“Hubo 12 mil infiltrados en la desmovilización paramilitar": Iván R. Duque, exjefe de las Auc

La antigua cabeza política de las Auc, conocido como ‘Ernesto Báez’, denunció que vio cómo llegaban buses con “vagos y prostitutas” que se infiltraron en el proceso de paz con el gobierno de Álvaro Uribe. Según Duque, Luis Carlos Restrepo aseguró que se habían desmovilizado 32 mil paramilitares cuando en realidad solo 11 mil hacían parte de las AUC. 

ernesto_baez_o_ivan_rodrigo_duque_-_gustavo_montoya.jpg

Iván Roberto Duque, conocido con el alias de Ernesto Báez. / Foto: Gustavo Montoya.

“Fue Luis Carlos Restrepo quien le anunció al país que se habían desmovilizado 32 mil hombres. Pero 32 mil hombres no tenían la Autodefensas en este país. Hay por lo menos, como mínimo, 12 mil infiltrados que con la apariencia de paramilitares se presentaron en esa desmovilización y gozaron de los beneficios ofrecidos por el gobierno”, así lo aseguró Iván Roberto Duque, desmovilizado de las Auc, en el congreso ‘Para no volver a la guerra’, organizado por la Fundación Avanza Colombia y realizado este miércoles 25 de abril en Medellín.

Le puede interesar: Iván Roberto Duque y Rodrigo Granda: histórico abrazo de un exjefe de las AUC con uno de la Farc

Según el exjefe paramilitar, al momento de la desmovilización y entrega de armas de los grupos de las autodefensas del sur de Bolívar, evidenció la llegada de “cinco camiones provenientes de Puerto Berrío repletos de vagos, prostitutas y desempleados que se sumaron a la desmovilización”. Y catalogó el trabajo del exalto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, como irresponsable.

“Cuando se desmovilizaron los grupos de autodefensas de esa región eran más o menos unos 4 mil hombres armados. Llegué a los campamentos que había levantado el gobierno para la desmovilización y entrega de armas y encontré que había 7500 combatientes”, agregó.

“Valió más el número de armas entregadas que el número de almas desarmadas. En ese proceso sobresalió la parafernalia publicitaria: había que mostrarle al país cuántas armas se entregaban y de alguna manera mostrar cuál era el puesto en la historia que le correspondía a Álvaro Uribe y a ese gobierno respecto al desmonte del paramilitarismo”, dijo, después de manifestar que el proceso de paz con el expresidente y actual senador fue “improvisado, irresponsable, inconcluso y lleno de promesas incumplidas”.

Lea también: Un Congreso internacional en Medellín para no volver a la guerra

Las fuertes declaraciones las pronunció cuando se le preguntó, durante un panel sobre lecciones aprendidas de procesos de paz anteriores, cuáles fueron los elementos dentro de la negociación por la paz que los llevaron a la desmovilización. Además de la denuncia, Duque aprovechó el espacio para recordarle al auditorio que en el 2006 él había expresado que aparecería una tercera generación de autodefensas más violenta que las anteriores.

“Las autodefensas se desmovilizaron, pero el paramilitarismo no desapareció. En Colombia se desmontó una alarmada, pero es un fenómeno social, económico y político que vive y sobrevive actualmente”.