La dejación del otro 30% de las armas de las Farc

Se tiene previsto un acto especial sin acceso a la prensa, pero con transmisión por el Canal Institucional y la presencia del presidente Juan Manuel Santos.

dejacion_de_armas_2.jpg

Si no hay contratiempos, las Naciones Unidas podrían tener hoy, al final del día, el 60 % del total de armas de las Farc.
/Archivo.

De acuerdo con la nueva hoja de ruta que se estableció entre las partes a finales de mayo, el próximo martes 20 de junio deberá darse la dejación definitiva de las armas por parte de las Farc. Es decir, restan apenas siete días. Ya la semana pasada, de conformidad con lo acordado, la Misión de las Naciones Unidas en Colombia reveló desde la zona veredal transitoria de Caño Indio, en Norte de Santander, que tenía en su poder 2.300 armas, equivalentes al 30 % del total que, se supone, posee el grupo guerrillero. Y hoy, en La Elvira, zona rural del municipio de Buenos Aires, en el departamento del Cauca, se llevará a cabo la dejación y registro de otro 30 %.

Sólo que esta vez, si bien no se realizará un acto público, sí se tendrán testigos de excepción: el presidente Juan Manuel Santos, los delegados de los países garantes, los miembros de la llamada Comisión de Notables, integrada por los expresidentes Pepe Mujica, de Uruguay, y, Felipe González, de España, además, por supuesto, de algunos miembros del Secretariado de las Farc. Con un ingrediente adicional: según se ha dicho, habrá transmisión oficial por el Canal Institucional, a partir de las 10:00 de la mañana. Eso sí, no habrá acceso a otros medios de comunicación.

También puede leer: Así va la dejación de armas en Mesetas

Recientemente, en entrevista con El Espectador, el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, había confirmado que, si bien son asuntos que aún están en discusión con las Farc, habría actos públicos sobre la dejación de armas. Como se sabe, desde las mismas negociaciones en La Habana, la guerrilla siempre se ha mostrado reacia a que se haga “show” con dicho proceso. Bien es sabido que para sus bases el arma tiene un valor simbólico especial y el temor es que si se da un registro público de su entrega, ello pueda ser asumido como una derrota y la claudicación de su lucha.

“No va a haber entrega de armas, no van a ver a un guerrillero de las Farc entregándole a un representante del alto Gobierno su fusil o metralladora (...), las armas entrañan para nosotros toda una simbología de resistencia y esas se van a colocar en un lugar lejos de su uso”, es la explicación que da exactamente Iván Márquez, segundo comandante de las Farc. De ahí la discusión retórica sobre los significados de las palabras “entrega” y dejación”, que si bien para algunos, en la práctica, es lo mismo, para la lucha subversiva no es igual.

Lo claro es que en ese tire y afloje en el que se ha convertido el cumplir con lo pactado, se dice que el Gobierno ha insistido mucho en hacerles entender a los jefes de las Farc sobre la necesidad de que este paso de la dejación de armas tenga cierta visibilidad frente a una opinión pública que sigue siendo muy escéptica. “El jueves pasado se conoció la noticia de que las Farc ya habían dejado el 30 % de sus armas, algo de verdad trascendental e histórico después de más de 50 años de lucha armada. Pero increíblemente eso pasó casi inadvertido”, señaló una fuente gubernamental. Seguramente esa es la razón para que hoy, al menos a través del canal del Estado, los colombianos vean en vivo desde La Elvira, en el Cauca, que el Acuerdo de Paz se está cumpliendo.