El mensaje de fin de año de “Gabino”, jefe de la organización

Eln se queda en la mesa de negociación

En un video grabado en las selvas del país, el comando central de esa guerrilla ratificó su intención de buscar una salida política al conflicto armado y que su permanencia en la mesa no dependa de la continuidad del cese del fuego.

eln.jpg

El comando central del Eln difundió un video en sus redes sociales. “Gabino” fue el encargado de dirigirse al país.

El año termina con una buena noticia para la paz. El Ejército de Liberación Nacional (Eln) anunció que permanecerá en la mesa de negociaciones que desarrolla con el Gobierno Nacional en Quito (Ecuador), en la búsqueda de una salida negociada al conflicto armado. Para el comando central de la última guerrilla colombiana, es necesario que la lucha bélica encuentre un final por la vía pacífica y que el diálogo sea superior al acuerdo de cese bilateral del fuego pactado por las partes desde el pasado mes de septiembre y cuya vigencia culmina el próximo 9 de enero.

Lea también: El balance del Eln sobre las audiencias de participación

“El Eln no renuncia a la paz y, en tal sentido, no se levantará de la mesa”, fueron las palabras de Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, miembro del comando central, que se difundieron a través de un video publicado en las redes sociales de la organización armada. De esta manera se ratifica la intención de la guerrilla de no abandonar un barco que hoy cruza aguas turbulentas.

No es un anuncio menor, pues mantiene abierta la puerta a una prórroga del acuerdo para silenciar los fusiles en una época crucial para el futuro del país, pues en marzo se realizan las elecciones legislativas y en mayo las presidenciales. No obstante, la guerrilla también advirtió que la continuidad de dicho cese depende del Gobierno Nacional. De hecho, esa es una de las peticiones que han reiterado organizaciones como la Misión de Observación Electoral (MOE), con el fin de que se pueda garantizar el normal desarrollo de la jornada electoral en las regiones más afectadas por el accionar el Eln.

La advertencia de la guerrilla, por supuesto, alude a asuntos puntuales. Según Gabino, el Gobierno ha actuado de manera “perversa” durante el cese del fuego, al realizar “acciones represivas” contra la población que subsiste de los cultivos para uso ilícito y al ocupar, por la vía militar, territorios en los que los armados tienen incidencia. Para el Eln, los movimientos militares por parte del Estado han puesto en crisis el cese y no han permitido el mejoramiento de la situación humanitaria de la población.

A esto se suma el reciente retiro de la guerrilla del Mecanismo de Veeduría y Verificación del cese del fuego, argumentando colapso y poca efectividad como consecuencias de “posiciones intransigentes” de los representantes del Gobierno en el órgano conformado. “Sólo cinco de los 40 casos entregados a la instancia nacional fueron evaluados y calificados. El Mecanismo de Veeduría y Verificación tampoco pudo emitir recomendaciones a las partes, para prevenir y atender posibles incidentes o violaciones del acuerdo, como estaba estipulado en su mandato”, señaló la guerrilla en su cuenta de Twitter.

Si bien el inicio de la fase pública de negociaciones y el cese del fuego significó una disminución de la violencia y de la intensidad del conflicto, como era apenas obvio, las cifras también revelan que, en cuanto al cumplimiento de lo pactado, la situación ha tenido un deterioro. De acuerdo con el reporte mensual del monitor del cese del fuego bilateral y temporal, publicado el pasado 1º de diciembre por el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), se han corroborado dos violaciones del cese y durante octubre se reportaron seis acciones violentas que fueron atribuidas al Eln, aunque su autoría no ha sido confirmada. “Murieron 14 personas, incluyendo un gobernador indígena. Aun cuando no se puede atribuir la muerte de las 13 personas a acciones ofensivas directas del Eln, sí ocurrieron en el marco de la violación registrada en este mes”, señala el Cerac.

Le puede interesar: Un llamado a silenciar los fusiles con el Eln

El 2017 finaliza con una disposición de las partes para continuar con el proceso. El Gobierno renovó el gabinete negociador, con el exvicepresidente Gustavo Bell al frente, y el mensaje de Año Nuevo por parte de la guerrilla fue continuar sentada en una mesa que se ha manejado en el medio de las crisis por posiciones que parecen irreconciliables entre las partes. Por eso, lo más recomendable es que se pueda conservar el acuerdo sobre lo mínimo: no disparar. Tal fue el llamado del padre Darío Echeverri, uno de los representantes de la Iglesia católica en el mecanismo de verificación: “El país lo necesita, el Eln lo necesita, el Gobierno lo necesita, porque es la única forma de crear confianza y avanzar en este proceso”.