Hace un año las Farc entregaron 7.132 armas individuales: Juan Manuel Santos

Al cierre de su Gobierno, el mandatario nacional está recordando los pasos que dio Colombia para alcanzar la paz con la guerrilla de las Farc. Uno de esos capítulos, quizá el más importante, fue la dejación de armas individuales que terminó hace un año en la vereda Buenavista de Mesetas (Meta). Ahí también estuvo junto a Rodrigo Londoño.

timo_dejacion_1.jpg

Rodrigo Londoño, conocido en la guerra como Timochenko, durante el acto de dejación de armas individuales hace un año en Mesetas (Meta)./Gustavo Torrijos.

‘Por vivir este día, por lograr este día, ha valido la pena ser presidente de Colombia’. Esas fueron las palabras que más resonaron en el escenario dispuesto para el inicio de la dejación de armas individuales de la entonces guerrilla más antigua del continente americano. Fue hace un año y las pronunció el presidente Juan Manuel Santos en la vereda Buenavista del municipio de Mesetas (Meta), en donde también estaba Rodrigo Londoño, otrora máximo jefe de las Farc, con quien despidieron la guerra y les dijeron adiós a las armas.

“Excombatientes, de las Farc, les tomo su palabra. Colombia entera les toma su palabra. Y la comunidad internacional es testigo. En adelante, (…) su palabra, será su única arma”, dijo Santos tras la certificación de la Misión de la ONU en Colombia, la cual entregó como resultado la dejación de 7.132 armas individuales de la guerrilla de las Farc en las 26 zonas veredales y de normalización del país.

También lea: “No siento nostalgia por dejar las armas”: “Timochenko”

Durante el acto de dejación de armas en la vereda Buenavista, el presidente Juan Manuel Santos; el jefe de la misión de la ONU en Colombia, Jean Arneult; y Rodrigo Londoño, hoy jefe máximo del partido político FARC. 

Según lo pronunció ese día el jefe de la misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, el 7 de junio de 2017 la misión que él lideró recibió el 30% de las armas, el otro 30% desde el 14 de junio y la tercera y última parte inició el 21 de junio y terminó el 27 de junio del año pasado. “La Misión ha recibido en sus contenedores el conjunto de las armas individuales registradas de los guerrilleros de las Farc - EP”, concluyó Arnault en su informe técnico.

Posteriormente, ya vestido de civil y al lado de un fusil AK 47 convertido en azadón para el campo, Rodrigo Londoño, también conociendo como Timochenko, dijo frente a miles de exguerrilleros que simultáneamente en las otras zonas veredales dejaban las armas y seguían la transmisión televisada del acto: “Lo que hoy nos congrega es producto de un acuerdo bilateral en que ambas partes, Estado y guerrilla, asumimos el compromiso de no utilizar más las armas en la política”, ratificó Londoño, lo mismo en lo que hoy insiste cuando se habla desde el nuevo Gobierno de volver trizas el acuerdo de paz.

Al final, con un nudo en la garganta que retumbó en las montañas de la vereda Buenavista, el entonces máximo jefe de las Farc pronunció: “Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz”.  

También lea: Buenavista, la vereda donde las Farc dejaron las armas

Meses después, cerca de cumplirse un año de este acto, el presidente Santos agradeció el hecho de que haya terminado el conflicto con las Farc, principalmente, porque se amplió la democracia, cosa que quedó explicita en las últimas elecciones presidenciales:  “El haber presenciado en las últimas elecciones, las más tranquilas, las más seguras, las más participativas, la participación fue la más alta de la historia, al antiguo comandante de las Farc desmovilizado, desarmado, reintegrado a la vida civil, votando por primera vez en su vida como jefe de un partido político, esa transición de la guerra a la paz, a la democracia, se debe a nuestros soldados, a nuestros policías, a nuestras instituciones armadas”, dijo hace algunas semanas el mandatario desde la Escuela Naval de Cadetes, en Cartagena de Indias.

Caminata de exguerrilleros de las Farc salidos de las cárceles del país y concentrados en la zona veredal de Mesetas en el campamento que llamaron Simón Trinidad. En sus brazos, uno de los exguerrilleros lleva una bebe que posteriormente le entregan a Timochenko como símbolo de que ese día nacía la vida.  

Galería: Así se vivió la dejación de armas de las Farc en Bogotá

Así pues, el 27 de junio de 2017, como el propio mandatario lo pronunció, será un día inolvidable e histórico para los colombianos. El día en que se reconocieron a 8 millones de víctimas y más de 220 mil muertos en el conflicto. El día en que el país empezó a ver que sí es posible construir una sociedad en paz.

Si quiere conocer más sobre Colombia2020, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook