de la Policía, un cambio de una fuerza policíaca a un servicio policíaco para la comunidad. A partir de esta experiencia, estamos colaborando con la Policía para la Paz (Unidad Para la Edificación de la Paz, Unipep), en temas de género y violencia sexual.

(Lea: "¿Borrón y cuenta nueva en materia de tierras?")

¿Y cómo se dio esa transformación en Irlanda del Norte?

Ocurrió a finales de los años 90 y duró unos cinco o seis años. Antes del Acuerdo de Viernes Santo (firmado el 10 de abril de 1998 en Belfast), existía la policía que se llamaba Royal Ulster Constabulary (RUC). Ahora se llama Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI, por sus siglas en inglés). En ese entonces se estableció una comisión encabezada por un funcionario británico, llamado Chris Patten. Él hizo un informe que se llama The Patten Report, que creó la base para la transformación de la Policía. Entre sus recomendaciones estaba la integración de la sociedad civil y de los ciudadanos en la gestión de los servicios policíacos y la creación de una junta en la Policía: una estructura de gobernanza que involucraba a la misma gente para que hubiera mayor confianza y legitimidad

¿Sirvió este cambio?

Sin duda. Quizás la prueba más importante es que el IRA, en el año 2007, finalmente dio su apoyo total a los servicios de la Policía. Eso te dice todo. Con base en esto se pudo crear por primera vez un Ministerio de Justicia. También el partido del No en Irlanda, los que se oponían a todo este proceso de paz, hicieron parte de las instituciones políticas para el gobierno de Irlanda del Norte en ese mismo año. Se necesitaron diez años, después de firmado nuestro acuerdo, para esa transformación. Esto no se hace de un día para otro, se necesita de mucho trabajo.

¿Cómo ve a la Unipep, que hace parte de la transformación de la Policía?

Eso es lo que se necesita, que poco a poco se vaya transformando. He hablado con representantes de la Policía y ellos mismos reconocen que hay un viaje largo por hacer , pero se están dando los primeros pasos. Es un proceso difícil, pero con más confianza en el proceso, poco a poco, se implementarán los detalles del acuerdo. Sin embargo, ustedes tienen un problema aquí que no teníamos nosotros y es el tema de los paramilitares, el narcotráfico y las drogas. Esto tiene implicaciones muy grandes para las fuerzas del Estado, porque tienen que combatir estos problemas.

Durante la Gira de Cooperación, usted habló de los pilares de la reconciliación. ¿Cuáles son?

En Irlanda del Norte, unos siete años después del primer acuerdo del 98, comenzamos preguntarnos un poco más sobre qué significa reconciliación e identificamos cinco pilares. El primero es que es esencial que se creen nuevas instituciones políticas, que se hagan cambios económicos y sociales para aumentar la participación de la ciudadanía. Segundo, crear relaciones positivas entre las comunidades. La sociedad irlandesa todavía sigue polarizada, pero hemos aprendido a respetar a los otros, a tal punto que la diversidad llega a ser un tema que se puede abordar sin conflictos.

Tercero, abordar el pasado y reconocerlo. Pensar qué significa la justicia, la reparación, la verdad. Ese es un trabajo que se comienza y que se continua durante dos o tres generaciones. Cuarto, crear una visión de la sociedad compartida, interdependiente, basada en el principio de que tenemos que compartir este país, esta tierra. Y quinto, hacer cambios significativos de actitudes y eso solo se puede hacer después de mucho trabajo. Esto se hace poco a poco, con un compromiso. Pero pienso que el acuerdo de paz de ustedes tiene una base muy sólida para esto.

(Puede leer: “No contemos las hectáreas de coca, sino los homicidios”: Daniel Rico Valencia")

En Colombia se avecinan las elecciones a Congreso y Presidencia. ¿Cómo blindaron el proceso en Irlanda para que no se derrumbara?

Por una parte, lo que hicimos fue separar todo lo que tuvo que ver con la implementación práctica de los acuerdos de paz con el ciclo político. Creamos unos organismos independientes y ellos planearon a siete años, sin importar quien estuviera en el gobierno. Por otra parte, se tiene que reconocer que el ciclo político y la polarización son normales. Con la ayuda de la comunidad internacional creamos unos espacios donde se podían tener unos debates discretos para que quienes tenían la posibilidad de entrar en el poder después de las elecciones, tuvieran la oportunidad de considerar cuáles eran los puntos principales de este proceso de paz que se tenían que proteger. Se tiene que crear un espacio donde haya un debate informado, más tranquilo y con el apoyo de la comunidad internacional.