Expertas evaluaron propuestas de candidatas a la vicepresidencia

Cuatro expertas analizaron las propuestas que hicieron las fórmulas vicepresidenciales sobre seguridad, educación y acciones afirmativas en favor de las mujeres rurales. Elevaron un llamado a incluir esas iniciativas en los programas de gobierno.

mujer_rural.jpg

Un equipo interdisciplinario de cuatro expertas analizó las propuestas de los candidatos. / Gustavo Torrijos - El Espectador

¿Cómo hacer realidad las propuestas con enfoque de género? ¿Cómo se establecerán canales de comunicación con las mujeres rurales para escuchar sus necesidades? ¿Cómo atacar las violencias contra la mujer? ¿Cómo crear economías sostenibles que garanticen su autonomía? Esas fueron algunas de las preguntas formuladas a los aspirantes a la vicepresidencia por las expertas Edilia Mendoza, integrante de la Plataforma de Incidencia de la Mujer Rural; Aída Pesquera Díaz, directora de Oxfam en Colombia; Mónica Parada, investigadora del Observatorio de Restitución de Tierras de la Universidad del Rosario, y Nelly Velandia, quien hace parte de la Asociación de Mujeres Campesinas.

Las cuatro analistas les pusieron la lupa a las propuestas programáticas de Ángela María Robledo (fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro), Claudia López (de Sergio Fajardo), Clara López (de Humberto de la Calle) y Jorge Leyva (de Viviane Morales), que asistieron al debate convocado por Colombia 2020 de El Espectador.

También lea: Mujeres se sintieron insultadas por la fórmula vicepresidencial de Viviane Morales

Un silencio diciente

Este panel de expertas criticó la ausencia de Marta Lucía Ramírez (fórmula de Iván Duque) y Juan Carlos Pinzón (de Germán Vargas Lleras).

Mientras Claudia, Clara y Ángela María coincidieron en algunas de sus propuestas, indicaron que los ausentes hubiesen podido enriquecer la discusión respecto a las desigualdades de las mujeres rurales. “El hecho de no asistir significa que no sacaron tiempo o que no le dan importancia a este tema”, cuestionó Edilia Mendoza. Aída Pesquera indicó: “No vinieron y eso dice mucho sobre sus propuestas”.

Oxfam, de hecho, realizó un análisis de los planes de gobierno de todos los candidatos y no encontró iniciativas concretas en favor de la mujer rural. A pesar de que las tres vices que asistieron al debate plantearon políticas relacionadas con la educación, la seguridad y la implementación de los acuerdos de paz con enfoque de género, encontraron que todo lo dicho no aparece en sus programas de gobierno y por eso hicieron un llamado a que las incluyeran en sus páginas web.

Seguridad y justicia

Las tres vices llegaron a un punto en común: establecer mecanismos de seguridad para evitar la violencia contra las mujeres. Claudia López explicó que, antes que expedir leyes, se debe alfabetizar a las mujeres y fortalecer la presencia estatal en los territorios: “Cada 50.000 habitantes tendrá que haber equipo de Comisaría de Familia, CTI de la Fiscalía y Medicina Legal”.

De acuerdo con Edilia Mendoza, la violencia en las zonas rurales del país debe diferenciarse de la que se produce en las ciudades y, de esa manera, deben atacarse de manera distinta. Con más de 60 tipologías de violencia que detectó la Plataforma de Incidencia de la Mujer Rural se hizo un llamado a que las rutas de prevención y atención no sean “homogeneizadas”, sino diferenciadas y priorizadas: que incluyan a la mujer campesina, afrodescendiente, indígena, madre cabeza de familia, entre otras. “La protección debe ser acorde a las situaciones y la tipología existente en las regiones”, precisó. Y frente a la violencia intrafamiliar, optó por un tratamiento preventivo, que modifique patrones de cultura y acabe con el “patriarcado agresivo”.

En ese sentido, las cuatro analistas rechazaron las afirmaciones del candidato Jorge Leyva Durán, según las cuales “las mujeres se acostumbraron a ser maltratadas”, lo que a su juicio desconoce la lucha de las mujeres rurales por abrirse espacios de participación igualitaria.

Respecto a la propuesta de Claudia López de fomentar la presencia de comandos conjuntos del Ejército para preservar la seguridad, Nelly Velandia consideró que tener un hombre armado al lado de la sociedad civil no es muestra de seguridad.

También lea: Las propuestas de Ángela María Robledo para la mujer rural

El enfoque de género

A pesar de que en la agenda política se ha fijado la discusión del enfoque de género, para las analistas aún no es claro cómo se van a concretar sus ideas en mecanismos reales. Más aún cuando se hace referencia a su transversalidad, es decir, a la incorporación del principio de igualdad a las políticas públicas en todos los niveles. Mónica Parada se pregunta cómo se van a llevar a cabo las acciones afirmativas propuestas y cómo van a abordar las causas de las desigualdades para evitar que persistan.

Edilia Mendoza destaca la propuesta de Clara López de crear un Ministerio de las Mujeres, con el argumento de que se requiere una institución fuerte y organizada que escuche e incluya las propuestas que han hecho los movimientos de mujeres rurales y que a la fecha no han encontrado el respaldo político y económico para hacerlas realidad. En ese mismo orden de ideas, Nelly Velandia considera que esa entidad podría ser un “doliente fuerte” que responda a las acciones concretas en favor de la mujer.

Dirección de Mujer Rural

Uno de los aspectos de análisis fue la Dirección de la Mujer Rural del Ministerio de Agricultura, cuya creación se produjo a raíz de la insistencia de las organizaciones de mujeres. A Nelly Velandia le preocupa la falta de presupuesto para su funcionamiento, la escasa presencia en los territorios y la falta de apoyo a los proyectos productivos. “A la Dirección le hacen falta más dientes para que tenga una mayor capacidad de acción”, indicó. Por tal razón aplaudieron la propuesta de Claudia López de que al menos un tercio del presupuesto del Ministerio de Agricultura debe estar destinado a esa Dirección. Y para insistir con la idea de que se cumpla con el enfoque de género, planteó que todos los ministerios deben tener programas y presupuesto asignados de manera específica para las mujeres rurales.

También lea: Alfabetización y seguridad para las mujeres rurales: la propuesta de Claudia López

Economía de cuidado

“Si sumamos todo lo que aportan las mujeres al desarrollo económico del país, eso correspondería a 20 % del PIB”, asegura Aída Pesquera, para señalar luego que ese factor “no se reconoce ni se compensa”. Al explicar la precariedad de la situación de las mujeres, asegura que aún hay quienes deben recorrer varias horas a pie o a lomo de mula para poder conseguir un poco de agua. “No deberíamos estar hablando de eso porque son cosas muy básicas”. Por eso reconoció que Ángela María Robledo se haya referido al Sistema Nacional de Cuidado.

Con este proyecto se buscaría que las mujeres puedan contar con tiempo para trabajar, estudiar e impulsar proyectos productivos que les den autonomía y les permitan evitar la violencia de género. “Es importante que se hiciera referencia a la economía de cuidado en su concepto amplio, porque pone de manifiesto que hay un trabajo que no está siendo reconocido: el trabajo del hogar, entre otros”, agregó.

Redistribución de la tierra

Uno de los principales desafíos alrededor de la política de redistribución de tierras que apoyaron las tres candidatas a la vicepresidencia, según Mónica Parada, consiste en trazar metas que permitan saber cuánta de la tierra que se va a formalizar en el marco del proceso de paz estará dirigida a las mujeres (víctimas del conflicto, madres cabeza de hogar y pertenecientes a minorías). Aunque reconoce que es necesario proteger la política de restitución, debido a que prevalece la desigualdad en el acceso y la titularidad de la tierra, este paso no es una garantía para lograr la autonomía económica y social de las mujeres rurales. “Esto tiene que estar acompañado por políticas de democratización del crédito”.

En ese sentido se sintoniza con la propuesta de Claudia López, quien aseguró que se deben exigir menos requisitos para que sea más fácil acceder a este tipo de beneficios económicos. “Hace falta saber cómo vamos a llegar a ese camino de la titulación, qué van a hacer los candidatos frente a la institucionalidad agraria que hasta ahora se está creando”, insiste Parada.

Nelly Velandia, sin embargo, alerta sobre el hecho de que se hable de manera reiterada de la fijación de créditos, mientras se deja a un lado la posibilidad de ofrecer un capital semilla para iniciar los proyectos productivos.

Por otra parte, Aída Pesquera consideró que el modelo de relacionamiento entre mujeres rurales y las empresas privadas puede ser peligroso por la desigualdad en favor de las compañías. A manera de ejemplo criticó una postura de Humberto de la Calle en la que apoyó de manera explícita la Ley Zidres, “que está pensada para entregar la mayor cantidad de territorio al sector privado para que instale un modelo agroindustrial. Vale la pena ver en detalle cómo se está proponiendo. Allí puede estar el diablo”.

También lea: Crearemos el Ministerio de las mujeres: propone Clara López a las mujeres rurales

Las expertas rajaron a los candidatos ausentes y le dedicaron sus críticas a Jorge Leyva Durán, por no tener claros los problemas de la mujer rural. Mónica Parada puso de manifiesto que el aspirante por el partido Somos defiende una política “abiertamente excluyente”. Si bien encontraron coincidencias en las tres candidatas que asistieron al debate, las grandes diferencias pueden estar en la forma como harían realidad sus planes de gobierno. El cómo sigue siendo el interrogante más grande en el camino hacia la igualdad.

La realización del debate contó con el apoyo de la Unión Europea, FAO, la Embajada de Canadá, ONU Mujeres, PNUD, Acnur y la Mesa de Género de la Cooperación Internacional.