'Pediré perdón en el sur de Bolívar y prometeré que jamás empuñaré un arma': Rodrigo Pérez

El excomandante del Bloque Central Bolívar de las Auc, conocido como 'Julián Bolívar', se comprometió a ir al sur de Bolívar a pedir perdón a las víctimas de San Blas y Monterrey. También aseguró que El Estado debe llegar a las zonas donde se desmovilizaron las Auc y las Farc como paso necesario para la reconciliación.

whatsapp_image_2017-11-21_at_7.44.45_am.jpeg

Rodrigo Pérez Alzate, excomandante paramilitar, conocido en la guerra como Julián Bolívar estuvo en el Encuentro Nacional de Colombia2020 este 21 de noviembre de 2017.

Un abrazo emblemático, histórico, por decir lo menos, en un país que se ha desangrado por cincuenta años de guerra se dio en el Encuentro Nacional de Colombia2020. El apretón de manos se dio entre el padre Francisco de Roux, presidente Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición; Cesar González Velásquez  representante del Comité Cívico del sur de Bolívar; Rodrigo Pérez Alzate, excomandante de las AUC, conocido en la guerra como “Julián Bolívar”; y Jairo Quintero, excomandante guerrillero hoy representante de la Farc en el Consejo Nacional de Reincorporación.

(Vea también: “Solo el 45% de los exmiembros de las Farc están hoy en los espacios de reincorporación”: Jean Arnault) 

Ese fue el preludio antes de que Rodrigo Pérez Álzate, comandante paramilitar del Bloque Central Bolívar, que operó en el Magdalena Medio, bajo el alias de ‘Julián Bolívar’, se dirigiera a sus víctimas.

“Hicimos muchísimo daño y somos conscientes de eso. Estuvimos equivocados, la guerra tiene una característica y es que lo primero que uno pierde es la razón. Después de silenciar los fusiles por eso decidimos acogernos a una ley a apostarle a la paz, quiero estrecharles las manos para que juntos sigamos apostándole a este propósito de paz”, dijo en un primer momento.

En el recinto estaban campesinos de Simití, víctimas del crudo conflicto armado que se libró en estas regiones del sur de Bolívar, víctimas del despojo de tierras, desplazamientos y de las más crudas masacres. Una estructura armada ilegal que, según la Fiscalía, pudo  cometer 15.000 hechos violentos y dejó más de 50.000 personas afectadas.

(Le puede interesar: "No es lógico que se le pida ayuda a los empresarios mientras se pide que se les persiga’: Gonzalo Restrepo")

En el segundo panel, denominado “¿Cómo dar el primer paso a la reconciliación?”, Rodrigo Pérez Álzate aseguró: Estoy dispuesto a ir al Sur de Bolívar, mi disposición sigue siendo la misma, solo que en dos oportunidades no pude ir por razones de seguridad” contestó Rodrigo Pérez Álzate ante la propuesta que reiteró Cesar González Velásquez, representante del Comité Cívico del sur de Bolívar, para que vaya a San Blas y Monterrey y en la cancha donde una vez los humilló, y violentó les pida perdón.

“Ese es mi propósito en eso estoy y allí estaré frente a las víctimas de manera muy humilde, pidiéndoles perdón y prometiéndoles que jamás empuñaré un arma ni propiciare que un colombiano lo haga”, aseguró Pérez y pidió garantías de seguridad y de logística al Estado para llevar a cabo esta iniciativa que tanto reclaman estas comunidades.

Durante la conversación, Rodrigo Pérez Álzate aseguró: “Las víctimas nos humanizaron”, y en ese camino “recobraron la dignidad humana que habían perdido por nuestra culpa”.

Lea también: “Queremos volver a las actividades productivas en el campo”: Jairo Quintero

Pérez Álzate detalló los encuentros que tuvieron fuera de los recintos judiciales con sus víctimas, como Las madres de la Candelaria, que llegaron hasta la cárcel de Itagüí, en Antioquia, para preguntar por qué desaparecieron y asesinaron a sus seres queridos. Al menos son 129 personas desaparecidas que se han encontrado en ese proceso.
"Han sido muchas más",
dijo Rodrigo Pérez Álzate y ha señalado que ha dado más información extrajudicial con estas víctimas que en Justicia y Paz.

“A mí la experiencia me ha enseñado que el perdón se debe ganar porque estamos hablando de hechos gravísimos. Para que sea posible perdonar lo imperdonable es necesario reconocerse uno como agresor. Cuando el arrepentimiento es sincero la víctima lo entiende". Asimismo, reconoció que él sabe que es difícil que crean en su perdón, pero dijo es un proceso.  

Durante el panel también aseguró: “Estamos comprometidos en estos esfuerzos de paz que se iniciaron desde la desmovilización y hoy queremos que no se presenten más víctimas”.

Finalmente, Rodrigo Pérez Álzate contó que la experiencia de la guerra lo ha hecho entender "que el campesino colombiano es bueno y quiere vivir tranquilo y después de todas esas experiencias puedo decir que están con unos u otros solo por supervivencia en el territorio, con las autodefensas cuando estuvieron o con la guerrilla, pero el que tiene que estar allá es el Estado para que no se reciclen más guerras. Por ahí empieza la reconciliación, ese es el primer paso. Ya las Auc y las Farc dimos un paso. Ahora el balón está en el terreno del Estado y esperamos que llegue”.