Ezequiel Rangel: El líder asesinado que socializaba el Acuerdo de Paz

Este miércoles será enterrado en el cementerio de Guamalito, en la región del Catatumbo, este líder campesino asesinado en la vereda Vegas de Aguilar, en El Carmen (Norte de Santander). La lista de líderes asesinados sigue en aumento.

ezequiel_rangel.jpg

Ezequiel celebra el cumpleaños de su hijo/ Cortesía

Ezequiel Rangel, de 35 años, padre de dos hijos de 1 y 14 años fue encontrado muerto con tres impactos de bala en la vereda Vegas de Aguilar, ubicada en El Carmen (Norte de Santander). Había salido cuando la tarde del 16 de julio estaba por terminar. A las 5 de la mañana del 17 llamaron a una cuñada para avisar del asesinato. Su sepelio será hoy en el cementerio de Guamalito Juan XXIII. 

Lea también: Héctor Mina, otro asesinato en la impunidad

La finca donde él vivía está ubicada en la vereda Filo Palo, del municipio de El Carmen. Allí cultivaba plátano, café, lulo y hortalizas. Junto con esas labores se desempeñaba como líder de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), una organización que ha estado impulsando en toda la región el Acuerdo de Paz entre el gobierno y las Farc. En Guamalito, corregimiento de El Carmen en donde él residía, era el coordinador del comité veredal de esa colectividad. Eso lo convertía en el principal líder de Ascamcat en la zona.

“Guamalito siempre fue una zona de difícil acceso para nuestro trabajo por las estructuras paramilitares que operaron allá, por eso creo que el principal logro de Ezequiel fue mantener la organización allá”, cuenta Juan Carlos Quintero, vicepresidente de Ascamcat.

El trabajo de Rangel implicaba la organización logística de eventos y talleres en los cuales se socializaba el Acuerdo de Paz de La Habana. Asimismo, velaba por los intereses de Ascamcat en la Junta de Acción Comunal. Lo que se traduce en llevar a esa instancia de decisión iniciativas como la zona de reserva campesina del Catatumbo (de la que esa organización es la principal defensora), la oposición a la entrada de multinacionales a explotar los recursos naturales y las denuncias de violaciones a los derechos humanos.

Durante los años en los que operó el Frente 33 de las Farc en el Catatumbo se señaló a Ascamcat como una organización que tenía vínculos con la guerrilla. Sin embargo, sus líderes han negado seguir ordenes de esa organización que hasta hace poco estaba armada. Lo que dicen es que la presencia de los actores armados era una realidad de la región con la que les tocaba lidiar y que no es delito que algunas de sus causas coincidieran con las de la exguerrilla. Por eso, Quintero enfatiza en que “no se puede seguir interpretando el trabajo de las organizaciones campesinas como una estrategia de un grupo ilegal”.

El municipio de El Carmen reviste una especial importancia para el aterrizaje del Acuerdo de Paz porque es uno de los 170 municipios en los que se desarrollará un plan de desarrollo con enfoque territorial y hace parte de la circunscripción especial de paz número 4.

Lea también: Catatumbo, entre la guerra y la paz​

A lo anterior se suma la presencia de actores armados en el municipio. Una persona que, pidió la reserva de su identidad por razones de seguridad, conoce la zona y no hace parte de Ascamcat aseguró que en El Carmen el control territorial lo ejercen las guerrillas del ELN y el EPL. También nos contó que las rentas del EPL provienen, sobretodo, de la extracción ilegal de carbón que algunas empresas legalizan en Cúcuta. “Unas 8 volquetas salen por día de El Carmen cagadas con ese carbón”, afirma. Mientras que el ELN obtiene dinero a través del impuesto que le cobran a los narcotraficantes que compran hoja de coca en la región.

Esa persona dice que el crimen podría responder al apoyo que Ascamcat ha manifestado a los programas de sustitución de cultivos de uso ilícito en el Catatumbo. Sin embargo, Pablo Téllez, integrante de Ascamcat, dice que en El Carmen todavía no se estaba trabajando de lleno sobre ese tema, sino que estaban adelantando labores de pedagogía del Acuerdo de La Habana. “Allá todavía no ese estaba creando la parte organizativa de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana”, puntualiza. La Coordinadora es una organización campesina que apoya la implementación del Punto 4 del acuerdo de La Habana referido al problema de las drogas ilícitas.

Quintero nos contó que el martes 18 de julio recibieron la llamada del director seccional de fiscalías en Norte de Santander, César Rojas. Se comunicó con el fin de coordinar una reunión, aún sin fecha estipulada, para evaluar la situación de seguridad de los integrantes de la organización. “Ahora estamos acompañando todo lo del sepelio y luego miraremos los detalles del caso”, afirma Quintero. Lo que se sabe es que El Catatumbo perdió a uno de los líderes que estaba apoyando la implementación del acuerdo de La Habana. Téllez concluye: “Ezequiel era una persona que, como líder, estaba totalmente comprometido con la paz”.

A través de un comunicado Ascamcat rechazó este nuevo ataque en contra de líderes sociales en la región del Catatumbo. La asociación también denunció que en los últimos meses ha “sido víctima de constantes señalamientos y hostigamientos por parte de medios de comunicación, sectores políticos, al igual que amenazas de muerte por parte de grupos paramilitares como los Urabeños de la Frontera".