“El desminado es la clave de la paz”: director de The Halo Trust

Colombia debe estar libre de minas antipersonal para 2021, de acuerdo con el Tratado de Ottawa. Chris Ince habla de cómo debe acelerarse este proceso y preparar así los territorios para la firma del acuerdo entre Gobierno y Farc.

nota_espejo_1.jpg

Chris Ince es el director del programa de desminado de The Halo Trust, organización especializada en desminado humanitario.
Cortesía

 

El acuerdo sobre el fin del conflicto que sellaron el Gobierno y las Farc en Cuba el jueves pasado permitirá realizar un proceso progresivo de dejación de las armas por parte de la guerrilla e incluye el compromiso de suministrar la información que posibilite la “limpieza y descontaminación” de los territorios afectados por minas antipersonal y municiones sin explotar. Al respecto, en Colombia avanza gradualmente el proceso de desminado humanitario que ha sido puesto en marcha por las Fuerzas Militares, la guerrilla y organizaciones civiles especializadas en el tema.

Este proceso cuenta con el acompañamiento de The Halo Trust, la organización más grande y antigua en desminado humanitario civil a nivel mundial, que arrancó operaciones en el país en 2013 y que actualmente adelanta labores en 19 países, donde emplea 7.000 desminadores. El director de programa, Chris Ince, habló con El Espectador y explicó cómo esa ONG adelanta procesos de desminado en Meta, Antioquia y Tolima.

-¿Por qué es importante el desminado?

Colombia firmó el Tratado de Ottawa, sobre la prohibición del empleo, el almacenamiento, la producción y la transferencia de minas antipersonal. Con la posibilidad de un acuerdo final de paz, el interés internacional en el tema del desminado ha aumentado de manera significativa y hay una gran expectativa.

-Es decir, ¿será vital en la implementación de los acuerdos?

Esto es clave para la seguridad del país ante la implementación de un proceso de paz. Para el acuerdo final se requiere tener el mayor efecto en asuntos como la restitución de tierras y el retorno de desplazados. En este escenario es vital que esos territorios sean libres de las sospechas de minas. Por eso el desminado humanitario va a ser clave en la implementación del proceso de paz y de ahí la necesidad de que se siga adelante.

-¿En cuáles zonas van a enfocar sus esfuerzos?

La Dirección para la Atención de la Acción Integral contra Minas Antipersonal del Gobierno ha priorizado 44 municipios para dar respuesta rápida en un escenario de posconflicto. Por eso nos hemos estado preparando y tenemos la capacidad de involucrarnos en once de los 44 municipios, es decir, en el 25 %.

-¿Cuál es la meta que tienen?

La intención es que los 44 municipios prioritarios sean asignados por la Dirección contra Minas Antipersonal cuando se anuncie el acuerdo final. Con eso, el Gobierno está en capacidad de asignar las tareas, y nosotros tenemos los fondos y los recursos humanos para hacer esta intervención en los once municipios.

-¿Por qué es fundamental el desminado?

Colombia debe estar libre de la sospecha de minas para 2021, de acuerdo con el Tratado de Ottawa, y esto ha tomado una importancia más significativa ahora, con el proceso de la paz.

-Entonces, el desminado es el eje del posconflicto…

Hay un gran temor en muchas partes del país porque hay contaminación por un número significativo de minas. La población civil está reacia a regresar a algunos de es los sitios y por eso es clave el desminado: para entrar a generar la confianza que permita al país avanzar y desarrollar un proceso de posconflicto.

-¿Cómo es el proceso de desminado?

Los estudios técnicos empiezan yendo casa por casa, vereda por vereda, recopilando información de la población afectada por las minas. Con eso se hace un primer mapa de dónde están las minas.

-¿Qué esperan de las Farc?

En este proceso las Farc deben suministrar la información de dónde están ubicadas las minas y así priorizar la áreas peligrosas con alto impacto, mediano impacto y bajo impacto. Hay que mostrar resultados rápidos para generar confianza en el proceso de posconflicto.

-¿Cuál es su experiencia en Colombia?

Hasta principios de junio de 2016, Halo destruyó 243 minas antipersonal y despejó 240.764 m². Estas actividades han beneficiado a alrededor de 850 personas de forma directa y a más de 5.000 indirectamente.

-¿Quiénes apoyan su labor en Colombia?

El proceso de desminado necesita unos recursos y esos recursos vienen a través de donantes, la mayoría de países del norte de América y Europa que quieren apoyar a Colombia para que salga del conflicto.

*@gerespejo