El Eln regresa a Cuba

En tres oportunidades el Eln ha pisado el suelo cubano para establecer una negociación con el gobierno colombiano que lleve a la paz. Andrés Pastrana y Álvaro Uribe fueron los primeros presidentes que acogieron la ayuda de Fidel Castro para que su país fuera sede de reunión con la guerrilla desde el 2000. 

fidel_castro_y_eln_en_cuba_-_archivo_ee_1.jpg

'Felipe Torres' y 'Francisco Galán', voceros del Eln con Fidel Castro / Archivo El Espectador.

Si bien la influencia de la Revolución Cubana fue uno de los impulsos para el nacimiento del Eln en 1964-y por eso siempre ha sido vital para esta guerrilla contar con el respaldo del gobierno castrista-, solo fue hasta el año 2000 que esta guerrilla se reunió en La Habana con el gobierno de Andrés Pastrana para hablar de paz. 

La zona de despeje que se había acordado dos años antes con las Farc en San Vicente del Caguán también quería definirse con el Eln. En Cuba se llegó al acuerdo de que sería, en este caso, en los municipios de San Pablo y Cantagallo en Bolívar. Sin embargo, nunca se llegó hasta este punto, entre otras por las presiones del movimiento No a la Zona del despeje, impulsado por el excomandante de las Autodefensas, Carlos Castaño, quien no aceptaba la desmilitarización de las zonas de influencia del paramilitarismo.

Lea también: Semana crucial para los diálogos con el Eln

Durante el mes de enero del 2002 en la isla se llevó a cabo la Cumbre por la Paz, con ambas delegaciones y organizaciones de la sociedad civil, para hablar sobre el Acuerdo Colombia, definido a finales del 2001. En este evento también se establecieron acuerdos humanitarios como la suspensión de la fumigación de los cultivos de uso ilícito y los ataques de la guerrilla a la infraestructura eléctrica.

La influencia de Fidel Castro fue clave en los momentos de tensión durante los diálogos. Carlos Velandia, a quien se le conocía en ese momento como Felipe Torres, fue gestor de paz de parte del Eln y recuerda que fue el mismo Fidel Castro quien los convocó a una reunión en su casa para discutir el camino que le quedaba a esta guerrilla ad portas del fin del periodo presidencial.

“Ocurrió el 30 de enero de 2002, después de la Cumbre por la Paz. El presidente Castro nos dijo: la única posibilidad es que el Eln vaya a un proceso de tregua total con el gobierno de Andrés Pastrana, con el fin de poder fijar una agenda que haga transición hacia el nuevo gobierno, sea quien sea, y que esté le dé continuidad”, cuenta Velandia. 

Tras esta conversación, el Comando Central optó por enviar a Pablo Beltrán a La Habana, ya cuando los diálogos con las Farc se habían roto. A pesar de esto, se inició un proceso de discusión con quien fue el Alto Comisionado para la Paz en ese momento, Camilo Gómez Alzate, para discutir la agenda de transición. “Pero todo se malogró, porque el peso político y la capacidad de maniobra del gobierno se agotó y en primera vuelta de las elecciones a Presidencia ganó Álvaro Uribe Vélez”, declaró.  

Pasado el cambio de gobierno, las reuniones exploratorias para retomar la negociación continuaron en La Habana. Aunque se discutió el cese del fuego y la Convención Nacional, después de cuatro reuniones entre 2002 y 2003 no se logró ningún acuerdo entre las partes.

Ese mismo año se dieron dos importantes adelantos con el Eln. En septiembre de 2005 nació la Casa de Paz y tres meses después se firmó el primer acuerdo entre el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo y el otro gestor de paz del Eln, 'Francisco Galán'. Ambos acordaron la ruta para iniciar los diálogos exploratorios formalmente con acompañamiento de Noruega, Suiza, España y Cuba y en diciembre de ese año que se dio la primera ronda de diálogos en La Habana.

Hubo en total ocho diálogos exploratorios entre el gobierno Uribe y el Eln en este país. Discutieron la formulación de la agenda y la Convención Nacional, y establecieron contacto con sectores de la sociedad civil como Indepaz, el Comité de Defensa de los Derechos Humanos, Minga, Ruta Pacífica de las Mujeres, delegaciones de universidades, entre otros.

Para 2007 se alternaron las reuniones preparatorias entre Venezuela y Cuba, pero a partir de la quinta ronda, surgieron las primeras tensiones. Los voceros del Eln reclamaron que no había un reconocimiento político por parte del Gobierno ni una disposición para definir la agenda, pero sí un afán para someterlos a la justicia.

Lea: Ecuador suspende su papel de garante en mesa con el Eln

Cuba vuelve a ser la sede de los diálogos después de que Ecuador anunciara que ya no iba a ser garante del proceso tras el asesinato de los tres periodistas de El Comercio por las disidencias de las Farc en la frontera. La delegación del Eln, encabezada por Pablo Beltrán, llegó el lunes 07 de mayo a La Habana desde Venezuela y en la mañana de este miércoles, desde Alemania, el presidente Juan Manuel Santos anunció que los diálogos se reanudan el jueves 10 de mayo de manera oficial para acordar el cese del fuego bilateral.

La Comisión de Paz del Congreso, reunida esta mañana con organizaciones internacionales para analizar el balance de las negociaciones, manifestó que seguirá respaldando el proceso, pero que en los tres meses de gobierno que quedan debe haber un compromiso tanto del Estado como de la guerrilla para acordar un cese del fuego bilateral y que el proceso que ahora comienza en la isla cubana no se derrumbe, como en los dos gobiernos anteriores.