La palabra desarmada: una plataforma web para construir memoria

Este sábado, en la Feria del Libro, se lanzará esta herramienta web de Señal Memoria, que estará abierta para el público con videos, audios, y documentos de la radio y la televisión pública sobre la guerra y la paz en nuestro país. Discursos del general Rojas Pinilla, entrevistas a Jaime Garzón y a Luis Carlos Galán son algunas de las piezas históricas. Una entrevista con Tatiana Duplat, la directora de la iniciativa. 

duplat.jpg

Tatiana Duplat, directora de Señal Memoria del Sistema de Medios Públicos.
/ Óscar Pérez

La guerra en Colombia se ha venido haciendo y deshaciendo en las palabras. De ahí la importancia de poder acceder a los discursos políticos y culturales que el Estado ha guardado. Es a través de ellos que se pueden entender los enfrentamientos armados o las apuestas pacíficas.

Eso cree Tatiana Duplat, historiadora y doctora en Estudios de Paz en España, hoy directora de Señal Memoria, la estrategia que busca preservar en el tiempo el archivo de más de 77 años de la radio y la televisión públicas nacionales.

Es en este lugar donde nació La palabra des-armada, la plataforma web que estará abierta al público con decenas de videos, archivos sonoros, documentos y novelas sobre la construcción de guerra y paz que hemos tenido en nuestro país. Su lanzamiento se hará en la Feria del Libro en la Carpa Arcadia, el 29 de abril a las 6:00 p.m.

¿Cuál es la importancia de esta nueva plataforma?

En el siglo XX las formas de registro de los hechos históricos se ampliaron más allá de la prensa y otros documentos escritos. La radio y la televisión tomaron mucha fuerza y llegó a un número mayor de colombianos. Eso es muy valioso para los investigadores de la historia o de ciencias sociales, los periodistas, los estudiantes, otros académicos.

¿Cómo se sumó la Universidad Nacional?

La Universidad Ncional nos aportó varios documentos valiosísimos para entender el devenir de nuestro conflicto armado. Aquí está la suma de otras instituciones también como Patrimonio Fílmico y Mintic.

¿Qué se puede entrever en estos discursos históricos?

Se puede ver, por ejemplo, cómo en la época del general Rojas Pinilla la televisión y la radio eran piezas de propaganda direccionada. Más adelante se volvieron una herramienta de educación. Y cómo, por allá en los años 80, los medios públicos empezaron a conocerse y reconocerse como país, más allá de creerse el cuento de educar con la alta cultura. Esto se vio en programas como “Yuruparí” o “Travesías”, que hablaban desde una pluralidad cultural más rica. 

 

¿Por qué construir memoria desde ese lugar?

Porque como sistema de medios públicos tenemos un deber en la construcción de memoria colectiva del país. No se trata solo de guardar información. Tenemos el deber de hacer una construcción de memoria plural e incluso de mostrar los vacíos y silencios que pueda arrojar nuestro archivo.

¿Cómo cuáles?

Por ejemplo, hay una clara ausencia de material de radio y televisión de los años 80. Me parece muy sospechoso que en la época más dura del narcotráfico y el terrorismo no encontremos tantos archivos. No sé si aún no hemos llegado a ese anaquel, pero hoy tenemos más material de los años 50, 70 y 90 que de esa década. 

Esa búsqueda parece caza de tesoros...

Así es. Muchas de las cintas están empolvadas en cajas de cartón, unas en muy buen estado, otras no tanto. Hasta el momento hemos encontrado el 40 % y con eso ya vemos piezas que son muy importantes para la comprensión de la historia política colombiana. 

¿Qué joyas están disponibles en La palabra des-armada?

Aquí hay una línea que preservó la historia política, donde hablaron desde presidentes hasta guerrilleros desmovilizados. Tenemos momentos cumbres de nuestra historia como la promulgación de la Constitución de 1991, hasta una entrevista que le hizo Margarita Vidal, en 1978, a Luis Carlos Galán cuando estaba jovencito, mucho antes de que fuera ministro de Educación.

 

Imagino que todos los políticos hablaron de paz y de guerra…

Sí, y muchos de ellos hablaron de paz e hicieron la guerra. Por ejemplo, Julio César Turbay.

¿Qué otro archivo resaltaría?

Tenemos registros del presente que van a ser muy valiosos en la comprensión del futuro, como todo lo que vivimos el año pasado con el Acuerdo de Paz con las Farc, un asunto que seguramente en unos años va a ser el punto de giro, para bien o para mal, ya lo sabremos, de nuestra historia política. Hay entrevistas de Navarro Wolf o de Carlos Duplat en el momento de su desmovilización del M19, y del mismo Juan Manuel Santos hablando de paz en 1999, cuando era periodista de El Tiempo.

 

¿Qué hay sobre el período presidencial de Álvaro Uribe Vélez?

No tenemos mucho, algunos consejos comunales. En cambio, hay muchos archivos sobre el proceso del Caguán. Ese es un vacío que nos van a reclamar. Por eso queremos invitar a la gente a que nos diga qué deberíamos incluir para ir mejorando. Por eso es una plataforma de memoria abierta al diálogo.

¿Estos archivos podrían contribuir a la Comisión de la Verdad?

Sí, tiene todo que ver con eso. Estamos completamente convencidos de que ese archivo puede contribuir en procesos de reparación simbólica y jurídica. Es más, están puestos ahí en función de tener la verdad más plural posible que este material nos permite.