El lunes se vencen facultades extraordinarias

El día D de la reforma rural integral

Desde Valledupar, el presidente Juan Manuel Santos anunció cuatro ambiciosos programas para revertir el conflicto originado por la desigualdad en la tenencia de la tierra, que involucra a campesinos y productores.

juan_santos.jpg

El presidente Juan Manuel Santos, ayer, en su visita a Valledupar.
/ SIG

Desde Valledupar, en el marco de la Cumbre de Alcaldes de Ciudades Capitales, el presidente Juan Manuel Santos anunció un paquete normativo que incluye iniciativas en el Congreso y decretos ley con el fin de poner en marcha la reforma rural para entregar tres millones de hectáreas a campesinos y formalizar siete millones más a pequeños, medianos y grandes productores.

“Desde la aprobación del Acuerdo de Paz por el Congreso, hemos trabajado sin pausa para avanzar en su implementación. Tenemos tres reformas constitucionales aprobadas, cuatro en curso. Y tres leyes aprobadas y cuatro en curso. Cumplimos con más del 80 % de las normas que dan la seguridad jurídica necesaria para terminar el desarme e iniciar reincorporación a la vida social, económica y política de las Farc. Y seguiremos adelante con los compromisos restantes. Las facultades que me dio el Congreso para expedir decretos ley en el marco de la implementación del Acuerdo se vencen este lunes. Hemos expedido 15 decretos y otros tantos están terminando la consulta previa y serán expedidos entre hoy y mañana”, explicó el jefe de Estado para introducir el tema.

Acto seguido, el primer mandatario detalló que entre los últimos decretos ley que expedirá estarán las bases de cuatro programas definidos en el Acuerdo de Paz. El primero es sobre la llamada reforma rural integral, que constará de un proyecto de ley, con los debates de fondo sobre la tierra, y un decreto para fijar las herramientas esenciales para entregar y formalizar predios a los campesinos.

“El proyecto de tierras formaliza la tenencia de esta, garantiza la propiedad privada y da acceso a tierra a los que la trabajan pero no la tienen. Vamos a distribuir tres millones de hectáreas a las 800.000 familias que nunca han podido tener acceso a tierras. Vamos a formalizar la propiedad de siete millones de hectáreas de campesinos que no han podido legalizar sus títulos. Vamos a tener reglas de juego claras para que todos tengan las mismas oportunidades y se pueda desarrollar el potencial de nuestro campo. Esto es brindar seguridad y estabilidad jurídica”, agregó.

El segundo proyecto es el Programa de Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, que busca “garantizar bienestar social, el desarrollo productivo sostenible y la protección de la riqueza étnica y cultural de nuestro país. Se priorizarán entonces 16 planes, en un total de 170 municipios de 14 departamentos. Son los municipios con mayor pobreza, más afectados por el conflicto, con alta presencia de cultivos ilícitos y con menor presencia del Estado. Se trata de una tarea inmensa que requiere método, perseverancia y disciplina. Tienen un plazo de implementación de 10 años. Vamos a construir y fortalecer el Estado allá donde nunca ha llegado. Vamos por fin a conectar zonas apartadas —con enorme potencial productivo, forestal y ambiental— a los mercados regionales, nacional e internacional”, añadió.

El tercer plan que Santos piensa dejar firmado antes de perder sus facultades extraordinarias es el tan mentado catastro multipropósito. Una herramienta que, según el Gobierno, va a resolver el enorme atraso en la información sobre el territorio nacional. “Esto produce un altísimo nivel de inseguridad jurídica. Hoy en día sólo un 21,4 % de los predios rurales están en manos de propietarios y 19,5 % son arrendados. El 59 % restante no tiene su propiedad garantizada. Esta informalidad ha facilitado el desplazamiento forzado y el despojo, y les impide a los que trabajan la tierra acceder a créditos y a los programas del Estado. La forma de acabar con esos problemas es contar con un catastro completo y moderno. Ese registro es fundamental para la reforma rural integral y la paz territorial”, señaló.

Finalmente, el primer mandatario anunció que llevará al Congreso una reforma constitucional con un ambicioso programa de vías terciarias. “Vamos a construir más de 2.500 kilómetros de carreteras en todos los municipios de Colombia. Serán las vías de la paz y las oportunidades. Así construimos paz. Vamos a lograr que el miedo y la violencia den paso a la tranquilidad y las oportunidades. Lo estamos haciendo. Juntos lo vamos a lograr”, concluyó Santos, no sin antes advertir que en los más de seis años de su gobierno han construido apenas 1.800 kilómetros de carreteras, y aun así es el que más ha construido en la historia.