El gran reto de la implementación del acuerdo de paz está en las zonas que dejaron las Farc

Esa fue la principal conclusión durante la Tercera Cátedra de la Policía, realizada este jueves. Aun así, también se resaltó el avance positivo de la implementación.

catedra_policia.jpg

Imagen del panel de discusión de la Tercera Cátedra de la Policía/ Fotos: Leonardo Botero Fernández

La sensación de que la implementación de los acuerdos entre el Gobierno y las Farc va por buen camino, parece generalizado. Aun así, también hay preocupación generalizada frente al tema de la presencia del Estado en las zonas donde las Farc tuvieron presencia histórica. Al menos así quedó evidenciado durante la Tercera Cátedra de la Policía, realizada este jueves en Bogotá.

Lee también: ¿Quiénes están ocupando los corredores de las Farc?

Durante el conversatorio estuvieron presentes el brigadier general de la Policía Álvaro Pico (jefe de la Unidad para la Edificación de la Paz), Alejo Vargas Velásquez (director del Centro de Pensamiento y Seguimiento del diálogo de la Paz), Carlo Tognato (director del Centro de Estudios Sociales de la Universidad Nacional) y María Victoria Llorente (directora de la Fundación Ideas para la Paz).

Sobre el avance de la implementación, el general Pico resaltó el compromiso de la Policía con esto, asegurando que “fuimos los primeros en levantar la mano para hacer parte del proceso”, sobre todo, explicó, porque “la paz es inherente a nosotros y es el fin último de la institución”. Aun así, también admitió que "hoy el gran reto es llegar allá, prestar el servicio de Policía en ese sentido y quería contarles que ya lo estamos haciendo".

En esa misma línea, Alejo Vargas dijo que “el tema de presencia y seguridad en el territorio, sigue habiendo dificultades y problemas”, pero explicó también que esto se justificaba en el hecho de que cuando la Fuerza Pública iba a ciertos territorios, lo hacía de manera “esporádica” y no permanente.

Por su parte, María Victoria Llorente aseveró que ahora la tarea es “ver cómo se puede ir y hacer presencia integral y legítima”, refiriéndose a que la presencia del Estado no debe solo “enfocarse en las amenazas”.

Te puede interesar: La amenaza del narcoparamilitarismo

Ante este panorama, Llorente se preguntó “¿cómo desarrollamos un modelo de gestión que le brinde seguridad a la gente?”. Desde su mirada, el problema de la presencia del Estado en las zonas donde estuvieron las Farc se explica, porque “la Policía opera en la cabecera municipal, pero está dispersa en las zonas rurales”. Para responder a la pregunta hecha por Llorente, Carlo Tognato afirmó que “no es suficiente con desarmar a las personas. Hay que desarmar la cultura, las narrativas que justifican el uso de la violencia para fines políticos. En un país en paz, los adversarios son parte del horizonte del futuro de los ciudadanos”.

A pesar de los retos que siguen, que se ven evidenciados en por ejemplo los constantes ataques a líderes sociales y a miembros de las Farc (que según la Defensoría son más de cinco los asesinados), el general García de la Misión de la ONU en Colombia puntualizó que, en la historia de Naciones Unidas, “el proceso de paz colombiano es el más exitoso”.

Lea más sobre el tema: Los desafíos tras la firma de un acuerdo de paz en Colombia