'A inicios del 2019 empezaremos a desminar, es una deuda moral': Farc

Germán Balanta, gerente técnico de Humanicemos, la organización de desminado de la exguerrilla, explica cómo se están preparando para desminar territorios que minaron durante el conflicto armado en Caquetá. Resalta que esta labor es una deuda con las víctimas y un aporte a la reparación.

german_balante_-_humanicemos_farc.jpg

Desde 2016, Balanta se vinculó al proyecto de desminado humanitario en Mesetas (Meta). / Fotos: Gustavo Torrijos - El Espectador.

El pasado 11 de julio, el Gobierno anunció que Humanicemos DH, la organización civil de desminado humanitario de las Farc, iniciaba sus operaciones con 124 excombatientes en Montañita (Caquetá), después de recibir capacitaciones en despeje de minas antipersona por organizaciones como HALO Trust y el Servicio de las Naciones Unidas para la Acción Integral contra Minas (UNMAS).

Le puede interesar: En los 37 municipios sin minas antipersona hay 8.230 especies únicas de flora y fauna

Sin embargo, en conversación con Colombia2020, Germán Balanta Casallas, quien fue guerrillero durante 34 años en las Farc y ahora es el gerente técnico de Humanicemos, explica que esta información es imprecisa. "Nosotros no estamos haciendo operaciones aún, lo que hicimos el 11 de julio fue inaugurar oficialmente nuestra sede de entrenamiento", afirma Balanta. 

En el espacio de reincorporación de Agua Bonita, en Montañita, está ubicada esta sede. Un espacio que Humanicemos adquirió bajo un contrato de arrendamiento con este lugar de reincorporación. Es la base regional de operaciones y dondee están 41 exguerrilleros. Se están entrenando para desminar tres zonas de este municipio, después de que Sergio Bueno, director de Acción Integral contra Minas Antipersonal del Gobierno, les asignara esta tarea en marzo de 2018. 

Los recursos con los que están marchando provienen de la Unión Europea, que destinó 4.3 millones de euros y el Fondo Multidonante de las Naciones Unidas que aportó 4.2 millones de dólares, como parte de su apuesta para lograr la reincorporación económica y social de los excombatientes.

Son dos hectáreas para entrenar, más seis casas pintadas de naranja y blanco.. Allí habitan las 41 personas y algunos integrantes de Halo Trust y Unmas. Una de esas casas es el comedor comunitario, atendido por mujeres excombatientes de Agua Bonita, y cada grupo tiene asignados sus dormitorios en casas distintas, una para mujeres y otra para hombres. En las demás, adecuaron los salones con paredes negras y carteles donde está el cronograma de trabajo que están organizando y términos técnicos que aprenden.

Pie de foto: Al fondo se ve parte del comedor humanitario, seguido de la zona de aseo y cuidado. 

Balanta relata que ya llevan cerca de dos meses instalándose en ese lugar y con cierta prevención accede a hablar de Humanicemos. Teme que, como está pasando con el partido político Farc, la labor de desminado humanitario sea estimagtizada. 

¿Cuál es función en Humanicemos?

Soy la persona que se encarga del acompañamiento de los distintos grupos de trabajo en el día a día, de las tareas diarias, de los equipos de estudio técnicos y de los equipos de despeje.

En el momento nos encontramos en una fase de entrenamiento, no estamos desplegando operaciones en terreno, por lo tanto, estoy haciendo el acompañamiento como asistente de los profesores de UNMAS y Halo Trust en el curso que estamos desarrollando con los alumnos en esta base regional. 

¿En qué consiste este entrenamiento?

El desminado humanitario que vamos a desarrollar consta de tres fases: los estudios no técnicos, que es el diagnóstico de las distintas áreas con presencia de minas para saber cuáles hay que priorizar y con qué tipos de técnicas para el despeje.

En seguida haremos los estudios técnicos que es ingresar propiamente a las áreas afectadas examinar las zonas y poder determinar con más seguridad cuáles son realmente las áreas afectadas con explosivos. Y ya finalmente, se hace el despeje.

​Pie de foto: Exguerrillero de las Farc al finalizar una de las clases.

El Gobierno anunció que 124 exguerrilleros conforman Humanicemos. ¿Cómo están distribuidos?

En esta base de entrenamiento tenemos 41 alumnos, pero tenemos unos convenios con Halo Trust, la Ayuda Popular Noruega y la Campaña Colombiana contra Minas para que nos entrenen a otro número de excombatientes. Sumando todos ellos dan los 124 excombatientes de las Farc que están en desminado. 

¿Cuántas son mujeres?

Este proyecto tiene un componente de género que implica que el 20% de nuestro personal sean mujeres. De los 41 estudiantes, hay 15 mujeres. 

Apenas estamos absorbiendo ese personal que nos están entregando las otras organizaciones. En un plazo mediano ya podemos tener la totalidad de nuestro componente aquí en esta base. 

Lea: Desminar territorios implica fortalecer el tejido social: Maria E. Molano

¿Cuándo comenzarán las operaciones de desminado en los terrenos?  

Creemos que a finales de este año ya estará fortalecida nuestra capacidad operacional y estará acreditado un buen número de excombatientes de esta base. Eso nos permitirá desplegar operaciones de estudios no técnicos. Arrancamos por ahí y a principios de 2019 ya podremos realizar operaciones de despeje. 

¿Humanicemos ya ha hecho alguna operación de desminado?

Lo que hemos venido haciendo es la constitución de la corporación. Hemos hecho algunos desminados rápidos en Antioquia y en Tierralta (Córdoba) pero fue una acción rápida atendiendo a las necesidades o al peligro que revestía esos artefactos en el punto donde se encontraban.

¿Usted por qué decidió hacer su proceso de reincorporación quitando minas?

De todos los programas de reincorporación, encontré que el de desminado humanitario era el que se relacionaba más y de forma directa con el campo, con las víctimas del conflicto. Me permitía ser consecuente con mis convicciones de seguir trabajando con las comunidades afectadas por el mismo conflicto.

Hoy, el desminado se ha convertido en una puerta de entrada a otros proyectos que alcaldías y gobernaciones pueden brindarles a esas comunidades. Hay muchos gobiernos locales que bajo el pretexto de que los territorios están minados no llevan oportunidades a las comunidades, entonces es urgente desminar. A mí me llena de orgullo y satisfacción aportar este granito de arena a la reconciliación nacional.

Vea también: Cercados por las minas

¿Qué significa que las Farc se estén preparando para desminar?

Es una acción reparadora. Para nadie es un secreto que fuimos un actor armado en Colombia e hicimos uso de las minas como un arma de guerra. Tenemos esa deuda moral con el país y las comunidades de ayudar a limpiar el territorio de las minas, para que la población pueda usar sus tierras, o los que fueron desplazados puedan retornar. 

Humanicemos está enmarcada dentro de la legalidad y nuestro único interés es servirles a las comunidades, ayudar a consolidar la paz, la tranquilidad, la convivencia, en que combatamos los odios. La paz se construye es con hechos.